Tiempo en Capital Federal

14° Max 9° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 64%
Viento: Suroeste 21km/h
  • Domingo 3 de Julio
    Cubierto  12°
  • Lunes 4 de Julio
    Cubierto con lluvias10°   12°
  • Martes 5 de Julio
    Cubierto  13°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 02/07/2022 17:17:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Revolución en la familia: La valentía de probar de nuevo

Crecen los hogares ensamblados, las parejas con un solo hijo y las uniones que no pasan por el Registro Civil. La maternidad, después de los 30

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
f_DSC0973

• Lucero tiene 21 años. Estudia Artes Visuales, an­tes pasó por Psicología de la UBA.

Mi familia somos mi papá, mi hermana y yo. Mi mamá se murió cuando era chica y mi viejo se volvió a casar con una mujer que tenía dos hijos más grandes que yo. Durante un tiempo ella fue como mi mamá, yo la veía así pero después no, hizo todo muy difícil. No es una relación dada, fue más una obligación que una relación de amor. Hubiera preferido que mi papá eligiera otra familia con quien ensamblar la suya y que estuvié­ramos bien.

• Marcelo, 63 años. Contador recibido en la UBA, se separó dos veces y hace 10 años que está con su pareja actual. Tiene dos hijos previos y ella tres, en la casa de ambos aún vive la menor de 24 años.

Mi familia son mis hijos, mi compañera y sus hijos. Mi familia somos todos porque me preocupo tanto por los hijos de Cristina como por los míos y tratamos de que los cin­co estén bien, aunque ya son grandes y la mayoría vive en sus propias casas y algunos con sus parejas nos encanta cuando un asado los trae a todos y hay ruido y risas. Cla­ro que ellos tienen su papá y nunca pretendí que me lla­maran así pero saben que si un día pasa algo y Cris no los atiende me lo pueden contar y voy a estar ahí para ellos.

• Valentina, 32 años. Es empleada y tienen un hijo.

Cuando tenía 12 mi vieja se juntó con Pato, al tiempo ya vivíamos todos juntos. Al principio le hice la vida bas­tante imposible, pero des­pués se convirtió en mi otra mamá. Me reta, me compra caprichos, tengo una extensión de su tarjeta, mucho tiempo tuve su obra social, me en­señó a manejar y a cocinar comida judía. En 2011 se casaron con libreta y fiesta. Aunque no le digo mamá para llamarla es mi mamá y la abuela de mi hijo.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario