Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 40km/h
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso12°   18°
  • Viernes 30 de Octubre
    Parcialmente nuboso10°   17°
  • Sábado 31 de Octubre
    Nubes dispersas13°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: Mejorar la educación sexual. Por J. C. Kusnetzoff

Hay que redoblar la enseñanza para redoblar mitos dañinos e intereses comerciales.

Por j-c-kusnetzoff
Email This Page

Felizmente, el país posee ahora, luego de muchos años, una Ley de Educación sexual. Pero, falta su instrumentación efectiva. Poco más o poco menos, el país es analfabeto en materia sexual. Obviamente, estamos mucho mejor que décadas atrás, porque podemos hablar, publicar, enseñar y, en muchos casos, aprender para mejorar nuestros encuentros sexuales. Pero, falta mucho para «limpiar» (no se me ocurre un verbo mejor) las neuronas de chicos y adultos de malos entendidos, mitos, ansiedades de desempeño sexual, en muchos casos de aberraciones patológicas graves en perjuicio de niños o parejas.
El sexo, en sus diferentes variantes, ha sido utilizado y se lo sigue utilizando, para vender. La publicidad es una usuaria sumamente frecuente de sexo. Sirve para vender productos alimenticios, bebidas para que vaya «todo mejor» y el juntar sexo con la propiedad de ser «naturales», porque lo natural, vende también. Y mucho.
Promocionarse a través de proyectos que incentivan a repartir preservativos es importante, pero, a nuestro entender, independientemente de la edad del reparto, es totalmente insuficiente. Repartir preservativos, sin mencionar que los embarazos adolescentes se producen por ignorar que el líquido preeyaculatorio de los varones, que es el equivalente de la lubricación vaginal femenina, conduce espermatozoides o gérmenes o virus (en el caso de que el varón esté infectado), muestra la carencia absoluta de información actualizada, y el propósito educativo elemental, ausente en el acceso fácil de los preservativos. El mal uso del preservativo -ya ni siquiera el no uso- colocado en los adolescentes para eyacular, pero habiendo penetrado sin él, provoca los embarazos adolescentes. Con el consiguiente conflicto de suponer que el coito fecundante, fue hecho con protección. Ese detalle de fuerte ignorancia, ausente en las clases, en los discursos o los libros de educación sexual, provoca infinidad de conflictos, reproches y resentimientos, al suponer que hubo otros amantes, otros varones que, en otros coitos, embarazaron a la adolescente.
Estamos plenamente de acuerdo con los que afirman enfáticamente, que los primeros y más importantes educadores sexuales son los padres, los familiares de los chicos. Ahora bien. Una vez establecido esto, corresponde decir: a los padres, ¿quién los educa? Porque cada vez más, se acercan adultos, parejas, que reclaman saber sobre la vida sexual. No sólo para enseñar adecuadamente a los hijos o nietos. También para poder disolver los malos entendidos o ignorancias absolutas de su propia educación infanto-juvenil. Para poder así incrementar su satisfacción sexual, plagada de mitos, de relaciones sexuales frustradas, de insatisfacción erótica cotidiana, de ausencia de sexualidad, corrida y borrada por la predominancia del sexo. Una notoria ausencia de la comunicación tierna, ocupada prepotentemente por la genitalidad. Un uso indiscriminado de la pornografía con intereses comerciales evidentes, en perjuicio de las enseñanzas que privilegien las emociones, los gustos personales de la sexualidad. Que privilegie el encuentro gozoso con el otro humano y no con la máquina de imágenes portadora de la «anorexia de la piel».

 

 

 

DZ/LR

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario