Tiempo en Capital Federal

24° Max 18° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 64%
Viento: Sureste 27km/h
  • Sábado 4 de Diciembre
    Cubierto con lluvias19°   23°
  • Domingo 5 de Diciembre
    Parcialmente nuboso con lluvias19°   22°
  • Lunes 6 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 04/12/2021 11:53:23
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Revista ‘La Garganta poderosa’, las villas en primera persona

Un grupo de jóvenes realiza una nueva experiencia de ‘periodismo villero’.

Por
Email This Page

Después de costear la cancha de Huracán, caminar algunas largas cuadras bajo el sol y atravesar la 21-24 llegamos al barrio conocido como Villa Zabaleta, ubicado entre Barracas, Parque Patricios y Pompeya. Ahí donde se cruzan las calles Che Guevara y Kevin en la tira 6, a pesar de que el termómetro supera los 30º y son las tres de la tarde, un grupo de pibes nos espera con ansias. Son los redactores y fotógrafos integrantes de La Garganta Poderosa, una revista hecha por 12 jóvenes provenientes de distintas villas porteñas. Algunos son de allí mismo, otros de la cercana 21-24, pero también hay pibes de la Rodrigo Bueno, de la 31 Bis y del barrio Fátima.

Todo comenzó hace tres meses en la asamblea barrial de la ONG La Poderosa. Se eligieron representantes de los barrios y pasaron varios domingos pensando cómo iba a ser la revista que estaban creando: querían que en cada detalle los vecinos se sintieran representados, pero a la vez trasmitirles a «los de afuera» quienes eran ellos.

Después de semanas de discusión, en tan sólo quince días pudieron emplazar, con ayuda de vecinos carpinteros y electricistas, la redacción. Ahí tienen una computadora para cada redactor, televisión y todo lo necesario para llevar adelante la revista de tirada mensual. En el techo, banderitas latinoamericanas, en las paredes la bandera cubana y retratos de los referentes: Rodolfo Walsh, Eduardo Galeano, Julio Cortázar y Miguel Gómez.

La motivación para emprender este proyecto aparece explícita desde el nombre: alzar las voces de los barrios, y también poder denunciar las injusticias: «Lo que pasa que afuera de la villa no se habla de lo que somos nosotros, no muestran la realidad como es. Se muestra lo malo siempre: robó, mató. No dicen el porqué. Como nosotros no va a hablar nadie. Hacer la revista es la mejor forma que tenemos de pedir que arreglen las escuelas, que haya una salita, que venga una ambulancia ¡cuatro horas tarda una ambulancia para entrar acá cuando tenemos el hospital a 10 cuadras! No nos sirve ir a cortar calles o entregar cartas», explica Romina.

Cansados de ver en los medios a periodistas que hablen de ellos sin conocer la realidad de los barrios, no esperaron más: «Nosotros vemos los medios y no encontramos periodistas villeros», dice Paola, que a los 27 años le llegó la oportunidad de canalizar escribiendo lo que vive en el barrio. «Alguien de afuera nunca va a poder vivir lo que vivimos nosotros. Puede venir y ver, pero sentir, experimentarlo, estar todos los días es otra cosa», agrega Hernán, uno de los fotógrafos del grupo.

Las notas que realizan son consensuadas con los vecinos en las asambleas. Ellos les llevan noticias o los redactores les proponen a ellos. «Somos representantes de los vecinos», asegura Hernán.
Además de la apertura a la discusión, hay varias cuestiones que la diferencian de una revista tradicional. El índice no es la numeración típica sino que es el alfabeto Qom en homenaje a los pueblos originarios. No tienen publicidad rentada sino que promocionan a sus propios vecinos. Además, tienen un espacio de «no clasificado» donde están los avisos de los que necesitan trabajo.

En cuanto al financiamiento, esta primera impresión salió de recursos de la organización La Poderosa. Cada asamblea se hizo cargo de la beca de los redactores y fotógrafos que oficia a modo de sueldo. Eso se costeó haciendo rifas, bingos y torneos de fútbol.

La primera tirada llegó a los tres mil ejemplares. Mil fueron para los barrios de manera gratuita y los otros dos mil se vendieron a diez pesos. La impresión de febrero se costeará con ese dinero y se duplicará la tirada.

Kiki es el más purrete del equipo de redacción, es de Zavaleta y tiene 10 años. «¡Cuando tenga 18 años va a llevar 8 años de periodista!» reflexiona Ayelén, otra redactora de Zavaleta.
El Chino y Jorge fueron los que tuvieron la oportunidad de entrevistar y fotografiar a Riquelme para la tapa del primer número. «Fue una emoción grande entrevistar a Riquelme. Pasó tan de repente, primero fueron nervios y después emoción, hasta que sentí alegría», recuerda El Chino (14) que es de la Villa 31.

«En los barrios están contentos con la revista. Nos la siguen pidiendo», cuenta Ayelén.

Pero no todo es alegría. Hace una semana algunos integrantes se fueron de gira por la costa a vender la revista. En la peatonal de Villa Gesell, después de vender 100 ejemplares en una hora y con una respuesta positiva por parte de la gente, fueron reprimidos y detenidos por supuestos inspectores municipales, que tardaron en identificarse, con la excusa de la ausencia de una autorización municipal para comercializar la revista. Nueve integrantes del grupo pasaron 24 horas detenidos en un calabozo, hacinados y sufriendo torturas físicas y psicológicas.

«Todos teníamos una remera que adelante decía La Garganta Poderosa y atrás Cultura villera: periodismo y dignidad, somos sangre de Rodolfo un grito de libertad». Estamos seguros de que era esa remera la que estaba molestando», explica uno de los chicos.

Madres de Plaza de Mayo con Hebe de Bonafini a la cabeza salió a defenderlos, y brindó una conferencia de prensa en la redacción para denunciar la represión vivida.

A pesar de la bronca, el grupo salió fortalecido, el apoyo del barrio y diferentes organismos de derechos humanos les hizo dar cuenta de que están haciendo las cosas bien. Ahora piensan en el segundo número que sale en febrero pero como dicen Ayelén «¡Muzzarela!», no se puede adelantar mucho.

 

DZ/sc

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario