Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 14 de Abril
    Despejado17°   21°
  • Jueves 15 de Abril
    Despejado18°   22°
  • Viernes 16 de Abril
    Despejado18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

A su regreso, Cristina impulsa la gestión

Los desafíos políticos que afronta el oficialismo pasan por la gestión y la así llamada, hace demasiado tiempo, sintonía fina. Los acuerdos para frenar la inflación deben contemplar, además, que no falle el abastecimiento y que las empresas respeten la provisión de los productos convenidos.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
CARRITO_SUPERMERCADO Ilustración de Juan José Olivieri. Carrito de supermercado

Como nunca, en este comienzo de año los desafíos políticos que afronta el oficialismo pasan por la gestión y la así llamada, hace demasiado tiempo, sintonía fina. Son unos cuantos, pero si es por la agenda de las últimas semanas el Gobierno intenta desplegar iniciativas en varios planos cruzados y cruciales: inflación, inseguridad, mejorar la recaudación y cuidar las reservas, cierta confusa presión a las empresas distribuidoras de electricidad. La mejora del transporte ferroviario no pasó al olvido, se ven en la ciudad carteles oficiales sobre la llegada inminente de nuevas formaciones. Florencio Randazzo anunció que en junio estarán renovados el Sarmiento y el Mitre.

Increíblemente, aunque los afectados disminuyeron fuertemente, todavía hay gente a oscuras. Por los apagones, el Ministerio de Planificación acaba de decidir que Edenor y Edesur no manejen más la administración del fondo fijo para obras de infraestructura. Ese control pasa a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión, que depende del ministerio que maneja Julio de Vido. No deja de sorprender que la decisión de que el mecanismo con que se manejaba ese fondo de inversiones fuera tomada hace poco más de un año y ahora sea revertida.

Los acuerdos para frenar la inflación comenzaron a desplegarse el lunes con una primera etapa de aplicación en la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Los funcionarios de Economía aclararon que no puede esperarse que todo funcione con vaselina desde el primer día y que uno de los primeros desafíos es que no falle el abastecimiento. En los supermercados comienzan a verse los primeros productos de una lista de cien de consumo masivo (o su equivalente en cerca de 200 marcas), que llevan el cartel de “precios cuidados”. Un acuerdo anterior fue burlado por los empresarios con una práctica perversa: sacar de circulación los productos convenidos y reemplazarlos por otros apenas cambiados pero puestos a la venta con un precio mucho mayor. Los empresarios, de paso, hicieron su colchón. La gran novedad es que en Economía esta vez sí apuntan a controlar a los grandes formadores de precios. Se calcula que unos 80 fabricantes ponen en circulación dos tercios de los productos de consumo masivo. Y se supone que controlar a 80 actores económicos debería ser un objetivo accesible para el Estado… pero habrá que ver.

El regreso
La Presidenta volvió de su descanso en El Calafate y mientras se escriben estas líneas se anuncia que participará de un acto oficial y que su primer viaje será a Cuba y Venezuela, para participar de sendos encuentros de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y el Mercosur. Ambos destinos parecen marcar una señal de continuidad al menos en materia de política exterior. Los días de relativa ausencia de Cristina marcaron una suerte de experimento político para el kirchnerismo: algo así como mostrar capacidad de gobernar con mucha menor exposición presidencial. Como las semanas últimas fueron muy movidas, el experimento resultó opinable y la oposición aprovechó para hablar de un presunto vacío de poder. Antes reclamaban que la Presidenta hable menos y hasta pedían que delegara más. Jorge Capitanich salió a decir al respecto con cierta ironía que “el ejercicio del gobierno lo puede hacer aquí en la Casa Rosada, en la residencia de Olivos, o también desde El Calafate, porque está en el territorio de la República Argentina”.

Capitanich sigue mostrándose híper activo. Una de las actividades en las que participó es llamativa y ojalá pase de llamativa a operativa. Mantuvo una reunión con los miembros del Acuerdo para la Seguridad Democrática (ASD). Ese espacio de reflexión y propuesta es acaso de los más saludables que existen en el país y se necesita de este tipo de opiniones ya sea para manejar a las policías o combatir a los narcos y narcopolicías. Hace años el ASD consiguió la adhesión de un abanico plural de legisladores nacionales para la creación de observatorios del delito que permitan combatir la inseguridad no desde la demagogia sino desde mejores diagnósticos de lo que realmente sucede. Los observatorios no sólo que no se crearon sino que no se discutieron en el Congreso. Habrá que ver qué pasa tras el encuentro del Jefe de Gabinete con los representantes del ASD. Estuvieron entre otros Carlos Arslanian, Hugo Cañón, Enrique Font (del Subcomité Contra la Tortura de las Naciones Unidas) y, por parte del CELS, Gastón Chillier y Paula Litvachky. Es de desear que estas discusiones pasen de espasmódicas a permanentes y constructivas. Es decir, que no suceda lo que acaba de pasar con los acuerdos salariales con algunas policías provinciales, ahora suspendidos por haber sido acordados en contextos de extorsión y hasta de sedición, según lo expresado por funcionarios judiciales y legisladores.

Otro PROcesado
El juez federal Sebastián Ramos dictó el procesamiento del flamante diputado nacional macrista Federico Sturzenegger junto al de siete ex funcionarios nacionales de Economía (Domingo Cavallo entre ellos) en la causa que investiga el megacanje. Sturzenegger, quizá el cuadro económico más destacado del macrismo, fue secretario de Política Económica durante el gobierno de la Alianza. Pero mucho antes prestó servicios en el Fondo Monetario Internacional (1993, 1994, 2003, 2004, 2005).

La operación financiera perjudicó a la Argentina en 50.000 millones de dólares, una pavada. Un prófugo célebre en la causa es el banquero estadounidense David Mulford. El megacanje salió horrible y costó muchísimo al Estado y a la sociedad. Eso sí: siete bancos se llevaron 150 millones de dólares en comisiones; 20 fueron para Mulford.

DZ / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario