Tiempo en Capital Federal

26° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 61%
Viento: Nordeste 25km/h
  • Miércoles 2 de Diciembre
    Cubierto con lluvias20°   28°
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   27°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Recolección de residuos: la reina huele a podrido

La ineficacia de la gestión puede devenir en un colapso sanitario.

Por Martha Bilbao
Email This Page

Las callecitas porteñas empiezan a verse sin las hediondas bolsas de basura apiladas duran­te tres días, pero el mayor desafío del área metropolitana está lejos de solucionarse. Es más, si la si­tuación perdura, los negativos im­pactos del desmanejo de la ges­tión de residuos que se prolongó durante una década serán graves.

El temor a perder la fuente la­boral de los 1.500 empleados que tiene la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Esta­do (Ceamse), empresa estatal ge­renciada por la Ciudad y la provin­cia de Buenos Aires, es producto de la falta de una política seria en materia de basura. El reclamo, que ahora toma en su campaña política el líder de la CGT oposito­ra, Hugo Moyano, pretende que el relleno sanitario más grande en territorio bonaerense anexe otras 70 ha de Campo de Mayo, que dependen del gobierno nacional.

Por supuesto, la ame­naza va a la presidenta, Cristina Kirchner, para que ceda esos terrenos y prolongue la vida útil del depósito por otros cinco años. Pero no será tan fá­cil endilgarle culpas al go­bierno nacional esta vez.

Es que los más férreos opositores a que los te­rrenos sean ocupados por más basura son los intendentes del conurba­no. Especialmente Ser­gio Massa (Tigre), Gabriel Katopodis (San Martín), Joaquín de la Torre (San Miguel) y Luis Andreot­ti (San Fernando). Ellos apuntan directamente al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y al jefe de gobierno porte­ño, Mauricio Macri.

El encono con Macri es más profundo porque entienden que no sólo no hizo nada durante seis años de gestión sino que no muestra signos de mejoras. Aun­que existe una ley que obliga a re­ducir la cantidad de residuos que se entierran, el distrito sólo au­menta esa cantidad. Desde hace más de un año deriva unas 6.300 toneladas diarias de desechos a la provincia. «No tenemos por qué ser el basurero de Macri, que se haga responsable», indicó Kato­podis, quien más lo enfrenta.

Mientras tanto, la gestión por­teña da vueltas sobre el mismo ar­gumento: llamados a licitación de plantas que nunca se inauguran, campañas de reducción de bolsas que no incluyen programas de re­ciclado (y que reducirían apenas un 10% de lo que se entierra) y promesas y acusaciones a quien quiera escuchar. Lo concreto es que la jurisdicción cada día gas­ta más en este ítem: para el año próximo, el Ministerio de Ambien­te tendrá que disponer de la mi­tad de su presupuesto de 5.300 millones para pagar la recolección de basura. Sí, se pagarán 2.400 millones sólo para juntar las bol­sas que se sacan a la calle. Con un detalle no menor: una conce­sión vencida hace tres años y fal­sas promesas de cambio.

Mientras tanto, cuando las al­tas temperaturas y el verano se aproximan, las miles de bolsas de basura abandonadas en las ca­lles amenazan con un colapso sa­nitario. ¿No será hora de tomar con seriedad la gestión de los re­siduos? Tal vez sea el momento, cuando las confrontaciones políti­cas ya no sirvan ni para la tapa de los diarios porque las ratas y las cucarachas nos invadirán.

DZ/km

Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario