Tiempo en Capital Federal

16° Max 12° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   16°
  • Martes 18 de Mayo
    Cubierto12°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Silvina D’elia: ‘Siempre supe que iba a jugar en la selección’

La defensora de Las Leonas habla de los Juegos Olímpicos y de su renuncia hace 9 años.

Por Leandro Balasini
Email This Page

Todas las miradas se posan sobre ellas. Por eso, para hablar con Silvina D’Elía hay que resignarse a esperar. Es que el talento que demuestran Las Leonas dentro de la cancha, lo ratifican, también, fuera de ella. Ante cada pedido para sacarse una foto o para conseguir su firma, responden con una sonrisa. Este es el mundo de las chicas por estos días en el Cenard, donde se preparan para los Juegos Olímpicos que se disputarán en Londres a partir de agosto. «Cada mañana me imagino cómo van a ser los Juegos. Quiero que llegue ya, pero también quiero disfrutar del día a día con mis compañeras», cuenta Piti en el diálogo mano a mano con Diario Z, bolso en mano, luego de finalizar el entrenamiento.

La mendocina habla de disfrutar el presente y pensar en lo que viene, en el futuro que todos le auspician, debido a sus cualidades técnicas, dentro del hockey femenino. Pero no olvida su pasado y el momento en que, saturada por los viajes que la alejaban de su familia, decidió dar un paso al costado del seleccionado. «Era muy chica. Con 16 años venía a Buenos Aires todas las semanas y encima odio el avión. La pasaba mal hasta cuando jugaba. Entonces, decidí irme a mi casa, al colegio y seguir jugando en mi club. Me sentí aliviada», recuerda Silvina, nueve años después de aquella crisis. Quien la hizo cambiar de opinión y retornar a este grupo que se empecina en seguir haciendo historia, tiene nombre y apellido: Gabriel Minadeo, ex entrenador del seleccionado. «Vi el Mundial de Madrid por tele y empecé a sentir ganas de que me llamaran otra vez. Gabi me conocía y me convocó en 2007. A partir de ahí, todo fue distinto», explica la defensora, estudiante del primer año de la carrera de kinesiología.

En el momento de la renuncia ¿pensabas que ibas a tener esta segunda oportunidad?
Yo sabía que iba a jugar en la selección; lo tenía en la cabeza. Cuando maduré un poco, ya tenía ganas de volver. Quería jugar acá y ser campeona del mundo y olímpica. Y voy a hacer todo para lograrlo.

¿Era una presión que te señalaran como la «sucesora» de Cecilia Rognoni?
Cuando me lo comentaron dije: «Ni en pedo, están locos». Soy muy amiga de Ceci y ella es la mejor, lejos. Siempre ponen esos rótulos. Pobre Messi que es el sucesor de Maradona o pobre las sucesoras de Lucha. En algunas cosas me parezco a ella y en otra no. Trato de ser yo y de mantener mi esencia.

¿Disfrutás de lo que hacés?
Hoy estoy feliz de estar acá. Cuando me levanto agradezco a mi familia y a todos los que me bancan para poder estar acá y hacer lo que me gusta. Creo que está bueno contar que no todo es lindo en la carrera de un deportista. De hecho, cuando estábamos en Córdoba el año pasado y la gente nos puteaba, con las chicas decíamos: «La puta madre…no saben las cosas que uno hace y deja de hacer para estar acá».

Este año van a estar de gira, vuelven a entrenar y viajan a Londres. ¿Cómo es la convivencia con las chicas?
Cuando las giras son largas, los últimos días te levantás a desayunar y apenas te saludás. Igualmente, ya nos conocemos las caras de mal humor, las mañas. Imaginate que en un grupo de veinte chicas hay roces, pero se maneja muy bien, hay buena onda y eso se transmite en la cancha.

¿De qué hablan cuando están concentradas?
Nos juntamos a tomar mate y charlamos de política, chismes, sobre todo ahora que con el twitter estamos enteradas de todo. Tratamos de no estar todo el tiempo pendiente del hockey porque eso te quema el cerebro. A muchas les gusta leer, a mí me encanta escuchar música. Soy la encargada de elegir la música cuando vamos a la cancha. Hay que levantar el ánimo… (Sonríe)

¿Se extraña mucho Mendoza? ¿Pensás volver a radicarte allá?
Extraño un montón. Me pierdo los cumpleaños de mis viejos, hermanos, sobrino… eso me mata. Son cosas que estando allá no valorás, como ir a tomar mate con la abuela. Los domingos se acentúa mucho más este sentimiento. Hay días que estoy mejor y otros peor, como ayer. Pienso en volver a jugar a mi club pero también pienso en terminar la carrera, trabajar acá, quizá me enamoro…dejo que el destino decida el futuro. Vivo el día a día a full.

DZ/rg

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario