Tiempo en Capital Federal

32° Max 25° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 58%
Viento: Este 29km/h
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado25°   34°
  • Martes 26 de Enero
    Cubierto con lluvias25°   34°
  • Miércoles 27 de Enero
    Cubierto25°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sánchez Andía: ‘Macri decidió no hacer nada en materia de vivienda’

La legisladora de la Coalición Cívica habla de la ausencia de políticas habitacionales en la Ciudad.

Por Karin Miller
Email This Page

Rocía Sánchez Andía habla de vivienda con pasión. Es su especialidad. Pero se frustra ante lo que considera un abandono de las políticas habitacionales por parte del Gobierno de la Ciudad. Y confiesa que las sesiones de la Legislatura son a veces «bochornosas».

Vivienda es una de las áreas en donde más se subejecuta presupuesto, ¿a qué responde esto?
Muchas áreas sociales en la Ciudad se subejecutan, lo que hemos hecho nosotros es sistematizar la información. Tal vez en el área de Salud no se evidencia tanto en números pero por ejemplo este verano tuvimos dos incidentes en hospitales generales. Lo que está pasando en el Borda es otra muestra. Macri ha venido vaciando tanto en funciones como en presupuesto el área de vivienda. Hay que tener siempre esas dos miradas, si ves solamente el número no alcanza. También es importante observar cómo se aplica esa política, ¿hay nuevos programas?, ¿apuntan a las poblaciones que están más en riesgo? No, no hay. ¿Hay programas para que la clase media acceda a una vivienda propia? No. Ahí ves el abandono.

Con respecto a los programas para la clase media, ¿Qué opina del Plan Primera Casa?
El nuevo presidente del IVC habló un poco de esto, no lo apuntaba a la clase media, supuestamente era para personas que tenían problemas de emergencia habitacional y hoy la información que tenemos es que para acceder la familia tiene que tener un ingreso mínimo de alrededor de cinco mil pesos, obviamente en blanco. Prometió documentación que no dio, pero nos gustaría verla. Es importante entender la dimensión del problema. Hay medio millón de personas en emergencia habitacional en la Ciudad, que tiene una vivienda precaria o su situación habitacional es precaria.

¿Qué se considera precario?
Gente que vive en la calle es el extremo, pero también asentamientos, villas, casas tomadas, familias que viven en hoteles, en cuartos con niveles de vulnerabilidad muy altos. También la emergencia edilicia que viven algunos grandes complejos habitacionales, como Piedrabuena, Soldati. Se caen a pedazos las escaleras, no funcionan desde hace 10 años los ascensores, hay problemas para la evacuación en caso de que pase algo. El concepto de vivienda digna ha caído en lo semántico, en una perogrullada política. Al hablar de un hábitat adecuado, es evidente que no se trata sólo de las cuatro paredes y el techo. En la villa aunque tengas cuatro paredes y un techo, salís de tu casa y caminás entre la basura, tus hijos no pueden ir al colegio cuando llueve, tu trabajo se pone en riesgo. Ninguna de las problemáticas ha sido atacada con una política concreta por Macri. Al revés, ha desfinanciado esas políticas, no destinándoles a principio de año el presupuesto que deberían tener y durante el año no gastándolo. Y cuando interviene la Justicia el gobierno niega o da migajas. Se negocia el subsidio habitacional, política de María Eugenia Vidal. Hemos estado en todos los desalojos que hubo en la Ciudad y lo que veíamos era una ministra negociando con personas que esa noche no sabían a dónde iban a poder dormir sus hijos.

¿Cómo están los paradores?
Hay algunos con convenios con las ONG y otros que funcionan directamente bajo la tutela y administración del Ministerio de Desarrollo Social. Estadísticas no hay, y las que hay son falsas. Carolina Stanley dijo a principios de este año que había en la Ciudad 876 personas en situación de calle, a simple vista podemos decir que esto no es así. La gente en los paradores administrados por el gobierno porteño no está contenida, hay situaciones de hacinamiento, violencia, no hay seguimiento de la persona para que pueda salir de la situación de emergencia y de calle. Cuando uno ve cómo se dirige el funcionario hacia el parador es casi como un depósito de gente para que de momento no esté en la calle y no se la vea. Cada vez hay más gente en la calle.

¿Cómo impactó el veto a la ley de emergencia habitacional?
La primera ley que declara la emergencia en la Ciudad es anterior al gobierno de Macri, al ver que la situación no se modificaba desde la Legislatura distintos diputados iban prorrogándola. La ley planteaba la creación de un fondo, que existió pero no se aplicó, de 50 millones de pesos destinados a profundizar políticas para la recuperación de personas en emergencia habitacional. Que hoy eso no esté vigente marca el mirar para otro lado de este gobierno, porque ni siquiera quiere hacerse cargo de lo que está pasando. Lo peor que le puede suceder a una gestión es no tener un diagnóstico preciso de los problemas. Hoy no hay una respuesta de ningún funcionario, no hay presupuesto ejecutado, se trabaja en la Legislatura y luego se vetan las leyes, y entonces el desamparo es mucho. Hay una clara decisión de Macri de no hacer nada en materia habitacional: no le interesa.

¿Hubo avances con la urbanización de villas?
Cuando yo entré en la Legislatura habíamos podido avanzar en algunos proyectos y algunas leyes habían sido sancionadas sin recibir el veto, por ejemplo la ley de la Villa 31. Terminó ese trabajo y no se pudo profundizar más porque no hubo voluntad política de hacerlo. La iniciativa parlamentaria está, los vecinos están presentes en las discusiones, hay una participación genuina, pero el Gobierno de la Ciudad se corre cuando su presencia se necesita para que eso se haga realidad. Hablar hoy de urbanización de villas es una expresión de deseo y una lucha de mucha gente, no una realidad.

Se planteó incluir la urbanización de la Villa Rodrigo Bueno en el proyecto Solares de Santa María, ¿qué opina?
Para la Coalición Cívica no tiene absolutamente nada que ver hablar de la integración urbana del barrio Rodrigo Bueno con el emprendimiento inmobiliario de la empresa IRSA. La Rodrigo Bueno no está asentada en terrenos de IRSA y un privado no tiene que hacerse cargo de garantizar el derecho a la vivienda de los vecinos, se tiene que hacer cargo el Estado. Hasta ahora no estaba en el proyecto de IRSA el tema de la situación de la Rodrigo Bueno. Al revés, era incómodo para la gente de IRSA que estuviese ese asentamiento ahí, y el Gobierno de la Ciudad, como buen interlocutor de esa empresa, así lo hacía saber. Hoy el PRO no está consiguiendo los 40 votos necesarios para que salga el proyecto, entonces cada vez va supuestamente dando más de lo que las distintas fuerzas plantean. El convenio está hecho para total beneficio de la empresa IRSA. Es un barrio cerrado, la Ciudad tendría la propiedad de sus calles dentro de 50 años.

La mayor parte de la construcción se concentra en los barrios más ricos de la ciudad, ¿qué política habría que impulsar para que se construya en el sur?
El punto es dónde está puesto el acento hoy. El Estado acompaña cómplice lo que fue un boom inmobiliario para que los departamentos sean un banco sólido del dinero de inversores, incentiva o no quiere regular esto porque ahí hay intereses que le chocan a Macri: sus mayores socios económicos son constructoras. La constante de hoy es la construcción de la vivienda de lujo, no la de la necesidad de un techo en una zona específica. Macri no tiene ninguna política para esto.

Hay un 23% de viviendas ociosas en la Ciudad.
Sí, y no hay ningún impuesto a eso. El sistema financiero está teniendo un gran cuestionamiento por parte de los inversores y la gente común también quiere tener su dinero seguro. El problema es que la vivienda ociosa no tiene ningún tipo de rédito para el Estado, un impuesto por ejemplo, modalidad que existe en otros países del mundo. Nosotros esto lo planteamos en la Ley Marco de Vivienda, que tengo entendido que empezaremos a discutir nuevamente en la Comisión.

¿Qué otros puntos tiene la ley?
Es una ley marco, no hablamos solamente del tema de la emergencia sino de lo que debe ser un direccionamiento de políticas habitacionales en los diferentes estamentos. Es una guía, que después tiene que ser reglamentada para tener programas específicos, eso ya es Ejecutivo. Por ejemplo, uno de los temas que planteamos es el de que exista un banco de inmuebles del Estado, que se sepa cuánto hay, pero ya no solamente del IVC. Lo que hoy tenemos es que el Estado está separado en varios organismos y que cada uno es propietario de distintos terrenos. Hoy ni siquiera sabemos cuál es el banco de tierras y propiedades del IVC, luego de muchos pedidos de informe. Es importante porque hoy una cooperativa que quiere hacer un edificio va al IVC, hace todos los papeles y tiene que salir al mercado a buscar un terreno porque el Instituto no le da eso.

¿Cómo ve a la Legislatura hoy?
No la veo activa ni con la posibilidad de generar debates interesantes. Las sesiones son un poco bochornosas, hay más chicana política que discusión. En la Legislatura nosotros seguimos trabajando, presentando proyectos. Además de que es nuestra función y nuestro trabajo, es nuestra forma de hacer política y nuestro deseo. Pero es muy difícil frente a un PRO que no te garantiza que el fin del debate, que es la sanción de una ley acordada, va a ser genuino. Es un poco difícil el juego limpio parlamentario, pero insistimos.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario