Tiempo en Capital Federal

30° Max 21° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 61%
Viento: Sureste 32km/h
  • Lunes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   21°
  • Martes 1 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Showrooms de diseño, emprendedores desde el living

Convertir la casa en sala de exhibición es una práctica frecuente entre los diseñadores jóvenes.

Por alejandro-margulis
Email This Page

Surgieron en la industria del calzado, la marroquinería y las joyas como un modo de que el fabricante mostrase sus productos recién salidos del taller. Pero se extendió a estudiantes y jóvenes diseñadores textiles y de indumentaria como herramienta infalible para lanzarse al mercado. Palermo y Barrio Norte son los puntos preferidos, por su fácil acceso y el poder adquisitivo de los vecinos, pero si la oferta es original la gente va a cualquier zona de la Ciudad. Un living o comedor cualquiera pueden así quedar rápidamente transformados en una tienda donde, con apenas el complemento de maniquíes o percheros, se exponen carteras, ropa, accesorios y hasta muebles reciclados.

«Mi casa ahora es casa con carteras», dice a Diario Z Agustina «Pocha» Sojo, 24, quien optó por esta modalidad cuando, al terminar la carrera de diseño de indumentaria, no encontraba trabajo. Pocha vive y vende en el séptimo piso de un edificio de Palermo, y ya contrató a una empleada y tiene dos páginas en Internet y una clientela fiel.

«Cuando mandamos a hacer las primeras treinta carteras pensamos que de última en un año íbamos a poder agotar el stock. Pero en el primer showroom, con conocidos y conocidos de conocidos, todavía en la casa de mis padres, las vendimos todas», cuenta exultante. Su mamá, Mariana, socia desde la primera hora, cuando «la nena» se emancipó siguió respaldándola tanto en cuestiones financieras como en la promoción de la marca: Olivetta´s Bags. «Hicimos un Facebook con el perfil de la marca, los modelos y los precios», dice, y desde ahí coordina las visitas de unos l4.000 ‘amigos’.»

Ana Miedzinski, 22, estudia diseño de indumentaria y creó su propia colección, que bautizó Loca x Ti. «En los primeros días de septiembre voy a hacer el lanzamiento en casa con otro diseñador amigo», dice. Abierta y activa, hace poco se contactó con un artista a través del Facebook y decidió sumar a sus remeras una serie de faldas kilt decoradas a mano. Para exhibirlas está buscando «modelos desinhibidas y con algo de actrices». «No es lo más común que haya modelos en un showroom pero para mostrar ropa es interesante. Esta movida es una oportunidad para que jóvenes diseñadores puedan mostrar y comercializar su trabajo de una manera económicamente accesible», asegura.

«La gente quería ver las carteras en el centro, y ahí puse mi depto. Al principio me daba miedo porque podía venir cualquier desconocido. Pero acá está el portero todo el día, y eso da mucha tranquilidad», comenta Pocha. «Casi siempre son mujeres; sólo una, cada tanto, viene con el novio…», agrega. «Quizás pueden inhibirse, porque no se sabe quién va a estar, pero una vez que vinieron una vez ya está. Al principio cuando llegan se sienten como invadiéndote, pero después ya no; y cuando quieren volver vuelven, no hay problema.»

«Está bueno -dice Soledad, clienta de 27-. Sola no voy, me lo tienen que recomendar; decirme qué bueno… Y voy. No voy a comprar mucho pero voy.» Coincide Natalia, de 34, abogada: «Están buenos estos lugares. Hay diseños que no ves en otros lados».

«Los showrooms son la forma de tener ganancia y la manera de empezar a crecer para las pequeñas pymes», opina Lucía Machado Pinto, que en algún momento había pensado alquilar su propio espacio para vender aritos. Y es que la tendencia incluye también a dueños que ofrecen sus casas los fines de semana a cambio de un 20 por ciento de lo vendido. «Un negoción», opina Lucía. A la evidente ventaja de ahorrarse los costos de alquiler se suma la posibilidad de administrar el tiempo, el trato personalizado y la comodidad de trabajar en la propia casa. «Y así el margen es mayor», resumen los diseñadores, con pragmatismo casero.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario