Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Supermercados chinos: Ahora se podrá pagar con tarjeta de crédito

Las entidades que los nuclean cerraron acuerdos para operar con Visa, Mastercard, Diners e Italcred.

Por Patricio Eleisegui
Email This Page

En sintonía con la expansión que vie­ne exhibiendo el capital chino en los distintos rubros de la economía lo­cal e internacional, los supermerca­dos comandados por los residentes de esa co­munidad ya no se contentan con agigantar su figura en la geografía porteña sino que aho­ra van por más: las principales entidades que nuclean a los emprendimientos del segmento cuentan las horas para comenzar a operar con tarjetas de crédito.

La primera en dar el paso es la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sud Este Asiático (Cedeapsa), que aglutina a 1.400 supermercadistas orientales sólo en Capital, y que el miércoles firmó un convenio con el Banco de la Provincia de Buenos Aires mediante el cual los comercios comenzarán a ofrecer en sus locales el pago a través de plás­ticos como Visa, Mastercard y Diners.

Apenas rezagada, la Cámara de Autoser­vicios y Supermercados Propiedad de Resi­dentes Chinos de CABAy GBA(Casrech), que concentra a 1.588 emprendimientos, también se prepara para poner en funcionamiento su primera tarjeta en vínculo con Italcred.

«Forma parte de los planes que tenemos para este año. Los autoservicios están cam­biando marquesinas, mejorando la imagen, y estamos planificando más descuentos para todos los habitantes de la Ciudad. La tarjeta ya la estamos probando, a manera de piloto, en 500 bocas de venta instaladas en Córdoba y Mar del Plata», comenta Miguel Calvete, se­cretario general de Casrech.

Ambas iniciativas apuntan a los mismos objetivos: incrementar el volumen de ven­tas para, de esa forma, restarle poder co­mercial a la expansión de los locales de ta­maños reducidos que promueven gigantes del sector como Carrefour. Y, en paralelo, asegurarle a los ciudadanos asiáticos el ac­ceso a nuevos mecanismos de créditos y fa­cilidades para el manejo de recursos ban­carios como cuentas corrientes, cajas de ahorro y hasta seguros de sepelio.

«La permanente apertura que están ha­ciendo las grandes cadenas nos preocupa mu­cho. Más todavía que el Gobierno de la Ciudad haga oídos sordos a la situación, y no tome en cuenta que en su momento hasta presenta­mos un proyecto para que se regule la acti­vidad. Macri no está mirando lo que sucede, y lo cierto es que lo que hacen firmas como Wal-Mart, inaugurando locales de Chango­mas frente a nuestros supermercados, a ve­ces parece una completa provocación», seña­la Yolanda Durán, titular de Cedeapsa.

Esta relación ti­rante con el Ejecuti­vo porteño se vuel­ve menos rígida con el gobierno nacional dado que, según Du­rán, los supermerca­dos chinos «tienen la decisión de colaborar en lo que puedan» más allá de que no posean en la actuali­dad ningún acuerdo de precios firmado. «No tenemos proble­mas en ajustarnos a lo que pide la Secre­taría de Comercio In­terior.Siempre colaboramos y apostamos a un entendimiento a nivel precios, así como también hacemos llegar nuestras demandas cuando nuestra situación se vuelve desventa­josa», dice Durán.

Como ya sucede en países de la región como Brasil, Ecuador, Perú, y la europea Es­paña, Buenos Aires se ha vuelto el epicen­tro de una oleada comercial china que dice presente en todos los barrios de la Ciudad. Los números hablan por sí solos: Capital suma casi 3.000 autoservicios chinos, y es­tos emprendimientos ya controlan el 60% de las ventas de comestibles que se reali­zan en suelo porteño. Unidos, los super­mercados de este segmento facturan más de 4.000 millones de pesos por año.

¿El secreto? Una expansión planificada que, de la mano de precios bajos y la apuesta por un modelo de comercialización basado en el autoservicio, comenzó a explotar a princi­pios de la década del 90, y que -de acuer­do con mediciones de la consultora CCR- hoy permite a los residentes chinos contar con al menos un punto de expendio propio cada nueve manzanas de la Ciudad.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario