Tiempo en Capital Federal

17° Max 11° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 65%
Viento: Noroeste 10km/h
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   16°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   18°
  • Lunes 17 de Mayo
    Cubierto11°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sexo: Algunos mitos y falacias

Como descartar ciertos prejuicios anclados en el imaginario popular.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Frente a la ignorancia y al miedo de cualquier origen aparecen los mitos –en este caso sexuales– como una forma defensiva de “luchar” contra aquéllos.

Los mitos son creados popularmente para poner en palabras lo que no puede explicar­se. Forman parte de las etapas precientíficas de la humanidad. Pero, sin embargo, persis­ten e insisten.

Los errores contenidos en muchos mi­tos engendran malentendidos y falacias de toda índole, así como actitudes ilógicas que se filtran en todas las edades, niveles edu­cativos y socioeconómicos.

A pesar de que hoy se dispone de mejor información en materia de sexo, conviene no engañarse: diluidos muchos mitos son sustituidos por otros.

Un mito es una idea o un conjunto de ideas muy cargadas de emotividad, transmitidas fundamentalmente de ma­nera oral y sostenidas de generación en generación, que tienen pretensión de ser verdades.

 

Mitos de la Fisiología y el funcionamiento sexual
Éstos son algunos prejuicios bastante arraigados:

Las poluciones nocturnas indican un trastorno sexual. El desarrollo de la actividad sexual al­canza su punto máximo generalmente en­tre los 16 a 22 años. Los conductos eyaculatorios de líquido seminal los hacen llegar “al borde”. Esos líquidos, prontos para des­bordar, suelen hacerlo en horas nocturnas, cuando la corteza cerebral “duerme” y se li­beran los centros inferiores. Así se produce la polución nocturna. Aún no está suficien­temente demostrado que a cada polución le corresponda un sueño erótico. Las polu­ciones son mucho más frecuentes cuando hay una abstinencia prolongada y no tie­nen nada que ver con la actividad mastur­batoria.

Las mujeres no experimentan orgas­mos nocturnos. Las mujeres tienen sueños eróticos y, en un porcentaje altamente significativo, orgasmos nocturnos. Ocurre sobre todo al­rededor de los cuarenta años.

Las mujeres eyaculan al igual que los hombres.
Se acepta, en general, que las mujeres no eyaculan. Sin embargo, se constata es­porádicamente que hay mujeres que, llega­das al clímax orgásmico, emiten con fuerza un líquido al que, de manera un poco exa­gerada, se llama eyaculación femenina. Los genitales femeninos tienen un origen em­brionario común con los masculinos. Y ana­tómicamente poseen pequeñas glándulas a los costados de la uretra, denominadas glándulas de Skene, a las que se conside­ra una “próstata femenina”. Estas “eyacu­laciones” de las mujeres carecen de esper­matozoides y pueden presentarse cuando se acaricia y presiona el área denominada punto G, sobre el techo de la entrada del conducto vaginal.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario