Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 67%
Viento: Este 35km/h
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Muy nuboso17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Reciclar el proyecto de Basura Cero

El gobierno presentará un nuevo plan en diciembre.

Email This Page

Por Norman Rozenthal
REDACCIÓN Z

La Ciudad cuenta hace más de dos años con una ley «verde» orientada a la eliminación progresiva de rellenos sanitarios y su reemplazo por un programa de Basura Cero. Este plan fijó ambiciosas metas, como reducir un 30% de los desechos para 2010. Pero ya en 2008 los porteños generaron un 15% más de basura que el año anterior y para 2009 se espera una suba aun mayor.
Pero no sólo no se avanzó en la reducción de los residuos, también se interrumpieron programas para separar la basura, no se implementaron campañas de educación y concientización sobre la importancia de la separación de los residuos y no se construyó una estructura para que los porteños puedan sacar la basura en forma diferenciada.
En febrero de 2010 vencen los contratos firmados con las empresas recolectoras y, antes de que eso ocurra, está previsto que el ministro de Espacio Público del Gobierno
de la Ciudad, Juan Pablo Piccardo, envíe una nueva ley macro a la Legislatura. Allí se deberá dar una discusión importante para que el plan pensado hace años no quede sólo en buenas intenciones.
La ley 1.854 de Basura Cero fue reglamentada en mayo de 2007. Allí se planteó por primera vez, tal como ocurría en otras ciudades, la adopción de medidas dirigidas a reducir la generación de residuos, su recuperación y reciclado, así como también la disminución de la toxicidad de la basura y la asunción de la responsabilidad del fabricante sobre sus productos.
La ley ofrecía una solución integral al tratamiento de la basura a imagen y semejanza de lo que había ocurrido en la canadiense Oakville, la primera ciudad en implementar este sistema y que logró achicar un 50% el volumen de sus desechos.
En Buenos Aires estamos muy lejos de los logros canadienses. Se estima que cada porteño genera entre 500 gramos y un kilo de basura a diario, cifra emparentada con lo que ocurre en América Latina y el Caribe.
Según revela un informe conjunto del Instituto de Ingeniería Sanitaria (Fiuba) y el Ceamse sobre calidad de los residuos urbanos en Capital, entre los barrios que más generan basura figuran Puerto Madero y Retiro (1,190 y 1,052 kilos por habitante respectivamente). Mientras que los que menos producen son Nueva Pompeya (0,665) y Mataderos (0,705).
Al respecto, las ONG y agrupaciones ecologistas aseguran que para revertir esta situación, la plata que se gasta en resolver el tema de los residuos (tecnología, enterramiento) debería destinarse a campañas de promoción de menor generación de basura.
Mientras tanto, la Ciudad gasta el 7% de su Presupuesto en limpieza de calles y recolección de residuos: el Ministerio de Ambiente y Espacio Público destina a tal efecto $1.199,9 millones. Sobre este presupuesto, las empresas se llevan $940 millones: si se dividen por las metas físicas del programa actual -20.985 cuadras- cada cuadra limpia cuesta $44.800 al año o $144,5 por día. Las empresas se encargan de la limpieza y la recolección de residuos en cinco de las seis zonas en que se dividió la Ciudad. La sexta, correspondiente a los CGP 8 y 9, es la «zona testigo», que le permite al Gobierno saber cuánto le cuesta limpiar una cuadra. En esa comparación, cada calle que limpia el Ente de Higiene Urbana cuesta $47,6, es decir que las empresas cobran cerca de un 300 por ciento más.
Por otra parte, el plan Basura Cero fijó ambiciosas metas tomando como línea de base las 1.497.656 de toneladas de residuos enviados al Ceamse durante 2004. En 2010 se debía reducir un 30% de los desechos, un 50% en 2012 y un 75% en 2017. A poco de que termine 2009, el panorama resulta poco alentador, ya que la tendencia apunta al crecimiento y no a la reducción como pretendía el espíritu de la norma. Ya en 2008, según informa el Ceamse, se enviaron 1.884.460,2 toneladas a los rellenos, representando un 14,53% más del punto de partida.
Hoy se genera más basura que antes. Así lo evidencia un documento que realizó la ex legisladora porteña Sandra Bergenfeld y especialista en políticas ambientales. Bergenfeld, hoy titular de la auditoría porteña, concluye que la norma terminó siendo una cuestión «programática» más que un «aporte operativo».
Las principales conclusiones del informe exponen una serie de retrocesos desde 2007: interrupción y desarticulación del sistema de doble contenerización en la vía pública (la separación en origen de la basura en residuos secos o húmedos); falta de educación y campañas para la concientización de la separación de los residuos sólidos urbanos en los domicilios; falta de construcción de tres centros verdes, cuando la norma exigía seis centros de clasificación de residuos, y estancamiento de la recolección diferenciada y paralización de la instalación de contenedores tapa naranja y tapa gris circunscripto sólo a los barrios de Saavedra, Núñez, Colegiales y Palermo).
El ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, Juan Pablo Piccardo, dijo a Diario Z que el presupuesto destinado a recolección cerrará 2009 en 960 millones de pesos aproximadamente, «monto que rondará los mil millones de pesos en 2010».
Asimismo, adelantó que el nuevo pliego licitatorio para las contrataciones de empresas de recolección será girado para su tratamiento en la Legislatura porteña en diciembre próximo. En rigor, se tratará de una suerte de «ley macro» donde se definirán las reglas de juego para los años venideros.
Piccardo anticipó que en el documento se tiene previsto un sistema de cobro de las firmas por «zona limpia», como reclaman los empresarios, y no por «tonelaje», como se había promovido en el pliego que se intentó aprobar sin éxito el año pasado.
«Ya se presentó el Plan Basura Cero 2020 en la Comisión
Asesora de Basura Cero, que establece el marco de referencia general para un avance sostenible a largo plazo. Incluye proyectos, costos, financiación, sistema de incentivos y concientización de la sociedad. Y el pliego está en consonancia con esta visión de largo plazo, por lo que se alinea a la política de Basura Cero», señaló. Ese documento definirá varias cuestiones sensibles relacionadas con el cumplimiento de Basura Cero: el servicio que deberán brindar de ahora en más las empresas, qué tecnología estarán obligadas a utilizar
y cómo estará contemplada la recolección diferenciada.
Sí hubo un avance en el reconocimiento de los cartoneros como parte del sistema de recolección de residuos y su consideración. Pero queda mucho por cumplir. En 2003 se sancionó la ley 992, que los incluyó dentro del servicio de limpieza. De los más de 6.000 recuperadores urbanos que recorren la Ciudad, sólo 2.000 están registrados y cuentan con uniforme, credencial y asistencia social para sus hijos. El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, había adelantado en el inicio de su gestión que los correría del sistema, pero la presión de las cooperativas lo impidió y hace ocho meses que un programa los incorporó definitivamente. El resto -más de 4.000 personas- se mantiene en la informalidad.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario