Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 50%
Viento: Sureste 34km/h
  • Martes 1 de Diciembre
    Despejado17°   26°
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvia20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas19°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo Urbano – Tríos: errores masculinos

* Asesora en juegos eróticos.

Por Paola Kullock
Email This Page

Si sabés tener paciencia y nos calentás bien, es muy probable que seamos nosotras quienes pidamos concretar la situación. Y eso incluye no cometer estos errores:
Apurar la situación. En los comienzos, cuando recién estamos empezando a fantasear, vos preguntás: «¿Lo harías?». No terminamos de decir «bue…», que ya empezás «¿cuándo, cuándo?» No nos das tiempo a madurar la situación.
«Traé a una amiga.» ¡Nunca! A menos que nuestra amiga sea una chica con mucho mundo y muy amplia de criterio, lo más probable es que con su mejor cara de «yo no fui» intente ser mejor en la cama que nosotras (sorry damas, a veces somos competitivas y complicadas). ¡Y la tenemos que seguir viendo! Tampoco una amiga tuya (mucho menos alguien con quien ya hayas estado).
«Que sea joven y bonita.» Tengo 41 años. No quiero hacerlo con una chica de 22. Quiero alguien de mi edad. Vos no te tomarías a bien que nosotras te dijéramos: «Ok. Quiero a alguien que la tenga enorme, se le pare y me haga gozar como nunca».
«Elegí vos. Ocupate vos.» Tampoco. La búsqueda es responsabilidad de ambos.
Y ya en la situación:
El halago excesivo hacia la invitada y la falta de respeto hacia nosotras. Abrazándola a ella y señalando su estómago firme y chato, decís: «Mirá qué linda pancita, superchatita». Nosotras, que hasta ese momento la estábamos pasando superbién nos vamos al rincón como si nos hubiera caído un balde de agua fría.

Reglas básicas para un trío
1) Piénsenlo muy bien antes.
2) Háganlo porque ambos quieren.
3) Pacten muy bien los «no» de antemano. Generalmente los límites y los miedos nuestros van a ser mayores que los de ustedes. Respétenlos. Y es obligatorio pensar todo en frío, porque los límites cambian en caliente y después hay arrepentimientos. Expliquen muy bien la fantasía de cada uno: ¿Vos te ratoneás con verla con otra mujer y sólo mirar? ¿O preferís que las dos estén con vos? ¿Ella quiere que la mires y te toques mientras está con ella? Y vos, ¿querés que a ella la penetre otro hombre? ¿Querés verla gozando con otro? ¿O querés ser vos el que reciba toda la atención? ¿Querés algo superficial o «vale todo»? ¿Se banca una doble penetración? ¿Y algo entre los hombres? Cuanto más claro esté todo, más van a disfrutar.
4) La persona elegida le tiene que gustar a la dama. Tiene que sentirse cómoda. Por lo menos al principio, vos deberías adaptarte.
5) Ella es la estrella de la noche. No esa tercera persona. Cuidar y contener a tu pareja es fundamental y al primer signo de incomodidad tienen que cortar la situación inmediatamente.
La fantasía suele ser mucho mejor que la realidad, por lo menos al principio. Andá despacio. Tomate tu tiempo. Disfrutá de la fantasía, de la búsqueda y de la consumación. Y pensá que siempre hay tiempo para seguir probando. No intentes todo la primera vez.

El boliche swinger
Es una excelente alternativa para abrir el juego. Pueden ir sólo a mirar. No tienen por qué participar en nada. El respeto es absoluto. Los «no» se respetan a rajatabla. La mujer es la que pone los límites. Hay «reservados» donde la gente tiene sexo. Tríos, cuartetos, parejas, grupos, amplia variedad de escenas, para todos los gustos. Y donde podés participar siempre y cuando los integrantes te autoricen. Y mirar todo lo que quieras, siempre que lo hagas con respeto.
En general, no suele haber homosexualidad masculina, salvo en días pautados, donde son habitués además de parejas «tradicionales», travestis, gays, lesbianas y gente pícara y divertida.
Hay coordinadores que explican el funcionamiento del lugar y guían a los novatos.
Ir a un lugar swinger está bueno, pero es una experiencia fuerte. Después de todo, ¿cuántas veces viste tanta gente teniendo sexo delante tuyo? Si tengo que aconsejar, la primera vez no hagas nada. Sólo mirá. Y fijate qué te pasa (y a ella).
Pero decidan lo que decidan, respeten lo hablado afuera. Así se aparezca el más guapo caballero o la más bella dama, si pautaron que esa noche nada, o sólo entre ustedes, hagan eso. Es la única forma de que la pareja salga tan unida como entró. Es preferible volver otro día.

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario