Tiempo en Capital Federal

21° Max 14° Min
Parcialmente nuboso con lluvias
Parcialmente nuboso con lluvias

Humedad: 55%
Viento: Este 26km/h
  • Domingo 6 de Diciembre
    Despejado15°   22°
  • Lunes 7 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
  • Martes 8 de Diciembre
    Muy nuboso19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Retrospectiva del gran escultor: La cabeza de Giacomelli

La figura humana y el movimiento, las obsesiones de este artista del siglo XX.

Por Fernando Molero
Email This Page

Mujeres como árboles, cabezas como piedras: bienvenidos al inquietante universo de Alberto Giacometti (1901-1966), uno de los artistas plásticos fundamentales del siglo XX, cuya obra se exhibe en Proa hasta el 13 de enero próximo.
Se trata de 139 piezas (pinturas, dibujos, esculturas y objetos) pertenecientes a la colección de la Fundación Alberto y Anette Giacometti, creada por la viuda del artista en 2003.
La muestra propone un recorrido alucinante por todas las etapas artísticas de Giacometti, desde su primera pintura sobre cartón, que realizó cuando tenía apenas 14 años, hasta las imponentes esculturas de bronce que comenzó por encargo para el Chase Manhattan Bank de Nueva York en 1958, pero finalmente presentaría en la Bienal de Venecia en 1962.
Giacometti nació en la Suiza italiana. Desde muy temprana edad, se dedicó a la pintura y a la escultura. Su hermano Diego sería el modelo de uno de sus primeros estudios de la cabeza humana, un tema que profundizará a lo largo de toda su carrera.
A instancias de su padre, el pintor impresionista Giovanni Giacometti, se instaló en la efervescente París de los años 20 para estudiar en la Academia de la Grand-Chaumière. Allí, mientras adquiría una formación clásica, tomó contacto con el cubismo, luego con el arte africano (muy de moda en los años previos) y finalmente con el surrealismo, movimiento del que sería expulsado en 1935, debido a su obsesión con la cabeza humana, y en particular, con su búsqueda inagotable de la representación exacta de la mirada, que lo llevarían a volver a trabajar con modelos vivos, algo imperdonable entre los surrealistas. Paradójicamente, fue la escultura de una cabeza plana la que despertó al principio el interés de André Bretón sobre Giacometti.
Aunque sus principales obsesiones fueron la figura humana y el movimiento, Giacometti también diseñó objetos, fue ilustrador e incursionó en el arte decorativo. En su tránsito por diversos movimientos, Giacometti nunca dejó de lado ninguna experiencia sino que las incorporó todas a su acervo. Su amplio recorrido no tiene nada de ecléctico. Absorbió todas las influencias para proyectar su propia búsqueda personal. Del mismo modo, recurrió a las técnicas y materiales más disímiles: óleo, madera, yeso, bronce. La muestra está organizada en función de cada una de sus etapas artísticas y tópicos, lo que ofrece al visitante la posibilidad de llevarse una impresión completa de toda la trayectoria del artista y su evolución.
De su etapa madura, se destacan su implacable búsqueda por representar el punto de vista y la delimitación del espacio que rodea a la figura. Sus piezas son enormes o diminutas, de acuerdo con el punto de vista del artista, que consideraba que «una figura grande no es otra cosa que una figura chica agrandada». El trabajo de Giacometti se asienta en el intento por representar lo que ve, ya sea en sueños, en alucinaciones o en la realidad más concreta. Trabajó sobre el espacio que rodea sus figuras, incorporando jaulas y bases a sus esculturas. En 1950, realizó una serie de esculturas, montadas en plataformas, que representan la imagen de un bosque, donde las mujeres son árboles y las piedras, cabezas de hombre. Esa visión ofrece una síntesis interesante de este artista, que finalmente buscaba representar la experiencia real (vivida o soñada, ¿qué diferencia hay?) y ubicarla en el espacio.
Para no perdérsela.

En Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929, La Boca) hasta el 13 de enero. Martes a domingos, de 11 a 19 horas. Entrada $ 12, estud. $ 8 y jub. $ 4. Martes, est. gratis.

DZ/LR

 

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario