Tiempo en Capital Federal

23° Max 15° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 71%
Viento: Sureste 35km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: para jugar al amor

Juguetes sexuales para aumentar el erotismo.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

La complejidad de los comportamientos sexuales de los humanos es producto de su cultura, su inteligencia y de sus complejas sociedades, y no están gobernados enteramente por los instintos, como ocurre en casi todos los animales. Sin embargo, el motor base del comportamiento sexual humano siguen siendo los instintos, aunque su forma y expresión dependen de la cultura y de elecciones personales; esto da lugar a una gama muy compleja de comportamientos sexuales. El comportamiento sexual humano es por lo tanto el comportamiento que desarrollan los seres humanos para buscar compañeros sexuales, obtener la aprobación de posibles parejas, formar relaciones, mostrar deseo sexual y alcanzar el coito. Este comportamiento se estudia en dos grandes áreas: la antropología (las prácticas de diversas culturas), y la informativa (conocimientos útiles a los individuos que pueden involucrarse en este tipo de comportamientos, o que consideran la posibilidad de llevar a cabo una actividad sexual).
 
Las funciones de la sexualidad humana, son cuatro: reproductiva-biológica, esencial para la perpetuación de la especie, la función de placer y la función de sostener la autoestima, donde la búsqueda y atención del otro, en la pareja, es esencial para la valía interior.
Función de intimidad. Los seres humanos, a diferencia de los animales, se ocultan para tener relaciones sexuales.
En la necesidad de incrementar el erotismo y la función placentera, los seres humanos introducen variantes. Una de las cuales, no la única, es la introducción de los juguetes sexuales. Con el caucho, el plástico y demás materiales se diseñan artefactos, en algunos casos con vibradores a pilas, que sugieren, excitan en contacto visual y táctil, zonas erógenas, aumentando la excitabilidad sexual, facilitando el orgasmo y permitiendo el goce que la baja autoestima que suele sufrir quien tiene una disfunción sexual, reclama.
Los clientes habituales de los «sex-shops» suelen ser parejas de toda edad y condición social, en búsqueda de incrementar el placer. Muchas veces, placer perdido por diversas razones; en otras, para mejorar la perfomance
habitual de las parejas, casi siempre, curiosos de tener y explorar recursos de los que habitualmente carecen.
Es frecuente escuchar versiones contrarias al uso de juguetes sexuales. En algunos casos las objeciones son morales, en otros se somete a quienes los utilizan a una cierta degradación desde el humor (de mal gusto) y también están aquellos que son más estructurados y no quieren recurrir a recursos artificiales.
Sin embargo, también es cierto que cada vez estamos más familiarizados con dildos, vibradores, bolas chinas, disfraces, lencería erótica, etc. Muchas parejas
los incorporan a la escena sexual para experimentar
sensaciones distintas, y también en otros casos pueden facilitar la solución de determinados problemas
sexuales.
Por otro lado, hay muchos productos que se venden en los llamados «sex-shops», que son mentirosos y no producen
ningún efecto real de los que promocionan tanto en sus publicidades. Las promesas de los alargadores peneanos son una fantasía publicitaria porque todavía no existe nada que pueda alargar el pene. Las cremas para el tratamiento rápido de la eyaculación precoz son incovenientes porque anulan la sensación y producen,
además, con el tiempo problemas eréctiles.
Como ya sabemos, cada la necesidad se convierte en el negocio de alguien: el primer sex-shop del mundo se instaló en la ciudad alemana de Flensburg en 1962, cuarenta años después, la firma cuenta con 650 empleados y un volumen de negocios de 50 millones de euros al año.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario