Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 83%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso14°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Sami Abadi en Caras y Caretas 2037

El violinista y multiinstrumentista de vanguardia encabeza este viernes una fecha especial, dedicada a la cruza de cuerdas y electrónica.

Por Pablo Diaz Marenghi
Email This Page
SamixValeMarchese (1) WEB

Sami Abadi fue, durante los ochentas, uno de los tantos adolescentes encandilados por el rock progresivo inglés. King Crimson le par­tía la cabeza y comenzó a pensar si el vio­lín, instrumento que estudiaba, le podría servir para emular esa música. Con el tiempo terminaría com­partiendo escenario con Daniel Melero, Babasóni­cos, Carca y Juana La Loca, entre muchos otros que lo convocaron por su peculiar forma de mixturar las cuerdas junto con los sonidos electrónicos.

Con una larga carrera solista, y también como realizador de música para cine, danza y teatro, sus ritmos polimorfos rompen con la estética del tradi­cional cancionero rioplatense. Para su solo set en el Festival Input, donde comparte fecha con La Korda y Aqualactica, promete “sonidos procesados”.

¿Cómo surgió la idea de hacer esta fecha?

Por un lado, porque tenemos afinidad con los músi­cos, pero también porque intervino Sideral Produc­ciones, que hizo realidad la idea. Es un festival a mi medida, porque se define como “de cuerdas proce­sadas” y ésa es la característica de mi sonido

¿Cómo decidiste dedicarte a la música?

Mi gran escuela musical fueron los discos, sobre todo de bandas, como UK, o compositores, como Brian Eno. Sentía que con el violín podía decir algo propio y que era un instrumento que podía ser mi voz. Luego, a los 20 años, me mandé a hacer un violín eléctrico y experimenté con pedales y todas las cosas que podía conseguir, que no eran tan­tas en esa época.

¿Siempre fuiste cu­rioso en el trabajo dentro del estudio de grabación?

Con la grabación soy muy operati­vo. No me considero un maniático de la toma de sonido, pero sí soy un maniático del flu­jo de trabajo. Necesito una cantidad de herramientas para que no se me corte el mambo y que al grabar pueda también editar, porque entiendo la grabación como un momento creativo, no sólo de plasmar algo previamente diseñado.

Tu obra genera y transita muchos climas. ¿Eso es algo que planeás?

Es una especie de consecuencia. No es que me pro­pongo generar climas, pero de pronto encuentro una poesía en el sonido y trabajo sobre esa magia que me brinda. Después, el que lo recibe me cuenta las co­sas que le pasan. Pero yo no soy el que provoca el cli­ma. En cambio, cuando musicalizo una película, por ejemplo, no tengo el poder de manejar los climas.

¿Tenés planeado lanzar algún disco pronto?

Siempre estoy grabando, todo el tiempo. Y cada tan­to, cuando siento que hay una cantidad de material interesante, lo vuelvo a mirar, lo ordeno y entonces lo edito. Ahora estamos en una época de crisis de los formatos, pero igual es probable que en unos meses esté lanzando un material nuevo.

Viernes 2 de octubre, a las 22, en la Sala Caras y Caretas 2037 (Sarmiento 2037). Entradas $120.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario