Tiempo en Capital Federal

20° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 70%
Viento: Sureste 16km/h
  • Viernes 7 de Octubre
    Muy nuboso13°   24°
  • Sábado 8 de Octubre
    Cubierto con lluvias11°   19°
  • Domingo 9 de Octubre
    Nubes dispersas  19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 06/10/2022 03:54:10
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Rumba porteña: Nadie se queda sin bailar

Elemí fusiona ritmos afrocubanos con la poesía urbana rioplatense.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
elemi

Así como hay discos en los cuales los géneros van rotando para generar una musicalidad ecléctica o signada por la variedad, hay artistas a cuyos impulsos creativos parece llevarlos la pasión por una forma de musicalidad específica. Seguramente tal entrega les brinde una devolución en intensidad y perfeccionamiento en una tradición específica que les va trazando una ruta clara, que se sigue más allá de los obstáculos en la difusión mediática o en la llegada a un público amplio.

En esta línea de apasionados específicos por una tradición musical, está el grupo “Elemí”, nombre asociado a la cultura afrocubana y a la etnia yoruba que se asentó desde tiempos esclavistas en estas tierras de sincretismo religioso estético. “Elemí: fuente de vida, soplo de viento”, se puede leer en el interior del disco Rumba porteña. La expresión, al llegar al tema final, homónimo de la agrupación, se revela como parte de la letra, donde pueden estar hablando de esta divinidad del panteón yoruba que algunos estudios antropológicos indican como “dueño del espíritu o de la vida”, pero también de la propia agrupación formada por Rodrigo Herraz Viglieca (voz solista, percusión, coros), Rubén Cejas (voz solista, coros, clave), Maxi García (voz solista, percusión, coros), Manuel Frondizi (percusión), Guido Karp (percusión, coros) y Pablo Solís (percusión, coros).

Porque cuando cantan “si una flor marchita y se hace semilla, dónde iría sin viento” están rindiendo tributo al soplo vital que se le adjudica al propio Elemí como entidad espiritual benefactora de la humanidad, fuente de energía de vida o “aché” para el creyente cubano. Pero también están festejando el rol de los músicos que dejaron su marca en Rumba porteña para esparcir la potencia que hay en los ritmos combinados que dan lugar a lo que percibimos como rumba de forma genérica, pero en cuyo universo interactúan dinámicas rítmicas bien variadas que nacieron en Cuba en el proceso de hacer música las devociones. Con temas como “Carito” (Gieco-Tarragó Ros) o “Naranjo en flor” (Homero y Virgilio Expósito), los enérgicos rumberos hacen que la semilla musical afrocubana tome un cariz argentino que aportará seguramente un regalo a todo amante del género. Y forman parte de una aproximación tan respetuosa al pasado como atenta a estar en el presente. Eso le pasará a quien baile estas canciones, llenísimas de vida.

DZ / fs

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario