Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 59%
Viento: Nordeste 19km/h
  • Miércoles 23 de Septiembre
    Despejado12°   18°
  • Jueves 24 de Septiembre
    Cubierto14°   19°
  • Viernes 25 de Septiembre
    Cubierto con lluvias17°   18°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Rencor de la pobreza

La frustración social y su poder corrosivo sobre el amor en Recordando con ira.

Por Paula Sabates
Email This Page
Recordando con ira 2

Este año, la cartelera porteña se vio repleta de obras con mensajes anticapitalistas y críticos de la sociedad de consumo. Recordando con ira, que se puede ver en la sala Casacuberta del Teatro Gral. San Martín, es, a su manera, otra de ellas. La obra del inglés John Osborne, que tradujo y versionó el dramaturgo Mauricio Kartun y dirige Mónica Viñao, no apunta directamente contra el sistema, pero su protagonista tiene un profundo odio hacia las clases altas y es en torno a ese sentimiento que se genera toda la acción.
Tres de los cuatro personajes ya se encuentran en escena cuando el público ingresa en la sala. Jimmy Porter (Esteban Meloni), su esposa Alison (Romina Gaetani) y su amigo Cliff (Guillermo Arengo) transitan un habitual domingo en la casa de este último, donde los tres conviven hace un tiempo. De un constante mal humor, Jimmy desprecia y maltrata a los otros dos personajes, que parecen acostumbrados a su carácter y no le prestan casi atención. Y es que su problema no es nuevo: el resentimiento de clase lo acompaña desde que tiene memoria y que se incrementó a partir de que se graduó de la universidad y sólo pudo conseguir trabajo en un puesto de golosinas. Toda su bronca la descarga con su mujer, que proviene de una familia de la alta burguesía inglesa y que se casó con él principalmente para diferenciarse de sus orígenes.
La escena parece monótona hasta que irrumpe en ella Helena (Andrea Bonelli), amiga de Alison. Indignada al ver cómo la maltrata Jimmy, Helena empuja a Alison a que rompa con esa cotidianeidad desesperante. Tanta es su preocupación, que termina por llamar a su padre para que vaya a rescatarla de ese infierno. Lo que Alison no se espera (y tampoco el público, a quien el giro sorprende más que cualquier otra cosa de la puesta) es que Helena termine conquistando a Jimmy, ese mismo hombre al que parecía despreciar desde lo más profundo de su ser.
Recordando con ira no conquistará a todos los espectadores. Los amantes de la acción probablemente se quejen del predominio del texto. También lo harán, frente a la incertidumbre que plantean ciertas situaciones, quienes disfrutan de espectáculos resueltos en los que cada fragmento cierra perfectamente con lo anterior. Por último, podrán objetarse algunos momentos de las actuaciones, no todas tan logradas. Pero, más allá de todo, la obra brinda una gran oportunidad para ver un teatro que en su momento tuvo mucho por decir y que hoy vuelve para ratificar que hay cuestiones universales que perduran. Y eso no es poco.

Datos: Teatro San Martín, Avenida Corrientes 1530. De miércoles a sábados a las 20 y domingos a las 19.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario