Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 70%
Viento: Norte 12km/h
  • Martes 3 de Agosto
    Parcialmente nuboso  14°
  • Miércoles 4 de Agosto
    Muy nuboso10°   14°
  • Jueves 5 de Agosto
    Parcialmente nuboso11°   16°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Rellenos costeros: Polémico avance sobre el río

La megaobra en la Costanera Norte carece de estudios de impacto ambiental.

Por Alejandro Guerrero
Email This Page

Autopistas Urbanas S.A, em­presa mixta controlada por el gobierno porteño, administra todas las autovías de la Ciudad y tiene una facturación anual aproximada de 152 millones de pesos. Ahora sumará otro meganegocio con la construcción de túneles debajo de la avenida Sarmiento y una obra complementaria: el rellenado de terrenos que se ganarán al Río de la Plata para extender la avenida Rafael Obligado, a la altura de Punta Carrasco. La licitación se hará el 2 de julio y, según el pliego, la obra liberará el tránsito para el transporte público. De los cuatro túneles previstos, este pri­mer llamado licitatorio incluye sólo dos colecto­res y sus conexiones.

La memoria descriptiva provista por Autopis­tas Urbanas agrega que esos túneles «sólo permi­tirán el uso a aquellos vehículos que viajen desde y hasta las autopistas Illia, 25 de Mayo, 9 de Ju­lio Sur o La Plata-Buenos Aires». El túnel, que co­rre en dirección sur-norte, tendrá dos kilómetros y medio de largo y entradas sólo en las intersec­ciones con Humberto I, Alsina y Lavalle.

En la última década, la ciudad de Buenos Aires ganó 72,5 hectáreas de rellenos coste­ros. Pero el promedio anual en el último siglo es de 26 hectáreas anuales.

Por el momento, las principales controver­sias se generaron por el rellenado de terrenos frente al Club de Pescadores, especialmente porque, según los críticos de la obra, no se hi­cieron las correspondientes mediciones de im­pacto ambiental. Los rellenos dificultan el es­currimiento de las aguas de lluvia y también del agua subterránea hacia el río. Esto los con­vierte en una amenaza de inundaciones mu­cho más severas.

Otro aspecto preocupante es la ausencia de información sobre la calidad del material de relleno. Por ejemplo, Andreína de Caraballo, presidenta de la Fundación Ciudad, dijo al ser consultada: «Rechazamos este relleno coste­ro, absolutamente opuesto a la sustentabilidad ambiental. El río no es lugar para la solución del problema de los residuos de la Ciudad ni la variable de ajuste de una preocupante falta de políticas ambientales y de espacio público».

En el mismo sentido, los diputados Pablo Failde (Frente para la Victoria) y Eduardo Epsz­teyn (Diálogo por Buenos Aires) presentaron un pedido de informes para conocer, entre otras cosas, el origen de los escombros y de la are­na que se utiliza. «Queremos saber si se reali­zaron los estudios de impacto ambiental y en qué consiste el proyecto denominado península ecológica», explicó Epszteyn.

Por supuesto, el Gobierno de la Ciudad de­fiende el emprendimiento: «La avenida Rafael Obligado va a extenderse sobre donde hoy está el agua», explicó el director de Infraestructura porteño, Pablo Bereciartúa, quien añadió: «Para eso se va a rellenar el río unos cuarenta metros en la zona del Club de Pescado­res, hasta llegar a cero a la altura de la plaza Puerto Argentino. Apartir de ahí, la avenida seguirá corriendo como hasta hoy. Esta­rá lista en unos ocho meses».

Ecologistas y legisladores de la oposición no fueron los úni­cos en protestar. Juan, encar­gado de un carrito de venta de choripanes en la Costanera, se quejó debido a que «este fin de semana las ventas bajaron un 70%, porque con todo esto la gente no puede venir a pescar». Y denuncia otro problema: «En tres o cuatro meses nos van a mudar al nuevo paseo, pero vamos a tener que comprar unos carritos que salen 35 mil pesos».

Los trabajos, a cargo de autopistas Urba­nas, fueron adjudicados a las constructoras Perfomar y Luciano SA.
Mientras tanto, los camiones que transpor­tan tierra y escombros hacen que la zona ten­ga una polvareda continua. Esas cuadras, ade­más, quedaron cercadas por un alambrado de ocho metros de ancho, que colocó la empre­sa para evitar accidentes con los vehículos que circulan por el lugar.
En cuanto al Club de Pescadores, su vie­ja casona quedará sobre los terrenos rellena­dos, de modo que deberá extender su espigón otros cien metros río adentro.»Vamos a terminar con la costa uruguaya a la vista», dijo un pescador veterano a la espera del momento de armar nuevamente sus líneas.

Las prevenciones, inevitablemente, se aña­den a las más graves acerca de la «península ecológica» que, también sobre terrenos gana­dos al río, el Gobierno de la Ciudad se propo­ne instalar al lado de la Reserva Ecológica, en la Costanera Sur, para depositar residuos.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario