Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado14°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: Relaciones en tiempos de Internet. Por J. C. Kusnetzoff

Hoy hay legitimidad en el ‘zapping’ ofrecido por la web.

Por j-c-kusnetzoff
Email This Page

Internet, el mundo cibernético, ha sido una verdadera
revolución. Aventuras intelectuales y de las otras se han expandido en el mundo. La velocidad de las informaciones, de las noticias y de los datos es su principal característica.

Las posiciones de los críticos, suelen oscilar entre dos polos antagónicos. O el elogio y la celebración tecnológica y la desconfianza marcada por la denostación, por la ausencia de los cuerpos sustituidos por los bits, peligrosa sustitución de la reflexión, el pensamiento fácil y los consejos simples. La vida cotidiana, al compás de esta revolución, también ha sufrido
modificaciones evidentes.

La sexualidad, obviamente, también.

Hoy hay legitimidad en el «zapping» ofrecido por internet, a través de las redes sociales (Faceboock y Twitter, entre otras), del conocimiento, profundización y conquista amorosa de los hombres y mujeres, navegantes sexuales por el espacio.
 
Se ha perdido el contacto piel con piel. La urbanización
de los cuerpos. En medio siglo, se ha transitado desde el mítico zaguán, hasta el contacto sin contacto. A la mención digital sin cuerpo. Aclaremos. Sin cuerpo del otro.

Google, el chat, el foro, acortaron la distancia. Acortamiento que es, indudablemente, indiscutible. Pero, borraron de un «plumazo» -de un «enter», deberíamos decir- el abrazo, la caricia, la erotización clásica.

Precipitaron la regresión psicoanalítica, a la tensión masturbatoria y narcisística, de los primeros meses de la vida. No ponemos en duda los beneficios innegables que la tecnología nos ha traído. Y ha llegado, claro está, para quedarse. Sin embargo, los que hemos transitado por tradiciones milenarias de contacto y participación por correos de papel y sobre, de colecciones de vistosas estampillas y postales de recordación, no salimos del asombro y conmoción producidas por el ciberespacio, ahora navegado por las jóvenes generaciones. Así como, las revoluciones políticas del siglo XX se hicieron en las trincheras primero y con los tanques después, pasando por la fisión del átomo y las muertes masivas, hoy, las revoluciones se propagan, se difunden y se llegan a sus objetivos por internet.

No está en juego simplemente, el acceso a hombres y mujeres a la distancia. Está en juego la propia existencia de la sexualidad. Ya no es hetero u homo. Hoy es cíber: puro placer y auto estima, con ausencia de la reproducción y la intimidad.

En la sexualidad cíber hay ausencia notoria de un autor-sujeto identificado; el único territorio es la palabra escrita en la pantalla líquida; un avance notorio de la fantasía, como espacio virtual intercambiado, entre dos o más integrantes.

Para decirlo en otras palabras, esta sexualidad es evanescente, cambiante, imprevisible e inconstante.

No podemos predecir qué consecuencias va a tener este modo peculiar de tener relaciones sexuales. Esta virtualidad en los vínculos. No es predecible la ausencia de piel. Sabemos que lo único que permanece, es que nosotros no estaremos para vivirlo.

 

* sexólogo, Facultad de Medicina Universidad de Buenos Aires

 

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario