Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Viernes 14 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Sábado 15 de Mayo
    Muy nuboso12°   17°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: eyaculación precoz

Los errores más frecuentes en que incurren los eyaculadores precoces.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Hay un criterio machista que nos enseñó que el «varón bien plantado» es aquel que, en cualquier circunstancia, pe­netra rápidamente a su compañera y tam­bién muy rápido termina su labor.

Lamentablemente avalados por algunos médicos, muchos recurren a diversos reme­dios caseros contra la eyaculación precoz, tales como:
– Colocarse pomadas anestésicas o preser­vativos.
– Pensar en los negocios o en películas de terror.
– Realizar cálculos matemáticos.
– Decir el abecedario al revés.
– Recordar un partido de fútbol.
– Mirar televisión mientras hacen el amor.
– Pedirle a su pareja que no le toque los ge­nitales.

Un paciente mío refería dramática­mente que, para no «irse rápido», pensa­ba en que lo corrían unos perros por un cementerio; otro recordaba al padre falle­cido. La ecuación errónea es: más antie­rótica es la imagen, mayor será el tiem­po coital.

La realidad nos dice que es al revés: to­dos estos recursos sólo consiguen hacerlo terminar más rápido, ya que a mayor desconexión de la corteza cerebral los reflejos se dan, por vía subcortical, de una mane­ra acelerada. En otras palabras: pensar en otra cosa lo único que logra es disminuir el control cortical sobre el reflejo y, en conse­cuencia, se da más rápido.

Como ya apuntara, una vez que se des­cargó el orgasmo, nada lo puede detener, porque los músculos comprometidos en la eyaculación comienzan a moverse de un modo espasmódico sin que se pueda ejer­cer ningún tipo de freno sobre ellos.

Algunos se colocan cremas anestési­cas o penetran a sus parejas cubriéndose el pene con dos profilácticos con intención de reducir la sensibilidad, pero pretender aislar la zona con látex no resuelve el proble­ma. Las pomadas también se desaconsejan porque anestesiar, incluso la vagina de la mujer, atenta contra el placer y la percep­ción del momento previo al orgasmo.

La confusión parte de relacionar al problema con la hipersensibilidad: el eyaculador precoz no siente más que otros. Por el contrario, le cuesta per­cibir sus sensaciones pre­orgásmicas. Suelen ser individuos particularmen­te ansiosos, a veces más conectados con el de­ber que con el placer. Son personas poco dadas al ocio, con su vida agendada y, por ende, siempre apuradas. Y esto también lo trasladan a la cama.

Otro pésimo recurso es masturbarse an­tes del acto sexual: apunta a controlar mejor el segundo orgasmo a expensas de aumentar el tiempo de espera entre una eyaculación y la siguiente. Pero el problema básico del eya­culador precoz subsiste: él no puede contro­lar voluntariamente cuándo hacerlo, aunque dure un poco más. Además, pasados los 40 años, ya no será tan fácil obtener una nueva erección, lo cual traerá más frustración.

DZ/km

 

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario