Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 66%
Viento: Este 25km/h
  • Jueves 2 de Diciembre
    Nubes dispersas17°   23°
  • Viernes 3 de Diciembre
    Muy nuboso18°   24°
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 01/12/2021 15:18:06
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano. Reconciliaciones fogosas

Tener sexo después de una pelea es un arma de doble filo. 

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Si bien el sexo en una pareja es una forma de demostrar amor y conexión espiritual y física, hablar y resolver los problemas es fundamental para mantener fuerte una relación.
Una pareja puede tener una discusión y la pasión misma de la pelea puede provocar deseos sexuales que harán que se pase de los gritos a la cama. También puede darse el caso en que luego de pelearse un largo rato, la pareja se calma, tiene una charla, se abraza, se besa y surge el encuentro sexual. Ambos casos deben ser una forma de confirmar que a pesar de la pelea, aún existe amor o atracción en la pareja.
En el caso de finalizar una pelea con sexo, es recomendable una vez terminado el acto sexual, una vez liberada la tensión, hablar acerca de lo que ocasionó la pelea y solucionar los problemas. No es bueno guardar rencores o recriminaciones que luego puedan surgir en cualquier momento.
El sexo de reconciliación puede ser apasionado y sin demostraciones de ternura porque está cargado de rabia y enojo, pero es mejor transformar estos sentimientos en pasión. 
En cambio si ha habido una reconciliación previa, el sexo suele ser más bien tierno y romántico porque está cargado de calma, de deseo de cuidar al otro. En estos casos, la pasión está cercana.
Ambos tipos de relaciones sexuales serán disfrutables según cada persona. Lo importante es no ceder ante los deseos sexuales del otro aunque uno no quiera o no tenga ganas. En tales casos, la relación sexual, no es «limpia»: se encuentra contaminada aún de resentimientos, de dolores no calmados y casi siempre, en la relación sexual pueden existir fallas eréctiles o, incluso, falta de orgasmo en las mujeres.
Se puede disfrutar de ambos tipos de encuentros en la medida en que las dos partes de la pareja deseen involucrarse en una relación sexual, en tanto y en cuanto, hayan tenido espacio y tiempo suficiente, como para reconciliarse.
 De lo dicho, se desprende que la relación sexual, al involucrar dos cuerpos y dos historias personales, no es la metodología más adecuada para unir lo que se ha desunido. Los rencores suelen aflorar en medio de excitaciones sexuales intensas y, entonces, comprobaremos que el cuerpo y su fisiología se hacen cargo de los problemas que se han negado o, directamente, eludido elaborar.
La reconciliación a través del sexo no debe ser una continuación de una pelea, no debe ser una lucha de poder. Más allá de la rabia que pueda sentirse debido a la pelea previa, el sexo debe practicarse respetando al otro.

 

DZ/LR

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario