Tiempo en Capital Federal

22° Max 16° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 89%
Viento: Nordeste 26km/h
  • Lunes 29 de Noviembre
    Cubierto con lluvias17°   25°
  • Martes 30 de Noviembre
    Parcialmente nuboso16°   26°
  • Miércoles 1 de Diciembre
    Cubierto con lluvias17°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 28/11/2021 19:56:05
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Rapsodia Inconclusa: Multiplicando a Evita

La artista rosarina Nicola Costantino imagina la vida de Eva en cuatro movimientos.

Por Rodolfo Edwards
Email This Page
Eva la maniana

La multifacética artista rosarina Ni­cola Costantino se suma con su Rapsodia inconclusa a la larga lis­ta de artistas obsesionados con el cuerpo de Eva Perón. La obra renueva y re­cicla interpretaciones del mito al que que­dó confinada desde su trágica muerte el 26 de julio de 1952. Desde aquel día, Evita se convirtió en musa permanente para la lite­ratura, el cine y las artes plásticas.

Rapsodia inconclusa se exhibió en el pa­bellón argentino durante la 55º Bienal de Venecia en 2013 y ahora se exhibe en Puer­to Madero, en el Museo Fortabat. Múltiples estímulos sensoriales interpelan al espec­tador, más allá de sus pertenencias ideoló­gicas. Curada por Fernando Farina, la obra apela a una fuerte raíz narrativa, ensam­blando un relato bajo la forma de una rap­sodia de cuatro movimientos que respon­den a distintos momentos de la vida y la muerte de Eva. En estas diferentes instan­cias, se combinan todo tipo de soportes tec­nológicos en instalaciones y videoinstalacio­nes que invitan a un ritual mágico y oscuro. La propia Costantino representa en escenas filmadas a Evita. El resultado es una “fan­tasmática” perfecta que evoca espacios y tiempos, actualizados dramáticamente en el loop de las proyecciones que remiten al concepto de eternidad y permanencia.

Costantino alterna planos de la vida ín­tima y la vida pública de Eva. En el primer episodio, “Eva, el espejo”, se accede a un dormitorio con una cama matrimonial, dos veladores, una radio y un par de espejos de tocador enfrentados que duplican la figu­ra de Eva al infinito, suspendida en una es­cena donde se peina, se acicala, se prueba joyas, mostrada de frente, de espalda, de perfil; mirándose y mirándonos. “Un refle­jo íntimo del pasado que vive en los espe­jos enfrentados”, reza el leitmotiv de este capítulo.

En el conmovedor “Eva, los sueños” (“ninguna persona es sólo una, pero acaso nadie haya sido tantas”) una pantalla cur­va de grandes dimensiones muestra a cinco Evitas, ataviadas con diversas indumenta­rias, que deambulan tomando té, abriendo cartas en un despacho oficial, leyendo una revista, asomándose a una ventana, atrave­sando umbrales, vistiendo un traje Dior. Las distintas Evitas se superponen en el hipnó­tico set que asemeja una cámara de repeti­ción, una prisión del tiempo.

La muerte de Evita es evocada en “La fuerza” y “La lluvia”, a través de dos insta­laciones lúgubres: un corset mecánico que emula el que usó en su última aparición pú­blica y una camilla quirúrgica repleta de una montaña de “lágrimas de hielo”, ilumi­nada por cegadoras luces de cirugía.

Aquel “volveré y seré millones” se con­virtió en profecía: Evita se sigue multiplican­do en todo tipo de formatos ideológicos y estéticos. El mundo del arte continúa mag­netizado por quien dejara una estela inde­leble en la historia argentina.

Rapsodia inconclusa. Hasta el 3 de mayo. Museo Fortabat, Olga Cossettini 141. Martes a domingo, de 12 a 20. Entrada: $50. Jubila­dos, estudiantes y docentes, con acreditación: $25. Miércoles, a mitad de precio.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario