Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 92%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado14°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Scioli: despacio pero seguro

El candidato del Frente para la Victoria comenzó a despegar en las encuestas. El caso Niembro y la debacle de la campaña de Mauricio Macri. El proyecto de ley para regular los debates presidenciales.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
scioli

Caramba, de nuevo las cosas parecen moverse en un sentido de normalidad relativa y encarrilamientos previsibles. No han caído las instituciones, como en ciertos deportes, por muerte súbita. Tucumán tiene un gobernador objetable pero legítimo. El Frente para la Victoria volvió a derrotar a un combinado Resto del Mundo en el Chaco y ganó además la ciudad de Resistencia. Se desmaya por un rato la ofensiva de instalación de un fraude en las presidenciales. Las encuestas al fin se mueven y lo hacen favoreciendo la candidatura de Daniel Scioli. A Mauricio Macri parece haberle crecido la vieja papa en la boca no sólo por el caso Niembro sino por la inutilidad de su discurso y su armado en términos de campaña. Scioli avanza, de a poquito y se distancia, también de a poquito. Sergio Massa le roba algún puntito al líder paralizado del PRO. Algunos medios prefieren mandar estas noticias a segundo plano y usan la visita del Papa a Cuba y Estados Unidos –que tiene su miga molesta para los sectores conservadores– como desentendiéndose por unos días de lo que pase en la Argentina.

Sorpresa para unos cuantos, incluyendo al que escribe. Semanas atrás (y desde hace tiempo), este columnista era de los muchos que gastaba a Scioli por la liviandad marketinera de su discurso (el viejo “con fe, con esperanza, con optimismo” que fue mutando a otra cosa). Hablábamos también de una cierta perplejidad porque Scioli parecía kirchnerizar su discurso siendo que el voto a disputar no era el kirchnerista sino el movible o “independiente”. Interpretábamos esa conducta en términos de que el gobernador necesitaba ganar la confianza de Cristina y la mesa chica presidencial.

Pues bien, hay una suerte de Scioli reloaded desde hace un tiempo. Más moderado obviamente que el kirchnerismo promedio o duro, con funcionarios cuestionables a su lado como los relacionados con las políticas de seguridad. Pero un Scioli más consistente, que sabe ocupar su propio espacio, que elige el valor de la “previsibilidad” y la continuación/mejora del “modelo” para oponerla al aventurerismo vacío de los opositores, que habla de desarrollo, producción, innovación y que se aúpa para legitimarse en los dichos progres del Papa. No está mal ese camino que elige, lo pinta más sólido que a sus contrincantes, que no pueden nunca ofrecer un proyecto de país y se entrampan en la chicana diaria y las promesas vacías.

Una movida interesante, en plena campaña, es la que acaba de anunciar el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, que acaba de decir que se enviará un proyecto de ley para regular los debates presidenciales, para que no queden presos de la lógica manipuladora de los multimedios. Dicho en sus palabras: para que “no seamos sujetos a algún canal o grupo mediático que quiera robarse el monopolio del debate”.

Es lo que hay
En el kirchnerismo, La Cámpora incluida, desde hace meses se asume y fogonea la candidatura de Scioli como la única opción que pudo construirse. Una especie de candidato gris de transición en dirección a un regreso más “kirchnerista”, apuesta que por supuesto sólo será verificable con el tiempo, aun cuando la Presidenta deje el poder con índices de popularidad más que respetables (tan respetables que los ataques contra el gobierno desde hace semanas se dirigen más a figuras de segunda línea o a episodios menores que a la figura presidencial).

Hay quienes dicen en el kirchnerismo que Scioli es el Tabaré Vázquez –hombre más bien tibio– que sucedió al Pepe Mujica en Uruguay (y no es que el Pepe, amén de su simpatía y el personaje que construyó con alevosía, haya sido como presidente el viejo tupamaro de 40 años atrás). Sólo desde el Movimiento Evita se ensayan discretos gestos de muy leve distanciamiento –por supuesto avalando su candidatura–, pero se trata de movidas que no afectan ni al grueso del kirchnerismo ni al conjunto de la sociedad.

Lo que se preveía que iba a suceder parece estar sucediendo: votarán a Scioli, amén de los movibles, aquellos que no votaron o impugnaron, los kirchneristas paladar negro, peronistas o no de linajes variados.

Gaste nomás, Mauricio
En las lejanas épocas en que Macri iniciaba sus primeros combates para ser jefe de Gobierno acudía al sambenito del “derroche ocioso en publicidad” de la administración de Aníbal Ibarra. Eran tan potentes sus promesas que anunciaba el cierre de Ciudad Abierta, la señal televisiva que depende del Estado porteño, como asunto extraordinario. No sólo que no concretó ese anuncio –tampoco se peleó con los sindicatos porteños ni los ñoquis, como amenazó cuando asumió– sino que multiplicó a lo pavo los gastos en propaganda oficial.

Una organización no sospechada de kirchnerismo, la Asociación Argentina de Presupuesto (Asap), informó que entre enero y junio pasados el gasto en esa materia subió un 245,2% en relación con el mismo semestre del año pasado. Ese incremento equivale a cuatro veces y media de lo que se dedica a promoción de empleo; seis veces más que lo invertido en acción social; siete veces y media más que lo que se invierte en salud. El gobierno cortó gastos en políticas sociales o de vivienda en 183,4 millones de pesos pero dedicó una cifra casi idéntica a la publicidad. Es el que promete llegar en cuatro años a la pobreza cero.

Es su liviandad como político y la crisis del intento de Jaime Durán Barba para presentar al PRO como fuerza política nueva y amable lo que explica el retroceso de Macri en las encuestas. Como se ha repetido muchas veces en esta columna, nada está dicho en relación con los resultados de las presidenciales. Pero pinta que Macri la tiene muy difícil.

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista, escritor, autor de Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso.