Tiempo en Capital Federal

26° Max 20° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Nordeste 24km/h
  • Viernes 27 de Noviembre
    Despejado18°   28°
  • Sábado 28 de Noviembre
    Cubierto con lluvias22°   28°
  • Domingo 29 de Noviembre
    Parcialmente nuboso21°   28°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo para vivir, sexo para ser feliz

Vera Killer asegura que el sexo es como respirar, mientras el dr K. dice que es un instinto, pero no vital.

Por Vera Killer
Email This Page
Vera Killer 2

Vivir sin sexo es absurdo. Hay gente que elige practicar la abstinencia por períodos prolongados o incluso para siempre. Si lo analizo un poco me vuelvo loca. No voy a hablar de eso, me da escalofríos. El celibato me parece una aberración a la naturaleza.

La falta total de coito es otra cosa, porque eso no implicaría abstenerse del sexo. Se puede hacer mucho sin llegar a la penetración y cuando es un juego bien organizado puede ser muy interesante. Uno de los mejores orgasmos de mi vida, de hecho, lo tuve así. Casi sin contacto. Ajá. Así como leen.

Al chico en cuestión le solía decir Milagros. No sólo porque lograba prodigios como el que estoy por relatarles, también por su costado místico. Era como un mix delicioso entre tantra y perversión. Ay, de sólo recordar cómo nos provocábamos mientras deteníamos las urgencias se me aflojan los huesos.

El chiste era una especie de competencia en la que perdía el primero en acabar. Una paradoja hermosa. El caso es que él venía ganando, yo hacía todo lo posible por resistir pero muy pocas veces aguanté más. Un día me dijo que la contienda le estaba resultando demasiado fácil y me hice la cocorita. Nos revolcamos y perdí antes de que me termine de sacar la ropa. Entonces se agrandó y me apostó que era capaz de obtener el triunfo absoluto incluso sin tocarme.

Acepté el reto. Probamos. Oh.  Fue con una pluma primero y después directamente con la cosquilla fantasma que generaba la energía de su mano cuando la detenía a un centímetro de mí. Pude sentir el calor en las entrañas, en mi bajo vientre y la explosión final, que fue diferente a todas las demás. Como un volcán. Un beso, Milagros, donde quiera que estés.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario