Tiempo en Capital Federal

23° Max 22° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 88%
Viento: Nordeste 32km/h
  • Miércoles 19 de Enero
    Cubierto con lluvias22°   26°
  • Jueves 20 de Enero
    Parcialmente nuboso23°   29°
  • Viernes 21 de Enero
    Cubierto con lluvias24°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 18/01/2022 19:39:07
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo urbano: El mito del afrodisíaco. Por J. C. Kusnetzoff

No está comprobado que los alimentos tengan efectos sexuales.

Por j-c-kusnetzoff
Email This Page

Se llama afrodisíaco a todo lo que tiene la propiedad de aumentar la excitación sexual. Hay sustancias a las que se les atribuye esta propiedad de exacerbar el deseo sexual (comidas, condimentos, perfumes…). En general, es la fama, no otra cosa, ya que es difícil probar alguna acción excitatoria de estos elementos.
A lo largo de la historia, el ser humano ha buscado el afrodisíaco infalible. La búsqueda afanosa no ha tenido ningún éxito; no existe sustancia conocida que funcione bien como afrodisíaco.
Es de conocimiento popular que las ostras (en general los bivalvos) funcionan estimulando el deseo sexual. La idea es que los alimentos que se parecen o asemejan a órganos sexuales tienen propiedades afrodisíacas. Por ejemplo: bananas o espárragos. En otros tiempos, se cotizaba muy bien en el mercado internacional la raspadura de cuerno de rinoceronte. Otros alimentos que se piensa que tienen propiedades afrodisíacas pueden ser el caviar, las trufas, las nueces, los maníes o las almejas.
El alcohol también tiene fama de afrodisíaco. Beber pequeñas cantidades, en algunas personas, actúa como desinhibitorio de retracciones y timideces. Sin embargo, aumenta el deseo pero inhibe el desempeño. Parecidos efectos produce el consumo de la marihuana.
La creencia juega un papel decisivo en la mayoría de los casos. Por ejemplo, si la persona atribuye propiedades de aumentar el deseo sexual a la aspirina (ácido acetilsalicílico), por ejemplo, por efecto de la sugestión, tendrá un ligero aumento del deseo sexual. El interés de la industria farmacéutica ha sido siempre muy destacado. Con intervalos variables, aparecen píldoras, jarabes, polvos o cremas de ginseng, avena sativa, damiana, yohimbina, cayena, arginina y tantos más. Algunas compañías venden estos brebajes que afirman fortificar el desempeño sexual o el vigor sexual. No hay certificaciones ciertas sobre estas u otras sustancias.

Los olores son otro cantar
El mundo de los perfumes siempre ha sido asociado con la acción afrodisíaca. Es cierto que el olfato es un sentido fundamental para la seducción, y existen centros cerebrales de una cierta memoria «especializada» que los perfumistas conocen bien, ocupándose de estimular. Hay diversas categorías de perfumes usados por las mujeres: florales, frutales, cítricos, especiados.  El poeta Rilke, señaló, alguna vez, que no se puede señalar un olor con el dedo. Los aromas, los olores existen, y hay un órgano, poco estudiado y poco conocido, el órgano vomeronasal, encargado de ser sensible a las feromonas. Este órgano, envía señales al cerebro, que controlan comportamientos instintivos y niveles hormonales.
Estos olores, totalmente no percibidos por la corteza cerebral, contribuyen a elegir pareja. Una mujer o un hombre «huele» al otro.

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario