Tiempo en Capital Federal

29° Max 21° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Noroeste 22km/h
  • Martes 19 de Noviembre
    Nubes dispersas22°   26°
  • Miércoles 20 de Noviembre
    Cubierto23°   30°
  • Jueves 21 de Noviembre
    Cubierto con lluvias21°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Superclásico: El pozo más profundo

Las palabras no alcanzan, las buenas intenciones tampoco. El fútbol argentino volvió a demostrar el altísimo nivel de desorganización, de complicidades y de violencia que lo destruye desde adentro.

Email This Page
superclasico

Las palabras no alcanzan, las buenas intenciones tampoco. El fútbol argentino volvió a demostrar el altísimo nivel de desorganización, de complicidades y de violencia que lo destruye desde adentro y lo ubica como una actividad vinculada con lo peor de nosotros. El papelón no tuvo límites y será bastante difícil imaginar algo positivo de todo esto.
El problema cultural que se vive con nuestro fútbol ha rebasado todo lo imaginable, pero en realidad es el reflejo de una sociedad que está intoxicada con triunfalismo, derrotismo, dramatismo y todos los ismos que usted le quiera poner. La manera en que se vive un partido, un clásico, una definición con eliminación incluida, no deja margen para que pensemos en una evolución positiva. La sensación es que el fútbol argentino navega hacia su destrucción, pero muy bien rodeado por sus dirigentes, los funcionarios políticos y judiciales, las fuerzas de seguridad y buena parte de los medios periodísticos que le otorgan de manera creciente una importancia y una intensidad dramática totalmente desorbitada.
Como vamos, el fútbol se terminará jugando con estadios vacíos y viéndose por televisión. Y los violentos (con sus cómplices) habrán ganado la partida. ¿Le importa a alguien la seguridad del público común? ¿Entenderá la gente alguna vez que no se puede seguir aplaudiendo a los violentos, a los delincuentes que hacen todo tipo de tropelías y son festejados como si fueran un grupo de adolescentes enloquecidos?
El partido fue una anécdota, porque hubo 45 minutos intensos con escasas situaciones de gol y quedaba un tiempo completo para cambiar o no la historia. River diagramó un planteo que inmovilizó a Boca y lo obligó a pasarse la pelota entre sus defensores y terminar tirando una docena de pelotazos sin destino, para tranquilidad del rival.
Sin embargo, al cuadro de Arruabarrena le quedaba la chance de embocar un gol y pasar a los penales. En el entretiempo no había ninguna muestra de intranquilidad del público pese a que Boca no estaba jugando bien y no había tenido situaciones de gol. Un cabezazo, un gol fortuito incluso, podrían cambiar todo lo que estaba pasando y Boca seguir adelante en la Copa.
Si algo tienen los violentos argentinos es su creatividad. No han perdido la capacidad de asombrarnos y siempre consiguen extorsionar o abrumar a la dirigencia y la policía con algo novedoso. Esta vez corrieron un poco más la raya hacia la demencia absoluta, con el gas pimienta esparcido a través del ventilador que alimentaba la manga de salida del túnel.
Se puede seguir diciendo más o menos lo mismo, ser un poco más irónico o punzante, más terminante o condescendiente, lo cierto es que pareciera que nada cambiará. Así estamos.
AF

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario