Tiempo en Capital Federal

10° Max 7° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 62%
Viento: Sureste 18km/h
  • Jueves 17 de Junio
    Muy nuboso  11°
  • Viernes 18 de Junio
    Nubes dispersas  10°
  • Sábado 19 de Junio
    Cubierto  11°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo Urbano: Mujeres que no callan

Los hombres que añoran la «autoridad machista» también en la cama.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Tradicionalmente la palabra éxito ha tenido diferentes significados tanto para los hombres como para las mujeres. Para el hombre ha significado fundamentalmente tres cosas. En primer lugar, que ha progresado en su carrera, oficio u ocupación. En segundo, que ha podido contribuir a formar un hogar feliz, confortable y sólidamente establecido. Y en tercero, que ha conseguido un buen nivel de vida para su esposa e hijos. 
La mujer exitosa, en cambio, solía ser la que había llevado a cabo una casa a «las mil maravillas», la que lograba enfrentar y salir airosa en los cientos de problemas relativos a la crianza de los hijos y, simultáneamente, apoyaba, contenía emocionalmente e impulsaba el avance de su marido en todo lo que él decidiera emprender. 
Desde fines de la Segunda Guerra Mundial surgió con mucha fuerza el avance femenino en las diferentes profesiones y también en el área de los negocios. Abogadas, médicas, arquitectas, enfermeras, ingenieras, técnicas, políticas de fuste, oradoras temibles y premiadas actrices en géneros cinematográficos y teatrales variados. 
El casamiento y los hijos, como logros esenciales, fueron quedando a un lado, o postergados a la concreción de logros en el ámbito público.
Junto con esos avances, las mujeres dejaron de callar la necesidad de tener placer en la cama y comenzaron a reclamar ser atendidas, acariciadas, abrazadas y besadas. 
No es extraño hoy ver a una mujer manteniendo el hogar codo a codo con el compañero y, no pocas veces, sola en la función de sostén, porque el compañero quedó sin trabajo, se fue o simplemente no existe. En esos casos, la mujer tendrá que cumplir roles añadidos: será también el hombre de la casa.
En todos estos aspectos, la mujer del siglo XXI tiene éxito. Éxito que muchas veces al hombre le cuesta comprender y muchas veces lo lleva a soñar nostálgicamente con el tiempo en el que la «autoridad machista» no se discutía.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario