Tiempo en Capital Federal

8° Max 4° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 58%
Viento: Sureste 20km/h
  • Martes 20 de Agosto
    Muy nuboso  10°
  • Miércoles 21 de Agosto
    Cubierto  10°
  • Jueves 22 de Agosto
    Parcialmente nuboso  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

«Se condena a Buenos Aires a ser una aldea»

Opinan que el nuevo Código es amigable con los vecinos pero poco conversado con las constructoras. Será una ciudad homogénea y chata, vaticinan.

Por Redacción Z
Email This Page
3659905-boedo390.jpg
La limitación de construcción en altura es la principal objeción que arquitectos y desarrolladores inmobiliarios plantean ante las reformas del Código Urbanístico y de Edificación que el Gobierno de la Ciudad autónoma presentará ante la Legislatura.
«Me opongo a la limitación de alturas, todo lo demás está bien», dijo a Télam el arquitecto y desarrollador inmobiliario Damián Tabakman.
«Como arquitecto, tengo una opinión personal. No quiero una ciudad homogénea, chata, de alturas parecidas al resto. No me gusta. Quiero una ciudad heterogénea, amplia de criterio», expresó Tabakman.
Señaló que «desde el punto de vista estético, ciudades como Manhattan o Londres, con sus alturas, son más deseables que París y Madrid, que tienen una arquitectura más limitada, pareja y chata».
Consideró que el ADN, la esencia de Buenos Aires «se orienta más a parecerse a Manhattan que a París».
«Como desarrollador, tengo una opinión más neutra y sólo pido que haya normas claras para construir», expresó.
Indicó que en la construcción en altura se paga más por metro cuadrado. Ejemplificó que «un piso 32 en una torre es más caro que un tercer piso contrafrente».
Advirtió que no obstante, el Estado «está consolidando la posibilidad de que se hagan torres en terrenos fiscales como Puerto Madero, terrenos ferroviarios y el Tiro Federal».
Ayer el Gobierno de la Ciudad presentó la modificación de los códigos urbanístico y de edificación que prevén que la altura máxima de los edificios sea de 12 pisos, que las oficinas se puedan construir cerca de las viviendas, que se dinamicen los barrios para que los vecinos viajen menos hasta el trabajo y que se eliminen alturas desproporcionadas entre los inmuebles.
Consultado sobre estas iniciativas, el arquitecto José Rozados, director del sitio Reporte Inmobiliario, dijo a Télam que «estoy en desacuerdo a cómo se fijan las alturas máximas, ya que se determinan en función a lo preexistente en el barrio, dando por sentado que está bien».
«Ante una misma realidad física se adoptan tratamientos diferentes, se consolida lo que está. Quizá falta promover que se construya en lados en los que no llegó el desarrollo como los barrios de Barracas, Parque Patricios, Boedo, Mataderos o Parque Chacabuco», ejemplificó.
Dijo que «todas las grandes ciudades tienden a la densidad, a que haya más gente en la misma superficie, y que haya mixtura, usos mezclados, en una misma zona, que haya residencias y comercios en los barrios», explicó.
«No comparto la idea que el 70% de la ciudad de Buenos Aires tenga edificios de menos de cinco pisos de altura. Los cinco pisos deberían ser una altura mínima, para hacer a la ciudad más sustentable y evite el traslado de sus habitantes de una zona a otra».
«Fijar una altura de 60 metros como máximo, de 20 pisos, es chato. No digo que se deban construir torres, pero limitar las alturas es condenar a Buenos Aires a que sea una aldea. Con este código se está legislando para los próximos 30 años», explicó.
Respecto de la incorporación de nuevas técnicas constructivas, dijo que «me parece perfecto, que el código sea bastante abierto en ese tema para incorporar las nuevas tecnologías y velocidad constructiva con una calidad adecuada».
En tanto, el desarrollador inmobiliario Gustavo Ortolá, dijo que «limitar las alturas máximas es una limitación al crecimiento de la ciudad. Es una interpretación muy discrecional. No participamos en esa idea. Buenos Aires se convertirá en una ciudad más chata. El Gobierno de la Ciudad siempre defendió el desarrollo y la vivienda, pero esto restringirá el desarrollo», opinó.
«Es un código amigable con los vecinos, pero poco consultado a los desarrolladores», expresó. «Queremos una ciudad cosmopolita, heterogénea», enfatizó.
No obstante apoyó la alternativa que se pueda construir más alto en esquinas o entre medianeras para así tapar los «vacíos» que a veces se dan en los barrios.
Por su parte, el titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, indicó que están «en una etapa de toma de conocimiento. Aún no tomamos una opinión definitiva» respecto al tema de la modificación de códigos.
Fuente Télam
Email This Page
Los comentarios están cerrados.