Tiempo en Capital Federal

21° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 56%
Viento: Suroeste 24km/h
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   19°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   19°
  • Jueves 29 de Octubre
    Parcialmente nuboso11°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Rita Cortese: Poeta, tanguera y nocturna

La  actriz dice que es en sus ya habituales noches de tango y de poesía donde más intensamente se expresa como artista. 

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
7019139-rita_cortese_390.jpg

Hay algo magnético en Rita Cortese, como si una mirada pudiese controlar todo lo que la rodea. Esa fuerza de carácter ha hecho que se la valore tanto por sus primeras actuaciones teatrales dirigida por Jaime Kogan como a través de papeles en películas como Cenizas del Paraíso o El sueño de los héroes y series televisivas como Montecristo, Mujeres asesinas o Botineras. Claro que en esta trayectoria artística que ha merecido la distinción de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires como “Personalidad Destacada de la Cultura, la música ha tenido un rol muy importante. Y no sólo por premios como el Carlos Gardel a la Mejor Artista Tango Revelación por su disco debut El amor ese loco berretín, sino porque ella misma asegura que en la música ha encontrado una de las maneras más genuinas de expresión artística y humana. Y ese imán de su expresividad no está sólo en la manera en que aborda pasionalmente todo tipo de tangos, sino en el uso de la palabra poética para generar un clima de contacto directo con un público imantado por su intensidad desbordante.
¿Qué valor siente que tiene la palabra poética?
Creo que la palabra es muy importante, el poder de nombrar, el verbo. Es importante tener un lugar de resistencia, para mantener el lenguaje, en un momento donde está tan desbastado. Se ha perdido muchísimo el léxico. Yo adoro y admiro a los jóvenes, porque les hemos dejado una sociedad bastante complicada, pero cuando le pedís a un chico de 20 a 23 años que analice un texto teatral o que te cuente una película que vio, se meten en un berenjenal impresionante. Te dicen “estoy copado”, pero decodificá un poco, para ver cómo mi alma puede navegar por ahí.
¿Y qué le ofrece a su sensibilidad artística el universo del tango?
El tango, la música ciudadana, la rioplatense, nos pertenece, lo mismo que pasa con el folclore para las provincias. El tango es la poética ciudadana por excelencia. Los poetas del tango, como Celedonio Flores o Alfredo Le Pera, son descomunales. ¿Y qué vamos a decir de Enrique Santos Discépolo, de Cátulo Castillo, de Homero Expósito? Además, hay poetas jóvenes importantes como Acho Estol o Estopa. Y hay otra cosa: los tangueros, los bailarines, sus músicos populares, fueron los que nos enseñaron a vivir en la noche, la que te enseña muchísimo, sobre todo aperderte. Y el artista necesita perderse, no inyectándose heroína, sino sólo a perderse (como hace con algunos finales de frases en los tangos, Cortese le da una entonación más grave a la última palabra y se entrega al silencio).
¿Perderse para encontrarse?
Sí. Y no podemos tener tanto miedo. Tenemos que ir al fondo. Por eso, cuando leo cosas del Cachafaz (Ovidio José Bianquet, famoso bailarín de tango que vivió entre 1885 y 1942), que atravesaba todo Buenos Aires para ver bailar a un pibe que le habían recomendado. Y llegaba a las tres o cuatro de la mañana. Y es claro que a esa hora no tomaba agua, pero tampoco murió de borracho. No estoy haciendo una apología de la destrucción, pero tampoco quiero estar pasteurizada. Antes que cuidarse, diría que hay que ser.
¿Eso es lo que llega a la gente?
La gente adora que uno sea de verdad. Yo no lo hago para que me adoren, porque sería el camino derecho al fracaso. Pero la gente está necesitada de verdad, de cosas más esenciales, aunque algunos se molesten, porque no los estoy complaciendo. El mío no es un espectáculo complaciente.
Parece querer revalorizar la música popular rioplatense.
Bueno, creo que acá Gardel no está valorado en su total dimensión, ni Troilo, ni gente como el Cuchi Leguizamón o el Chango Farías Gómez. Hay una cantante argentina maravillosa que siempre dice: “Esto lo canto como si fuese Bill Evans”. Pero ¿por qué no lo cantás como de quien es? Yupanqui decía que hay que tocar para alumbrar y no para deslumbrar. Porque si deslumbrás enceguecés al otro. Ojalá pudiera alumbrar algunos caminos. Sí me siento responsable de transmitir el conocimiento de los grandes.
¿Es parecida la intensidad de algunas actuaciones a la de tus shows musicales?
No tiene casi nada que ver, porque cuando hacés una obra de teatro interpretás un personaje y acá estás evocando imágenes. En lo que se parece es en el conocimiento del escenario, en el timing con el público.
¿Qué le dio la canción a su vida?
Ser yo misma arriba del escenario. Es algo enorme. Es uno de los viajes heroicos más importantes que he hecho, más que el del teatro.

 

En pocas palabras

• Nació en Buenos Aires en 1949.
• Debutó en el cine en Asesinato en el Senado de la Nación, en 1984.
• Editó el disco El amor, ese loco berretín en 2008.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario