Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Despejado17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sin financiación no hay progreso

Tedesco y Gvirtz opinan sobre el tema.

Por pablo-hacker
Email This Page

Pablo Hacker
REDACCION Z

Juan Carlos Tedesco es director ejecutivo de la Unidad de Planeamiento Estratégico y Evaluación de la Educación Argentina y ex ministro de Educación de la Nación (2007/2009).

La Argentina tuvo un modelo educativo de excelencia, ¿por qué cayó?
La imagen social es que ha habido una caída. Y si la sociedad tiene la representación de que hubo una caída es que efectivamente la hubo. Y yo creo que la idea de caída está asociada al hecho de que no pudimos garantizar la misma oferta educativa a medida que el sistema se iba masificando, porque, no nos engañemos, la Argentina tenía esa imagen de educación de muy buena calidad, pero era para pocos. En ese aspecto la ciudad de Buenos Aires siempre tuvo obviamente una situación muy superior a la del resto del país. Hoy, las exigencias de buena calidad son mucho más altas.

¿Y la desigualdad se mantiene?
La desigualdad ha aumentado, como ha aumentado la desigualdad en la distribución de los ingresos, como ha aumentado la desigualdad en todos los aspectos materiales.
Pero la igualdad en educación es mayor que en otros aspectos. La educación sigue siendo uno de los bienes que se distribuye menos inequitativamente dentro de la sociedad.

¿Qué parte le toca a usted como funcionario?
Yo creo que en estos años, desde 1973 hasta ahora, se avanzó notoriamente en lo que es el orden normativo que regula la educación argentina. Se sancionaron las principales leyes de educación: la ley Nacional de Educación, la Ley de Financiamiento Educativo, la Ley de Enseñanza Técnico Profesional, las leyes de educación sexual, la ley que tiene que ver con la compensación, la obligatoriedad de los 180 días. Desde el punto de vista normativo, hemos avanzado mucho. Y queda pendiente una ley que, seguramente, se discutirá el año próximo que es la ley de Educación Superior. Es un primer avance muy importante en términos de lo que tienen que ser las responsabilidades del Gobierno nacional.

Se ha hecho un avance en este punto pero la educación sigue bajando en su nivel.
En educación las cosas no son de un día para otro. Uno puede destruir muy fácilmente. Ahora, volver a recuperar esos niveles, no se consigue rápidamente. Y el déficit de infraestructura es altísimo. Además, se puede construir bien la escuela, se puede equipar bien, pero eso no se traduce inmediatamente en que vayan a mejorar los profesores de matemática, lengua y ciencia. Yo asumo, y soy optimista, creo que las nuevas generaciones, las que han entrado a la escuela primaria en estos años, están ya recibiendo una mejor oferta pedagógica. Pero hay que continuar.

En la ciudad de Buenos Aires, el hecho de que haya tan pocas escuelas que tengan la jornada completa es una falta muy grave, y no es tan complicado de resolver.
Es grave porque lo que hoy están recibiendo como cantidad de tiempo de exposición al aprendizaje un chico que va a una escuela privada de jornada extendida y un chico que va a una escuela pública de jornada simple, es el doble. A eso además hay que agregar los paros docentes, etc. La cantidad de tiempo de exposición al aprendizaje es muy importante y eso después se traduce en los resultados. Quiere decir que la jornada extendida tiene que ser una gran prioridad. Eso implica, por un lado, una inversión muy fuerte en infraestructura. El mismo edificio que hoy es usado en dos turnos tendrá que ser usado en uno solo.

¿Qué opinión política tiene con respecto a la estructura educacional de la ciudad de Buenos Aires?
Me cuesta saber cuáles son esas políticas.

 

SE NECESITAN MÁS ESCUELAS CON JORNADA COMPLETA

Silvina Gvirtz, profesora e investigadora de la Universidad de San Andrés, tiene más de 20 libros ublicados y es parte del proyecto Escuelas del Bicentenario.

¿Qué opina de la actual gestión educativa en la Ciudad? ¿Hubo avances?
Esta gestión bajó el presupuesto destinado a Educación, del 25 al 23,7. Hay que mirar cuánto se asigna más que las proclamas. El segundo problema fue el aumento de los subsidios a escuelas privadas. Y al mismo tiempo la reducción de becas que hubo el año pasado en un contexto en que los niños y los jóvenes son los más vulnerables dentro de la pobreza. Además empeoraron las relaciones con los sindicatos. La Capital Federal venía cumpliendo con los 180 días de clase y ya se sabe que este año no se van a llegar. Los salarios docentes en relación a otras provincias bajaron en el ranking.

Poco para destacar…
Todavía tienen una gran oportunidad en estos dos años y es crear escuelas de jornada completa en Zona Sur y expandir la educación maternal que tiene una sobredemanda. Lo mismo sucede con el nivel inicial. No es un problema de esta gestión, pero tampoco lo están resolviendo. Buenos Aires tiene recursos para convertirse en una ciudad educadora por excelencia, para terminar de ampliar la jornada escolar. Nosotros tenemos 720 horas si se cumplen los 180 días de clase, cuando la Unesco recomienda entre 850 y 1.000 horas al año. No se entiende que no sea una política activa en Capital.

¿Cómo es la comparación de escuelas públicas y privadas?
Lo que muestran los datos de la Defensoría del Pueblo es que las de jornada completa están en su gran mayoría en Zona Norte. Hay un problema en Ciudad y en todo el país, es un problema político: responder más a los grupos con capacidad de presión y no a las realidades necesidades de la población.

¿Esto es porque Macri tiende a privatizar la educación?
El fenómeno de privatización de la Educación es mucho más viejo que Macri en el Gobierno; en todo caso él podrá agudizar el fenómeno. Los gobiernos progresistas a veces también tuvieron políticas conservadoras. Pero alguien tiene que revertir esta situación y uno no ve una intención del gobierno porteño en ese sentido. Si el presupuesto baja, esto no va a cambiar. Tenemos que volver a la tradición de la escuela pública porque sino no va a haber igualdad de oportunidades.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario