Tiempo en Capital Federal

17° Max 10° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 55%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Viernes 14 de Mayo
    Cubierto11°   17°
  • Sábado 15 de Mayo
    Muy nuboso12°   17°
  • Domingo 16 de Mayo
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Raúl Perrone: “Es más importante sentir las películas que entenderlas”

El director de Ituzaingó estrena por dos: presenta Favula y Ragazzi, dos filmes con los que profundiza la veta de cine mudo y conceptual iniciada en P3nd3jo5.

Por Ernesto Klausen
Email This Page
Raúl Perrone

Con más de treinta títulos filmados desde comienzos de los 90, el director Raúl Perrone (1952) muestra una obra en permanente transformación. Este jueves 12, el cineasta de Ituzaingó presenta en el Malba y en el Centro Cultural San Martín Favula y Ragazzi, mientras que otras dos (Samuray-s y Hierba) recorren festivales internacionales.

“No cuento ni con grandes producciones ni con equipo de posproducción. Lo que hago es usar un poco mi cabeza y mi austeridad para crear esos mundos que terminan siendo aquello que quiero contar. Como una cuestión de volver al pasado pensando en el futuro. Es una fusión de un montón de cosas que a mí es lo que más me interesa, porque hice muchas películas y muchas contaron una realidad, hablando como hablaba la gente. Ahora decidí iniciar una nueva etapa, quizás un poco más experimental y prescindir de la palabra. Ni siquiera en esta última película, como Samuray-s, hay subtitulados, no hablan. Trato que en las películas se entiendan al menos los vínculos, no me importan mucho las historias. Me parece que lo importante es sentirlas más que entenderlas”, explica.

Ragazzi –un homenaje a los maestros del cine mudo– es un film dividido en dos movimientos, el primero es una versión muy libre de la muerte de Pasolini. Perrone aclara que “no es la historia verdadera, ficcionalizo algo que es pensar qué pasó ese día que ese pibe cayó en ese lugar y le pasó lo que le pasó. Pero sin abrir ningún juicio. Simplemente una historia de pibes, que están como otros, dando vueltas por ahí y de golpe va al lugar menos indicado y pasa lo que le pasó. Tomo algunos apuntes de la vida real, pero es una ficción”.

El segundo movimiento transcurre por primera vez fuera de Ituzaingó, en Córdoba. Son unos pibes carreros que dejan carro y caballos y se toman un descanso al lado de un arroyito. “No muestro su trabajo –dice Perrone–, me interesaba mostrar a los pibes en un lugar que es su propio mundo y son felices bañándose en el río. Son como fantasmas, como chicos que ya están muertos. Es un momento donde los pibes son ellos mismos, fuman, se tiran al río y tratan de pasarla bien. No hay un mañana para ellos, viven el día a día. Sin tragedia ni nada.”

Acerca de Favula –premio de la Crítica en el Festival de Viña del Mar–, Perrone dice que “hay muchas sobreimpresiones sobre un bosque/selva encantado, donde hay malos y hay buenos. Favula intenta hacer una fábula con esos elementos. Es un tema bastante heavy donde hablo de la apropiación de chicos. Se hicieron muchas películas de ese tipo y lo abordo desde mi lugar, que es siempre apostando a la poesía. Armar una maqueta y meter a los personajes ahí fue un laburo muy intenso”.

En silencio

“A partir de P3nd3Jo5 vengo haciendo un tipo de cine que tiene que ver con el cine silente, pero a su vez mirando hacia el futuro. Me parece que la vanguardia es el futuro, que el pasado es el futuro. Estoy haciendo ese tipo de películas y me surgió una idea como la de Samuray-s, que fue una cosa muy rara porque no me voy a meter a hacer yo películas sobre samuráis verdaderos porque ya hicieron muy buenas. Mi mirada es una mirada poética sobre las cosas y muy personal. Me gustaba mucho lo del maquillaje, que es una cuestión tomada del trabajo japonés kabuki”, dice.

En las últimas películas de Perrone no se escuchan las voces de los personajes pero hay un gran trabajo de sonido y musicalización. Perrone admite que es “muy obsesivo” pero filma “en pocos días y muy intensamente, después laburo mucho en la posproducción, porque edito yo. Soy bastante puntual y obsesivo. Trabajo mucho los sonidos y los trabajo casi al mismo nivel que como trabajo las imágenes, muy detallada y cuidadamente. Si intentara hacer cine silente pondría una pianito, pero mezclo ópera con cumbia dub.

Perrone se refiere a una retrospectiva en el prestigioso Festival Internacional de Viena. La Vienale exhibió once de sus 43 películas. Es el primer director argentino que recibe un tributo de esa naturaleza.

RP

DZ/nr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario