Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Sur 27km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Nubes dispersas16°   26°
  • Martes 30 de Noviembre
    Despejado16°   25°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 09:26:16
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Secretos compartidos en la pareja

¿Qué puede pasar cuando se decide develar las fantasías sexuales? ¿Cómo encarar el tema y hasta dónde contar?

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
sexourbano

Pregunta frecuente que recibo en mi consultorio: tengo fantasías eróticas, ¿las debo compartir con mi pareja? La palabra clave de la posible respuesta es cautela. Hay que tener mucha cautela y prudencia para encarar este tema.

A algunos hombres o mujeres no les importa escuchar las fantasías de sus compañeros o compañeras. No les produce ningún tipo de reacción significativa. Sin embargo, también están los que llegan hasta excitarse eróticamente al escuchar los relatos sexuales de su pareja.
En cambio otras personas tienen una reacción muy diferente, directamente se “mueren” de celos.

Suelo decirles a quienes me consultan por este tema: “En el caso de considerar imprescindible contar sus fantasías, sea cauteloso, sea muy prudente; mida y tantee qué decir, cuánto decir y en qué momento es posible hacerlo”.

La regla general para quienes decidan dar el paso de contar sus fantasías sexuales es: “Use el sentido común, trate de ser empático y anticiparse a los posibles arranques de rabia y celos” que puede tener la pareja.

Más recomendaciones que suelo dar: “No juzgue. No crea que se encuentra frente a un encuestador o a un torturador serial”.

Otra: “Trate de ser divertido y no darle una importancia extrema al problema sucedido hace diez años”.

Un inevitable consejo: si se decidió a relatar, ya sea parcial o totalmente, sus fantasías, esté preparado para escuchar las fantasías del compañero o compañera. Es muy posible que su pareja sienta que al escuchar sus fantasías se encuentre ante un clima propicio para develar sus propios pensamientos sexuales. Esté preparado para tolerar esa situación.

Si cree que la pareja puede entrar en un “delirio de celos”, mejor no arriesgarse a abrir la caja de Pandora.

Este concepto, el de la caja de Pandora, en la mitología griega, era un recipiente al que tradiciones más modernas han llamado “caja”, aunque probablemente se tratase de una ánfora o una jarra. Según el mito, este recipiente contenía los males que aquejaban a la humanidad.

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.