Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Subte: probable adiós a la concesión

El macrismo propone subir patentes, naftas y peajes para solventar el servicio.

Por Laura Mendoza
Email This Page

Todo parece indicar, a partir de los últimos movimientos del jefe de Gobierno de la Ciudad, que la política fue ganando terreno al endiosamiento, a veces vacío, de la eficiencia y la gestión. Como ya reseñamos, Mauricio Macri creyó haber escuchado nítidamente, entre los reclamos del 8N, que había que tomar el toro por las astas, entre otros temas, con el irresuelto pase de las líneas de subterráneos a la órbita metropolitana, con la presunción de que si no resolvía el asunto no tendría chance de aspirar al sillón de Balcarce 50 en 2015. Y que esa gestión, si es exitosa, sería la clave para remontar otros déficits partidarios para llegar a ser presidente. Por ejemplo, a falta de un partido de alcance nacional, un mayúsculo éxito de gestión.
Parte de ese mismo ejercicio de realismo político fue la iniciativa que le permitió reunirse en secreto con el líder radical Ricardo Alfonsín (como anticipó en exclusiva la semana pasada Diario Z). Mauricio no entendió en su momento por qué el hijo del ex presidente lo había destratado con la frase: «Macri es el límite», a la hora de establecer alianzas electorales. ¿Por qué con De Narváez sí y con él no?, se preguntó. Si al fin y al cabo no hay diferencias. Es que la provincia de Buenos Aires bien vale una misa.
De a poco Macri va comprendiendo que el Estado, incluso el que él conduce, puede jugar un papel importante en la felicidad de los gobernados si se dejan a un lado algunos prejuicios. Quizá por eso, a la hora de evaluar el camino a seguir en la administración de los recursos del subte, Macri esté considerando (como lo confirmó su alter ego, Horacio Rodríguez Larreta) lisa y llanamente la estatización.
Para solventar el gasto operativo (sin subsidios nacionales a partir del año que viene), calculado en 1.054 millones, el Gobierno de la Ciudad propone crear a partir de 2013 un fondo que se integrará con el aumento del diez por ciento en las tarifas de los peajes; un cinco por ciento se incrementarían las patentes pero de autos de alta gama (de más de 150 mil pesos) y un impuesto a las naftas de entre 15 y 40 centavos por litro. Nada dice, sin embargo, sobre el destino final de la empresa Metrovías, concesionaria del servicio y considerada por muchos -incluso por los macristas- como una verdadera intermediación parasitaria.
Los números
Aumento de patentes: 3,2% vehículos de hasta $150.000, 4% hasta $200.000, 4,5% hasta $300.000 y 5% de allí en adelante.
Aumento en combustibles: $0,40 por litro para la nafta premium y el gasoil grado 3; $0,30 para la nafta súper; $0,20 pesos para el gasoil grado 2 y $0,15 para el gas natural comprimido.
Aumento de peajes: 10% en autopistas de AUSA.
Tarifa subte: Se fija anualmente. Se aumentará si los costos suben más del 7%. Los aumentos salariales serían trasladados a la tarifa.
Fondo Subte: Concentra lo recaudado más los negocios colaterales que hasta ahora explotaban tercerizadas de Metrovías.
DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario