Tiempo en Capital Federal

13° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 42%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Lunes 13 de Julio
    Parcialmente nuboso  11°
  • Martes 14 de Julio
    Despejado  10°
  • Miércoles 15 de Julio
    Despejado  12°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Palermo, Recoleta y Caballito encabezan las denuncias por ruidos molestos

Palermo encabeza el ranking con 551 denuncias. Los ensayos de música con amortiguación del sonido no se sancionan.

Email This Page
1239605-ruido_en_buenos_aires_390.JPG

De todas las contravenciones tipificadas en la ciudad, la de ruidos molestos es una de las que más denuncias acaparan. En los primeros seis meses de 2016, hubo 3085 denuncias, según el registro de la Fiscalía General de la ciudad.

Palermo encabeza el ranking, igual que el año pasado, con 551 denuncias, casi el 20 por ciento del total. Siguen Recoleta, con 224, y Caballito, con 193. Respecto del primer semestre de 2015 hubo una leve merma: entonces se registraron 3.281 denuncias.

Los ruidos que molestan a los vecinos provienen de música a alto volumen, ya sea de grupos que se juntan a ensayar o de lugares bailables, en la mayoría de los casos.

La denuncia se activa llamando a la comisaría de la zona, o por fiscalía, o a través de la web fiscalías.gob.ar, o por teléfono al 0800–333-47225 (0800-FISCAL), el número de la Fiscalía que atiende las 24 horas.

El Código Contravencional sanciona con “uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 1.000 pesos”  a “quien perturba el descanso o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia excedan la normal tolerancia”.

La multa va de 600 a 10 mil pesos si se comprueba que hay algún tipo de actividad comercial en el lugar.

Los ensayos de música con amortiguación del sonido y fuera de horarios de descanso –de 19 a 10 de la mañana- quedan exentos de sanción.

Las denuncias por ruidos molestos también se pueden hacer en la sede comunal o por teléfono al 147. En ese caso se aplica la ley 154, de Control de la Contaminación Acústica.La Dirección General de Control hace las mediciones de sonido en presencia del denunciante y el denunciado. Si se comprueba que hay ruidos muy altos, se intima al denunciado. Si los ruidos persisten, se clausura el lugar.

La gran diferencia entre la vía contravencional y la administrativa es que la primera es en el ámbito judicial y la segunda compete al gobierno porteño, que usa como prueba suficiente la medición de decibeles. “Si alguien acciona a través del canal contravencional, la medición es un indicio, no una prueba concluyente”, explica a Diario Z el fiscal MartínLapadú. “Por ejemplo, alguien puede sentirse afectado porque es vecino de alguien que toca música muy fuerte. Por ahí no está sobre el límite permitido, pero el denunciante puede optar por la denuncia contravencional, que permite hallar soluciones”, agrega.

En rigor, el camino de la fiscalía es más largo que el de la denuncia administrativa, que no tiene punición penal pero llega hasta la clausura. “La gente suele optar por esta vía porque no se reduce el tema sólo a la cuestión de los decibeles. Puede haber gente en infracción aun estando justo bajo el umbral permitido por la ciudad, y ahí es donde entramos nosotros”, dice el fiscal sobre una alternativa que incluye posibilidades como la instancia de mediación y la probation para resolver conflictos.

El arquitecto legista Teodoro Rubén Potaz preside la ONG Acústica Legal, que realiza estudios de decibeles. “Buenos Aires es una ciudad extremadamente ruidosa y podría serlo menos. Si se implementaran algunas medidas, la cuestión de ruidos molestos se reduciría a situaciones de gente con música en alto volumen”, dice, y grafica: “Las autopistas son usinas de ruidos. Se podrían colocar paneles acústicos, y la situación mejoraría ostensiblemente”.

Desde su punto de vista, el tránsito vehicular es un elemento determinante: “La cantidad de decibeles de los autos en zonas urbanas es altísima. El uso de la bocina ya es un indicador, más la fricción en el asfalto. Faltan facultativos que desde el estado implementen medidas. Si no, es muy difícil que la ciudad baje sus niveles”.

Potaz suele ser convocado a realizar mediciones en situaciones de conflicto. El sistema funciona así: “Se miden los decibeles entre las 7 de la tarde y las 10 de la mañana del día siguiente y los datos comparan en una PC con los decibeles permitidos para esa zona. A partir de allí se hace el informe pericial”.

Para Lapadú, la cantidad de denuncias “siempre anda en el orden de los tres mil casos por año. Lo ideal sería que bajen los casos, si bien no detectamos reincidencia”.

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario