Tiempo en Capital Federal

19° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 87%
Viento: Este 28km/h
  • Viernes 18 de Octubre
    Despejado14°   21°
  • Sábado 19 de Octubre
    Cubierto12°   17°
  • Domingo 20 de Octubre
    Cubierto15°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Romina Plataroti: de Ferro a los Juegos Olímpicos

Fue la primera gimnasta argentina que participó en esas competencias y obtuvo medallas en dos Panamericanos. Hoy se dedica a la psicología deportiva.

Por Juan Pablo Csipka
Email This Page
plataroti

A comienzos de los 90, el nombre de Romina Plataroti se instaló con fuerza en el ambiente deportivo. Sus logros en gimnasia pusieron a ese deporte en el foco de atención. Obtuvo dos medallas de bronce en los Juegos Panamericanos de La Habana 91 y Mar del Plata 95 (en este caso por equipos), y compitió en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Ya retirada, sigue vinculada a través de la psicología deportiva.

“Arranqué de casualidad; nadie hacía gimnasia en la familia. Mi papá jugaba al tenis en Ferro y un día nos llevaron con mis hermanas a la escuelita de gimnasia del club. Así comencé”, recuerda.

Por tu edad, comenzaste justo en la época del boom de Nadia Comaneci.
Sí, ella ha sido una referente desde entonces, aunque en ese momento, cuando comencé, apenas había conocimiento de gimnasia en el país; no se veía por TV. En Ferro fui progresando, integré el equipo y competí en torneos metropolitanos y federados. También competí en Puerto Rico, mi primer torneo afuera, y después pasé a GEBA y a River.

¿Hay diferencias con la gimnasia de hoy?
Muchas. La gimnasia puede ser artística o rítmica. Yo hice artística. En esa época había que competir en cuatro categorías para mujeres: all-around, que son salto con caballete, paralelas asimétricas, viga de equilibro y suelo. Ahora uno se puede especializar en uno o dos aparatos, lo que les dio más posibilidad a los gimnastas de América Latina y todo se emparejó un poco. En esa época hacías los cuatro y se sacaba el promedio, ahora la competencia se focaliza más en una categoría y eso llevó a que suba el promedio de edad de los gimnastas. Todavía hay en actividad gente que compitió conmigo en los Juegos de Barcelona.

¿Cómo llegaste a los Panamericanos y a Barcelona 92?
A los 12 años competí en México y logré dos medallas de oro; eso le dio visibilidad al deporte en el país y llamaba la atención mi edad. No existía el Cenard, que hoy es vital para el deporte amateur, y se vio que en gimnasia se podía competir de igual a igual con las cubanas y las norteamericanas. En el 91 compito en los Panamericanos de La Habana y consigo el bronce individual, luego fui al mundial y clasifiqué para Barcelona 92.

¿Cómo fue la experiencia de los Juegos Olímpicos?
Muy fuerte. Yo tenía 15 años y por primera vez había representación argentina de gimnasia en los Juegos. Como experiencia, fue lo máximo. En la Villa Olímpica te cruzabas como si nada con Steffi Graf, por ejemplo.

Competiste en Mar del Plata 95 y te retiraste. ¿Por qué?
Antes de esos Panamericanos tenía decidido retirarme. Podría haber llegado a los Juegos de Atlanta 96, pero la gimnasia ya me había dado mucho y yo también a ella. En Mar del Plata fue una linda despedida, conseguimos el bronce por equipos.

Te retiraste y fuiste a estudiar a la universidad.
Estudié Psicología y me especialicé en la parte deportiva. Me dedico a la parte clínica y también atiendo a deportistas en actividad o retirados.

¿Qué se hace desde la psicología deportiva?
Se le da herramientas al deportista para que entienda que la parte emocional es tan importante como la física. Hay muchos deportistas que están muy bien en lo físico, pero fallan por algo en una competencia. Se busca cómo superar eso. Lo mismo cuando hay lesiones o llega el momento de afrontar el retiro, que hay que entender que la vida continúa y se abren otras posibilidades. El retiro es un momento complicado para el deportista y es bueno que pueda tener acompañamiento. Yo diría que hay tres pilares en la psicología deportiva: optimizar el rendimiento, prevenir lesiones y acompañar el retiro.

O sea que te retiraste, pero seguís vinculada al deporte.
Sí, con la Psicología deportiva, pero también doy charlas, asesoro, voy a trasmisiones deportivas de gimnasia. Me retiré hace 20 años, pero me ubican por haber sido la primera gimnasta olímpica del país; por eso lo mío fue un poco un hito.

¿Creció la práctica desde tu época?
Creo que sí, sobre todo en las chicas, desde nivel recreativo hasta el alto rendimiento. Lo importante es que disfruten y se diviertan; no hay por qué comenzar pensando en la competencia.

Foto: Guille Llamos

DZ/Sc

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario