En el Museo Histórico Nacional, el prócer gesticula y habla con los visitantes desde un cuadro digital.

">

Tiempo en Capital Federal

29° Max 23° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sur 23km/h
  • Domingo 17 de Enero
    Despejado19°   28°
  • Lunes 18 de Enero
    Despejado20°   28°
  • Martes 19 de Enero
    Despejado22°   31°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

San Martín animado: Cuénteme su vida

En el Museo Histórico Nacional, el prócer gesticula y habla con los visitantes desde un cuadro digital.

Por Juan Manuel Bordon
Email This Page
san_martin_animado

Cuando se para frente a su última creación, colgada en un rincón del Museo Histórico Nacional, el hombre saca pecho. “Esto es único en el mundo. Vos no podés ir a Estados Unidos y charlar con Abraham Lincoln. Una de las cosas que más me emocionó fue ver al jefe de los Granaderos cuadrarse y que se le cayera una lágrima”, dice Roberto de Biase, dibujante, animador y cineasta. Habla del cuadro virtual de José de San Martín que él desarrolló y que se inauguró el 17 de agosto pasado.

Este retrato de San Martín no sólo gesticula y habla sobre sus recuerdos: también contesta o intenta contestar las preguntas del público. “Unas de las más comunes entre los chicos es preguntarle qué comían durante el cruce a Chile o si tiene Facebook”, dice De Biase.

El truco de magia que realizaron él y su equipo a pedido de Araceli Bellota, directora del Museo, tomó como punto de partida la única imagen fotográfica que se conserva del general del Ejército de Los Andes y ex gobernador de Mendoza. Se trata de un daguerrotipo para el que un San Martín canoso y arrugado posó en 1848, dos años antes de su muerte y por pedido de su hija Mercedes.

El primer paso fue ampliarlo (el original, que está en el museo, mide unos 10 centímetros de alto). Luego le pusieron los huesos y le dieron volumen, convirtiéndolo en una figura 3D. Finalmente, comenzaron a animar las distintas partes del cuerpo, desde el brazo que en el daguerrotipo oculta dentro del abrigo a las cejas, los ojos y el cuello, o los labios que mueve a medida que habla. 

“En el daguerrotipo sólo teníamos un perfil, así que uno de los desafíos era que al animarlo íbamos a ver más que eso. Aunque se dice que del otro lado de la cara tenía una cicatriz, nosotros tomamos como modelo varios bustos y esculturas y eso lo cruzamos con lo que se supone que son los movimientos de un anciano, tomándonos algunas licencias”, cuenta De Biase, quien ya había hecho un proyecto similar con Arturo Jauretche.

El cuadro digital de San Martín cuelga en un extremo del pasillo de entrada. El prócer parece dormir hasta que las visitas se acercan. Ahí abre los ojos, se despereza y comienza a moverse por obra y gracia de un titiritero que lo maneja desde otro cuarto con un joystick de videojuego. “Mercedes me ha traído este aparato. Es algo nuevo, se llama daguerrotipo o algo así, parece que es algo científico”, cuenta el General como para romper el hielo, antes de que empiecen las preguntas.

“¿Le gusta que lo retraten?”, pregunta un visitante. “No, hacerme retratos no me gusta. Lo veo como una cuestión de vanidad, aunque muchas veces me los hice por necesidades políticas, para dejar una imagen de nuestro paso durante las campañas”, cuenta San Martín, que tras contestar un par de preguntas más se disculpa, dice que se cansa al hablar y vuelve a dormirse.

La persona que le pone la voz en vivo a San Martín (y que gracias a un sistema de cámaras puede ver quién hace cada pregunta y cómo reacciona el público) se llama Diego Ruiz. Es empleado del museo desde 1993 y sus compañeros dicen que conoce a fondo la biografía del prócer.

“Los chicos preguntan mucho cuáles eran los mayores adelantos tecnológicos de su época y muchos adultos quieren saber sobre su relación con Rosas. No faltan los que le preguntan sobre temas de los que no puede hablar, como qué opina de Cristina Kirchner, ya que él está en 1848”, explica Ruiz, quien dice basar sus respuestas en la correspondencia personal del ex militar.

El San Martín virtual estará en el Museo hasta fin de año acompañando la muestra “San Martín de puño y letra”, que contextualiza las piezas sanmartinianas del museo con fragmentos de sus cartas, órdenes de batalla y otros documentos. “Una de las cosas que más orgullo me dio fue oír una conversación entre dos chicos de jardin de infantes. Uno le dijo al otro: ‘Viste, te dije que estaba vivo’”, cuenta De Biase, que espera llevar al San Martín interactivo por todo el país.

Museo Histórico Nacional. Defensa 1600. TE 4307-1182. Miércoles a sábados, de 14 a 18.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario