Tiempo en Capital Federal

24° Max 11° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 45%
Viento: Sureste 27km/h
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado17°   29°
  • Martes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Salud: osteoporosis, cuando los huesos pasan factura

El déficit de calcio empieza a notarse a partir de los 50 años. Cómo prevenirlo.

Por Fernando Molero
Email This Page

Apenas comenzada la entrevista con la doctora Mónica Heredia, lo primero que aclara es que la osteoporosis no es una enfermedad sino «una disminución de la densidad mineral ósea debido a un déficit de calcio, que aumenta la posibilidad de fractura de huesos. La osteoporosis es fundamentalmente un riesgo, como lo puede ser el colesterol alto. No produce dolor ni incapacidad, salvo en casos muy extremos y raros». Mónica se recibió de médica clínica hace 20 años y desde hace 15 se especializa en reumatología. Hizo su residencia en el prestigioso Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP), donde llegó a ser jefa de residentes. «Me parece que hay que bajar un poco los niveles de alarma con la osteoporosis. Diagnosticada a tiempo, los tratamientos son muy eficaces y permiten recuperar la densidad mineral de los huesos hasta niveles perfectamente normales. No sólo podemos detener la pérdida de calcio sino incluso mejorar los niveles que traía el paciente».
La mayoría de los casos de osteoporosis se concentra en las mujeres mayores de 50 años. «La razón es el déficit de estrógeno que provoca la llegada de la menopausia, porque la hormona protege al hueso. Pero también tengamos en cuenta que se enlaza con factores de riesgo como el sedentarismo, el alcoholismo o el tabaquismo; con predisposiciones estructurales de la persona -es más común entre personas de ascendencia europea o asiática, de baja estatura y/o delgadas- y sus antecedentes familiares. Es decir, la menopausia no implica necesariamente que vayamos a tener osteoporosis. Por otro lado, el uso prolongado de corticoides también puede provocar osteoporosis, al igual que enfermedades como el hipertiroidismo, el hiperparatiroidismo, la diabetes o la celiaquía».
La osteoporosis se diagnostica mediante una densitometría -una prueba de densidad ósea- que, según la reumatóloga, debe practicarse en el caso de que existan factores de riesgo o entre las mujeres mayores de 75 años; también se realizan otros análisis para establecer o descartar enfermedades. «Entre los hombres, los análisis son un poco más exhaustivos debido a la mayor incidencia de enfermedades de base», agrega.
Del grado de osteoporosis que se detecte, dependerá el tratamiento a seguir. «En primer lugar, lo que hacemos es reforzar la incorporación de calcio y de vitamina D. Es muy importante entender que el calcio es un requerimiento diario de nuestro cuerpo y desterrar el mito de que forma cálculos, algo que ocurre en apenas el tres por ciento de los casos», dice la especialista.
El calcio se puede incorporar en la dieta -dos yogures y un pedazo de queso cubren perfectamente las necesidades de calcio diarias de un adulto mayor- o mediante comprimidos. Llegado el caso, se recetan fijadores de calcio, inhibidores de la reabsorción del hueso o formadores de hueso. «La osteoporosis es irreversible y no tiene cura, pero con el tratamiento adecuado podemos llevar una vida perfectamente normal», tranquiliza la doctora Heredia.

Lo más importante
Un buen aporte de calcio durante toda la vida y una buena nutrición en general son fundamentales. La etapa crítica es hasta los 25 años, cuando se produce el pico de acumulación de masa ósea. El consumo diario de yogur y queso aporta el calcio necesario.
Evitar factores de riesgo como el tabaquismo, el sedentarismo o el consumo excesivo de alcohol y café. Practicar ejercicio físico regularmente.
Desarrollar actividades al aire libre. El sol activa la producción de vitamina D, fundamental para la absorción del calcio.
Tratar las enfermedades de base que pueden provocar pérdida de densidad mineral ósea, como la diabetes, la celiaquía o el hipotiroidismo.
Concurrir al reumatólogo o endocrinólogo después de la menopausia. En el caso de personas con factores de riesgo o que han sufrido fracturas debido a traumatismos leves, antes.
En el caso de los adultos mayores, es fundamental prevenir el riesgo de caídas. Adecuar el entorno hogareño y evitar patines o felpudos que pueda ocasionar resbalones. Colocar antideslizantes en la bañadera. Controlar la visión y la audición.

 

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario