Tiempo en Capital Federal

15° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 43%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Lunes 23 de Septiembre
    Cubierto11°   17°
  • Martes 24 de Septiembre
    Despejado13°   19°
  • Miércoles 25 de Septiembre
    Despejado14°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Se duplicaron los casos de síndrome urémico hemolítico en la Ciudad

La bacteria está en los alimentos y en el agua. La prevención más importante es la higiene.

Email This Page
feria_verduras

Las autoridades sanitarias de la ciudad confirmaron que aumentaron los casos de síndrome urémico hemolítico (SUH). La enfermedad suele ser causada por estar presente en los alimentos y en el agua, y se produce por una bacteria productora de una toxina.

En este sentido, los especialistas aconsejaron tomar «medidas» para prevenir posibles brotes. A su vez, explicaron que el SUH es una complicación grave de la infección que provocan ciertas cepas de la Escherichia coli que afecta principalmente a chicos menores de cinco años.

Según las cifras del sistema nacional de vigilancia epidemiológica, la cantidad de casos de SUH se duplicó en la Capital. Aunque los informes semanales del Ministerio de Salud porteño, la diferencia interanual es menor: siete casos.

El gerente de certificaciones agroalimentarias de IRAM, ingeniero Enrique Kurincic, destacó que desde el organismo certifican «las Buenas Prácticas de Manufactura, que son las condiciones operacionales mínimas que se deben aplicar en la elaboración de alimentos inocuos».

Kurincic destacó que «la capacitación, concientización, entrenamiento e higiene del personal son algunas de claves a considerar»

El especialista señaló que «el proceso de inocuidad alimentaria, que se examina mediante las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), contempla todas las tareas que hay que tener en cuenta para evitar que el alimento que la persona va a consumir esté contaminado».

«Esto involucra desde el origen de la materia prima, es decir, de la evaluación de los proveedores o la materia prima recibida, su almacenamiento, y el proceso de producción o elaboración. En este último caso puede ser con bajo nivel de manipulación (alto grado de mecanización), o con alto nivel de manipulación, como puede suceder en los servicios de alimentos (restaurantes, catering, etc.)», añadió.

Kurincic remarcó que «en todos los casos, la higiene es fundamental (ya sea en maquinaria, implemento, instalaciones, etc.), y en aquellos con gran manipulación se suma como factor clave el correcto aseo del personal», ya que «de nada sirve cuidar todos los otros aspectos si la persona que está en contacto con la comida no se lavó las manos adecuadamente y provoca la contaminación».

El ingeniero comentó que «como siguiente instancia, hay que supervisar el proceso que tiene que ver con la llegada de ese alimento al consumidor» y agregó que «si se trata de productos envasados, se debe controlar que los envases o el material de embalaje no le transfieran ningún contaminante».

Asimismo, afirmó que «para aquellos que se transportan sin envasar o en materiales que no impiden totalmente el contacto con el exterior (pan, facturas, frutas y hortalizas, etc.), es crucial el control de las condiciones higiénicas del transporte. Hay muchos ejemplos de contaminaciones por esta causa».

«En IRAM realizamos auditorías de todos estos procesos, como herramienta de control de los mismos, determinando la periodicidad de visitas según el programa y el riesgo, pudiendo ser en forma semestral o cuatrimestral, ajustándose según performance, es decir, si se encuentran desvíos que atentan contra la inocuidad se aumenta la frecuencia (control) hasta que pueda corregirse», comentó Kurincic.

Fuente: Filo News

Fuente Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario