Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Roberto Perfumo: ‘El Mundial arranca en la segunda fase’

El Mariscal dice que los candidatos son Argentina, Brasil y España: la Selección clasifica ?sin problemas?.

Por
Email This Page

La anécdota es conocida y ambos portagonistas la contaron infini­dad de veces. Los dos son ex fut­bolistas. escenario fue la can­cha de Huracán a finales del 77. Jugaban River y Argentinos Juniors y fue el único partido en que Roberto Perfumo enfrentó a Diego Maradona. Vale la pena escuchar­la una vez más.

«Alos cinco minutos del comienzo, Die­go toma la pelota en la mitad de la cancha, elude al cinco y en­cara hacia donde es­taba yo y cuando me va a pasar lo cruzo con el muslo y lo aga­rro en todo el cuer­po y cae para atrás. Diego quedó sentado y yo me acerco mientras él se acomodaba las medias y le digo: ‘¿No es cierto que no te paso nada, pibe?’, y Diego me contesta: ‘No, Mariscal, no se preocupe… ¿y a usted no le dolió nada?’. En ese momento le aca­ricié la cabeza y lo agarré bien fuerte de los cabellos de la nuca y comencé a levantarlo. Como decía el Pato Pastoriza: hay que aga­rrarlos de los pelos o de las orejas, que des­de las tribunas la gente piensa que es un buen gesto de ayuda».

Una anécdota así, un episodio similar en el fútbol de hoy es imposible.

Sí, hoy es imposible que eso ocurra. mí me pasó algo parecido con Grillo. Yo era un gran admirador de Grillo, un jugador de In­dependiente que cada vez que podía lo iba a ver. Y cuando comencé a jugar en la pri­mera de Racing un día me tocó marcarlo y era como estar cerca de Dios, y me acerca­ba con respeto. Pero sí, los jóvenes de hoy no tienen respeto, y es el reflejo de la socie­dad que se transmite en la cancha. Es cultu­ral porque los límites se van corriendo. De todos modos, hoy a muchos pibes que se portan bien, que tienen conducta y son ho­nestos, aunque siempre sobresalen los que son atorrantes y pre­potentes.

¿Los jóvenes no respetan al futbo­lista experimenta­do o los grandes no se hacen respetar?

Lo que ocurre es que en la Argentina se va la materia prima que es el jugador. Se va de muy joven y acá quedan los del montón. Nosotros pagábamos un de­recho de piso; pasábamos mucho tiempo en el vestuario sin hablar y escuchando todo lo que los grandes decían. Igual que en el café donde parábamos, y al año de escuchar em­pezábamos a hablar. Los vínculos eran más sanos.

¿El inmenso universo del periodismo de­portivo ayudó a cambiar esos códigos?

Claro, ahora se busca la sangre todo el tiempo. Si en mi época salías en una revis­ta de chimentos estabas dos años cobrando en el vestuario. Eran códi­gos que se aprendían de los compañeros, porque los que mejor enseñan son los compañeros con más experiencia, que te dan un consejo que sir­ve porque él ya lo pasó. Bueno, hoy esos juga­dores que enseñaban, porque cuando ellos en­trenaban nosotros mi­rábamos cada detalle de esa técnica, esos ju­gadores hoy están en Europa. Son pocos los que actualmente pueden ense­ñar dentro de la cancha: Almeyda, Verón, Ortega; antes había siete, ocho por equi­po. Y esto es algo que va en detrimento de nuestro fútbol. Está lleno de pibes que re­cién empiezan y de grandes que están cer­ca del retiro. El chico hoy tiene menos con­ceptos porque en las inferiores no hay más maestros, ahora hay directores técnicos, en la Argentina hay una grave crisis de maes­tros. Podemos salir del fútbol y pasa lo mis­mo en otros ámbitos, pero no me voy a ani­mar a opinar de otras disciplinas. El grave problema del fútbol es que hoy un chico de 12 años vale 600 mil dólares. Todos di­cen no hay que enseñarle, hay que pedir­le que haga goles, pero si no sabe patear ¿cómo va a ser goles? Si no sabe desmar­carse, ¿cómo va a quedarse solo para reci­bir la pelota? Son conceptos que se asimi­lan con diálogo y con la predisposición de los pibes a escuchar. La realidad es que hay muchas familias que se quieren salvar con el pibe, y no está mal, pero la presión que ejercen sobre un adolescente es brutal.

¿Qué diferencias ve en los mundiales de ahora en comparación con los que jugaba usted?

Hoy el Mundial es una feria, el fútbol pasó a un segundo plano. Lo importante es la tele­visión, los contratos con las grandes marcas, con las pilchas. Yo jugué diez años en la Se­lección y era una situación totalmente distin­ta, algo lógico por la evolución en la comuni­cación. Pero, por ejemplo, el gran tema de la lista de convocados no preocupaba a nadie. Todo el mundo sabía quién jugaba. El arque­ro era Roma, después Perfumo, Marzolini Ferreira, Rattin, ¿quién nos iba a sacar? Des­pués jugaban Onega, Artime y algún cambio adelante entre Rendo y algún otro jugador. ¿Quién iba a tocar esos nombres? Igual -dice entre risas- nos costaba tanto ganar porque la desorganización era total, pero uno sabía que formaba parte del equipo.


¿Qué opina de que los chicos vean los partidos del Mundial en los colegios?

Es algo positivo y se lo puede potenciar ex­plicando que hay muchas cosas del fútbol que se pueden aplicar en la vida. Lo valioso de jugar en equipo. Veamos cómo se ayuda a un compañero, cómo se sacrifica uno por el otro. fútbol a mí me enseñó a vivir así.


¿Cómo ve a la Selección, a días de que comience el Mundial de Sudáfrica?

Van a ser clave los tres primeros partidos. Yo creo que la se va a clasificar sin problemas. entrenador tiene en esos tres encuentros la posibilidad de armar el equipo para la segunda fase, que es donde comienza realmente el Mundial, estos cer­támenes de 32 equipos, que la mayoría es horrible. Al margen de la Argentina, España y Brasil son los grandes candidatos.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario