Tiempo en Capital Federal

15° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 69%
Viento: Nordeste 12km/h
  • Miércoles 19 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Jueves 20 de Mayo
    Cubierto13°   15°
  • Viernes 21 de Mayo
    Cubierto con lluvias14°   14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: palabras sin sermones

Cuando los hijos dejan la niñez, se requieren mensajes claros.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Supervisemos las actividades de los hijos sin dejar de entender que ya no son niños, sino jóvenes adultos que necesitan cierta independencia. Los padres tenemos derecho a saber con quién salen nuestros hijos.

Dese cuenta de que ésta es la etapa más sociable de los chicos y propóngase conocer a sus amigos (recuerde que ellos tienen gran influencia). Si usted trata a su hijo de manera justa y calmada, puede que él comprenda que su solo interés es el de protegerlo. Especialmente, cuando usted comienza a limitar sus salidas y horarios.

Para supervisar la vida social de nuestros hijos, los padres nos vemos obligados a tomar ciertas medidas. A los adolescentes más jóvenes debemos aconsejarles que salgan con amigos, en grupo. Y cuando les llegue el momento de salir en pareja, entonces nos queda recomendarles que traten de hacerlo con alguien de su misma edad. Podemos explicarles, por ejemplo, que las chicas que salen con jóvenes de mucha más edad se exponen a una presión mayor y se arriesgan a situaciones peligrosas, como un contacto sexual no deseado.

Es bueno que estemos al tanto de lo que nuestros hijos ven, leen y escuchan.

Ayudemos a los adolescentes a fijar metas y a explorar opciones para el futuro. En la televisión, las revistas y la radio abundan mensajes que pueden confundir y hasta perjudicar a los jóvenes. Esté al día con la información que recibe su hijo y aproveche para aclararle esos mensajes. A veces un simple comentario puede servir para iniciar una conversación importante y productiva. Dije «simple comentario», no un «sermón interminable».

Pregúnteles a sus hijos cuáles son sus intereses, qué quieren ser, qué quieren lograr. Ayúdeles a comprender las consecuencias que pueden tener las cosas positivas -o negativas- en su futuro. Explíqueles que, especialmente en este país, una educación o un oficio y un poco de independencia económica son importantes si quieren alcanzar sus metas. Explíqueles también cómo un embarazo prematuro podría tener efectos negativos, ya que ellos serían los responsables de atender y mantener al bebé. 

Si usted ayuda a sus hijos a prever las consecuencias de sus actos, es más probable que tomen buenas decisiones.
Tengamos en cuenta que la labor de un padre nunca termina.

No importa cuáles sean sus edades; de una manera u otra, los hijos siempre necesitarán de sus padres. Cultive una buena relación con ellos, tratándolos con amor, paciencia y respeto a lo largo de sus vidas.

No reclame ni reproche. Sea un «frontón»; ellos necesitan de su firmeza para fortalecer el carácter que se encuentra en formación.

Recuerde que, cuando los padres y los hijos se llevan bien comparten no solamente el cariño sino también una buena comunicación.

Estadísticas de Estados Unidos señalan que tres de cada cinco adolescentes latinas quedan embarazadas, por los menos una vez, antes de los 20 años. Es casi como una epidemia. Las jóvenes latinas de 14 a 19 años tienen el índice más alto de natalidad de todos los grupos étnicos principales del país del norte, lo que significa casi el doble del promedio nacional. Y las cifras son similares en Latinoamérica.

DZ/km

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario