Tiempo en Capital Federal

21° Max 18° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 90%
Viento: Suroeste 23km/h
  • Lunes 26 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
  • Miércoles 28 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Reflexiones sobre el orgasmo

Dudas, tips, y mitos a derribar en el placer femenino. 

Por Paola Kullock
Email This Page
orgasmo femenino orgasmo femenino

En todas las despedidas y cumpleaños, hago siempre la misma pregunta: “¿Alguna vez fingieron un orgasmo? En todo grupo siempre hay una que no. ¿Quién es la que no?” ¡Y siempre hay una que no fingió! (Ok, con toda la furia, dos o tres.)
El 95 por ciento de las mujeres alguna vez fingió un orgasmo (¡Nooo, con vos jamás!).
¿Por qué motivos?
Aburrimiento.
Cansancio.
Deseos de complacer al otro.
Mala performance del compañero.
Desconocimiento.
La mayoría de las veces, apenas nos tocan ya sabemos si esa noche tendremos un orgasmo o no.
Para tener un orgasmo tenemos que estar “metidas para adentro”. Si estamos en modo “complacer” o “exhibición”, o sea, si hacemos caso de la clásica frase “una p…en la cama”, es imposible que lo tengamos. El orgasmo es egoísta. Sanamente egoísta. Es personal y aunque sin duda tiene que ver con estímulos compartidos, también tiene que ver con predisposición, sensaciones y pensamientos propios.
Hay momentos en los que por algún motivo se corta la situación y podemos reiniciar. Hay momentos en los que “estábamos a punto” y se corta, y nos quedamos con una bronca extrema.
No sabemos qué expresión ponemos, los gestos, la mirada… y cuando al día siguiente el partener nos dice “qué carita que tenías en ese momento”, nos morimos de vergüenza. Y ni hablar de que nos filmen. Una experiencia extrema y una desnudez profunda e íntima que puede erotizar o incomodar, pero que seguro no nos deja indiferentes.
Tener orgasmos es maravilloso y me sigo sorprendiendo cuando las mujeres me dicen “no sé si tengo”. O peor “nunca tuve”. Me encanta ayudarlas desde donde puedo a que se animen, a que prueben, a que se toquen.
Yo tengo uno. No, no soy multiorgásmica. Y odio cuando conocés a alguien que te dice: “A mí me gusta que la mujer termine muchas veces, muchas. El primero con sexo oral”. Y si le decís “yo tengo uno solo”, te contestan: “Pero a mí me gusta que tengas más, vas a ver”. No, no voy a ver. No escuchás. No me interesa.
Varias veces escuché de los hombres: “Ella tiene orgasmos sólo por tenerla en su boca”, “tanto le gusta chuparla que acaba”. Y a mí no me cerraba, hasta que un día lo comenté con una amiga y le dije: “¿Quién diablos les hace creer esto a los hombres?”. Y me contestó: “Yo. Les encanta. ¡Y se lo creen!”
Muchas mujeres me plantean: “Necesito frotarme el clítoris para tenerlo, con la penetración no me alcanza. ¿Está mal? Porque a él no le gusta. Dice que las anteriores todas terminaban sin necesidad de tocarse o de que él las toque”.
Señores: investiguen. ¡No más hombres que piensen eso, please! Nos están alejando de ustedes con esas creencias.
“¿Para qué necesitás un juguete? No te alcanza conmigo?” Mi caballero y un juguete, muchas veces, la combinación perfecta.
Los orgasmos no son siempre iguales ni de la misma intensidad. A veces me siento una “eyaculadora precoz versión femenina”. Me ratoneo con mi pareja todo el día, la noche pinta larga, espectacular y bien ardiente. Fantasía a full. Y cuando llega el momento estoy tan caliente que apenas jugamos un poquito y tengo mi único orgasmo. Y sí, puedo seguir, pero ya no es lo mismo. ¡Ufa! Es re frustrante. Sigo con ganas mentales, pero mi cuerpo no responde de la misma manera.
No hay una “buena manera” de tener un orgasmo. Somos todas distintas y el camino del orgasmo para cada una es personal.
Nos merecemos tener orgasmos, uno, muchos, por frotación, por penetración, con fantasías, con ayuda de un juguete, a solas, acompañadas, y con las miles de variantes personales según el momento y la situación.
Nos merecemos tenerlos, ¡no fingirlos!
Vamos por ellos.

Fuente Especial para Diario Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario