Tiempo en Capital Federal

24° Max 16° Min
Muy nuboso
Muy nuboso

Humedad: 46%
Viento: Sureste 32km/h
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado17°   23°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Despejado18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Seducidos y abandonados

Por Rocío Sánchez Andía, legisladora CC-ARI.

Email This Page

Creo que el macrismo avanza sobre el Estado con políticas de pri­vatización en muchas de sus áreas de gobierno y la cultura no ha sido la excepción. 

En 2006 se sancionó la ley de Mecenazgo impulsada por el PRO que promovía la participación de empresas privadas en proyectos cul­turales, teniendo al Estado como mero intermediario.

Desde la Coalición Cívica ARI fuimos críticos de esta idea desde un primer momento, ya que consideramos que el Gobierno de la Ciudad debe destinar presupuesto para políticas culturales que fomenten el tra­bajo de artistas noveles dado que esta producción no debe estar teñida de los intereses particulares a los que responden las empresas privadas.

No obstante eso, una vez sancionada esta ley muchos artistas de diver­sas disciplinas se entusias­maron con la posibilidad de materializar sus proyec­tos “aunque sea” a través del financiamiento privado mediado por el Estado, porque son testigos del constante vaciamiento de los programas destinados a estimular la actividad cultu­ral. Solo los artistas saben lo que cuesta concretar sus obras, hacer contacto con el público y en el mejor de los casos conseguir cierta visibilidad. En ese escena­rio, la esperanza generada por el Gobierno de Mauri­cio Macri rápidamente se convirtió en decepción debido a la falta de un masivo interés por par­te de empresas en el mecenazgo de actividades culturales. Creemos que este fracaso responde a varios motivos, pudiendo señalar algunos como por ejemplo los requisitos burocráticos que generan desconfian­za en los posibles mecenas, los incentivos que se consideran insuficien­tes o la falta de difusión de este programa.

Viendo los resultados, estamos convencidos de que el verdadero interés del macrismo con esta ley es simplemente contar con una herra­mienta para abrirle la puerta a ciertas empresas que se harán cargo de las actividades que este Gobierno no esta interesado en financiar.

La mayoría de los beneficiarios que figuran en el registro de me­cenas son las fundaciones y asociaciones civiles vinculadas a institucio­nes públicas del Ministerio de Cultura o empresas de servicios públicos que lavan su imagen con estas acciones. Con la ley de mecenazgo se imprimen los catálogos del Museo de Arte Moderno, se instalan pan­tallas de video en la plaza del Teatro Colón, se arregla la fachada de la Alianza Francesa y se financian las muestras de Fundación Telefónica. El caso más resonante es el de la Usina del Arte que sin presupuesto para contenidos rellena su ciclo de actividades a través de la fundación del Banco Itaú.

La ley de mecenazgo hoy es un nuevo vacío en la política cultural del Gobierno de la Ciudad, y es por eso que seguimos sosteniendo que la promoción de las actividades artísticas deben estar solventadas por los fondos genuinos con los que cuenta la administración pública, por­que de esta manera también se garantizar una programación cultural diversa e inclusiva.

Desde la óptica de los artistas independientes y de las agrupacio­nes barriales podríamos decir que la ley es otro obstáculo más en una carrera hacia ninguna parte.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario