Tiempo en Capital Federal

13° Max 6° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 57%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Sábado 31 de Julio
    Cubierto  13°
  • Domingo 1 de Agosto
    Despejado  13°
  • Lunes 2 de Agosto
    Despejado  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: la ilusión de la cura definitiva

Una pastilla no resuelve un problema: hay que pensar en mejorías a largo plazo.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

El término curar tiene raíces biológicas. La usan con mucha frecuencia los profesionales de la medicina, y bastante menos, los profesionales de la psicología. Poco, pero la usan.

Los pacientes que sufren de problemas diversos y se atreven a consultar a profesionales casi siempre preguntan: ¿esto que me ocurre se cura? En el imaginario popular «cura» quiere decir desaparición y, además, para siempre. La gente sufre, evidentemente, de una serie variable de síntomas, que desea fervientemente eliminar con rapidez y sin sufrir. Y, además, tener la certeza de que no aparezca nunca más. Un efecto «vacuna» con total inmunización garantizada.

Parece una obviedad, pero hay que mencionarla. Nada de eso se cumple; ni en la medicina, ni en la psicología. Somos seres humanos, atravesados por infinitas y variables circunstancias de todo tipo. De tal manera, nada es fijo e inmutable, sino todo lo contrario: la variabilidad es la constante, lo inesperado lo habitual, y las mejorías, así como las agravaciones, se presentan cíclicamente a diferentes edades y circunstancias.

No existe tratamiento que posea el «efecto vacuna». Apenas existen tratamientos que «mejoran» tal o cual síntoma. Un ejemplo común: alguien sufre de cólicos renales. Periódicamente, el dolor es insoportable. Operado quirúrgicamente, en semanas es dado de alta y ya no tiene dolor ni cólico alguno. Pero ahora, le falta la vesícula biliar y, por lo tanto, tiene síntomas digestivos dependientes de esa falta. Del dolor inicial está «curado», pero aparece un nuevo trastorno que exige medidas dietéticas y fármacos apropiados.

Los síntomas de problemas sexuales requieren investigaciones clínicas evidentes, existiendo hoy medidas a nivel de consejos y fármacos que mejoran la situación en poco tiempo. Pero, siguiendo la premisa general, nadie se «cura» por tomar uno o dos comprimidos; y todos, profesionales incluidos, deberán esperar que esta «cura» sea provisoria, de duración variable. Simplemente porque somos seres humanos.

Así, hoy, siglo XXI, es relativamente fácil, en pocas semanas, solucionar el problema de la falta de erección a cualquier edad. Sin embargo, revertir ese síntoma, no significa mejorar todo el trastorno psicológico que conlleva el problema: ansiedad ante cada relación sexual, el «temor a fallar» y las posibles inseguridades por tomar comprimidos durante meses. Todos los problemas sexuales, de hombres y mujeres, tienen este mismo estructural problema. Y, por supuesto, no significa estar «curado» en una semana, por haber consumido un comprimido «salvador». Los problemas sexuales engloban toda la sexualidad humana y no apenas un síntoma.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario