Tiempo en Capital Federal

11° Max 7° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 64%
Viento: Sureste 8km/h
  • Domingo 20 de Junio
    Despejado  11°
  • Lunes 21 de Junio
    Cubierto  12°
  • Martes 22 de Junio
    Despejado10°   14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Roberto Pianelli: “La tarifa social deja fuera a los trabajadores que ganan poco”

Roberto “Beto” Pianelli, titular del Aso­ciación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro -los Me­trodelegados-, asegura que el fin último del jefe de Gobierno porteño es eliminar poco a poco los subsidios al subte.

Por Romina Calderaro
Email This Page
pianelli

No sólo no lo sorpren­de el nuevo aumen­to que Mauricio Ma­cri decidió aplicar en tarifa del subterráneo, sino que está convencido de que éste au­mento no será el último. Roberto “Beto” Pianelli, titular del Aso­ciación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro -los Me­trodelegados-, asegura que el fin último del jefe de Gobierno porteño es eliminar poco a poco los subsidios al subte, aun a ries­go de sobrecargar los colectivos y convertir el subte en un me­dio de transporte para pocos. Mientras tanto, las ganancias de la empresa Metrovías -del Gru­po Roggio- siguen siendo millo­narias aunque, según aseguró Pianelli a Diario Z, nadie sabe a ciencia cierta de cuánto dinero se trata porque los balances de la empresa son deliberadamente indescifrables. Incluso para los profesionales que trabajan para la Asociación.

¿Qué opina de que el boleto del subte cueste 3,50?

Es la consecuencia de un cambio en la política de transporte. Des­de que el gobierno de la Ciudad se hizo cargo del servicio, el sub­te dejó de ser un servicio accesi­ble para cualquier sector social y comenzó a ser un problema para los sectores más vulnerables al punto de que muchas personas decidieron cambiar de medio de transporte.

¿Es atendible que la tarifa sea de 3,50?

No. Nosotros no creemos, como dice el gobierno de la Ciudad, que la tarifa técnica sea de 7,50. Aprincipio de año dijimos que era 4,50 o 5 pesos como máxi­mo y estamos convencidos de que con el subsidio se podría ha­ber mantenido la tarifa anterior. No sabemos de dónde saca ese valor la Ciudad.

El legislador Alejandro Bo­dart presentó un amparo para frenar el aumento. ¿Los Metrodelegados tienen pre­visto hacer algo al respecto?

Estamos trabajando codo a codo con los sectores que se oponen al aumento, pero en realidad -a diferencia del primer aumento del 127%-, esta vez no hubo un movimiento tan grande. Debe ser porque venimos de una elec­ción nacional y el espectro polí­tico estuvo ocupado con eso.

¿Pero están pensando en to­mar alguna medida?

Nosotros podemos aportar lo nuestro, pero hay una respon­sabilidad social sobre este tema. Si hay otros actores que deci­den no actuar, hay que acep­tar esto. Nosotros no podemos hacer nada. Es distinto cuan­do algo depende solo de noso­tros. Cuando hicimos el paro de 10 días, fue porque estaban to­das las paritarias cerradas me­nos la nuestra. Eso signi­ficaba un golpe directo a nuestra economía fami­liar. Los trabajadores del subte no pagan el subte, a nosotros no nos perju­dica directamente el au­mento, pero perjudica a nuestras familias. Esta­mos dispuestos a acom­pañar los planteos, pero está claro que no pode­mos actuar solos.

El gobierno planteó una tarifa social de 2,50, que excluye a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. ¿Le parece suficiente?

El juez le pide que los in­cluya, pero no solamente no los incluye, sino que deja afuera a todos los trabajadores que ganan poco. La gran mayoría de los usua­rios del transporte son personas que van a trabajar, a estudiar o van al médico. Y la movilidad en las grandes urbes es fundamen­tal. Si un trabajador que toma­ba el subte porque se ahorraba tiempo tiene un salario magro, va a tener que optar por el co­lectivo sabiendo que esa deci­sión le va a suponer más tiempo de viaje para llegar a su trabajo. Se va a ampliar la jornada labo­ral de mucha gente y eso tiene que ver con que volvió a aumen­tar la tarifa y también con que no se ha desarrollado el subte­rráneo como Macri prometió cuando habló de los famosos 10 km por año.

Después del primer aumen­to, bajó un 23,8 por ciento la cantidad de usuarios del sub­te. ¿Qué va a pasar ahora?

No lo sé, eso es difícil de calcu­lar porque hay 4 estaciones nue­vas y puede ser que se haya su­mado gente nueva. Pero además de que el servicio es más caro, desde que se sumaron estacio­nes bajó la calidad. La línea A tenía 17 trenes de madera (los belgas), más 4 Fiat. Quedó en 9 trenes chinos más 4 Fiat. La gen­te viaja saturada porque suma­ron estaciones sin agregar la for­maciones necesarias. En síntesis, desde que Macri se hizo cargo del subte, viaja menos gente, más caro y peor.

¿Cuál es la responsabilidad de Metrovías? El año pasa­do presentaron un déficit de 28 millones de pesos pero re­partieron ganancias por 149 millones de pesos.

Esos son los balances contables que generan este tipo de empre­sas. Durante varios años, Metro­vías planteó balances con déficit y por otro lado repartió ganan­cias. Y lo hacía fundamental­mente por la terciarización de los trabajos, que quedaban en manos de empresas del mismo grupo Roggio. Esto no es una estafa legal sino un fraude labo­ral que nosotros denunciamos. Así, logramos desprecarizar a muchos de esos trabajadores. Metrovías presenta balances con déficit para conseguir mayores subsidios.

¿Pero Metrovías es una em­presa rentable?

Sí, sí, la tasa de ganancia es mul­timillonaria. Yo no conozco a ningún empresario que se man­tenga en una empresa que dé pérdidas, sobre todo si no son los dueños y operan como con­cesionaria.

¿Y a qué destinan los subsi­dios?

Los subsidios son para mante­ner la tasa de ganancia de Me­trovías. La responsabilidad fun­damental es de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), que ten­dría que determinar cuál es esa tasa de ganancia y decirle a la sociedad: ¿queremos esta con­cesión? ¿Con qué tasa de ga­nancia va a estar? Eso es lo que se oculta.

¿No se sabe a ciencia a cierta cuánto ganan?

Nosotros tenemos compañeros contadores y economistas, y los balances de Metrovías son im­posibles de descifrar. Están he­chos deliberadamente para que no se puedan entender.

¿Quién se queda con el dine­ro de los locales comerciales de las estaciones?

Eso no lo tiene más Metrovías, todas las empresas que giraban alrededor del negocio del sub­te pasaron a manos de SBASE. Los locales y la publicidad ge­neran una ganancia importan­te. Es la discusión que se planteó a principio de año: la oposición propuso crear un fondo para el desarrollo del subte y otro para subsidiar la tarifa. El PRO se negó porque su política es eli­minar progresivamente los sub­sidios. Por eso creo que éste no es el último aumento.

¿Cómo está la relación de los usuarios con los trabajado­res?

Los trabajadores estamos en infe­rioridad de condiciones para co­municar lo que realmente pasa. En los últimos dos años murie­ron cuatro compañeros que es­taban trabajando. Yo desafío a cualquiera a que me traiga una fábrica, una obra en construc­ción, lo que sea, que tenga cua­tro muertos en dos años. Hay un nivel de siniestralidad altísi­mo que tiene que ver con ma­las condiciones de trabajo. Salvo que crean que la gente se quiere suicidar. Esta­mos viviendo en un país en el que si vos te pasás un semáforo en rojo y matás a una persona vas preso, pero si una perso­na se muere en el traba­jo porque faltan medidas de seguridad no hay em­presario que vaya preso.

Más allá del aumen­to, ¿cuáles son los tres principales problemas del subte?

El principal problema es que va a cumplir un si­glo y sólo tiene 55 km de longitud. Chile, en 30 años consiguió 110 kiló­metros de subte. El sub­te de Madrid se hizo 40 años después que el nuestro y tiene 250 kiló­metros. El segundo gran déficit es el atraso de la infraestructu­ra, que hay que modernizar. Y el tercero es un debate pendiente, que se da a nivel internacional. Hace poco en Brasil se aumentó el transporte y hubo movilizacio­nes muy importantes. Lo que te­nemos que discutir es qué es el transporte: si el transporte es un servicio, hay que lograr que sea accesible para todos.

Macri subejecutó el presu­puesto destinado a mejorar el subterráneo.

El gobierno no solamente sube­jecuta el presupuesto del subte­rráneo: también subejecuta el presupuesto de todas las áreas sociales. Y sobreejecuta el des­tinado a publicidad.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario