Tiempo en Capital Federal

29° Max 22° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 61%
Viento: Sureste 28km/h
  • Sábado 23 de Enero
    Despejado24°   31°
  • Domingo 24 de Enero
    Despejado25°   33°
  • Lunes 25 de Enero
    Despejado27°   35°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Quién es el verdadero Massa

Mientras el gobierno nacional muestra reflejos de cara a las elecciones, el candidato del Frente Renovador cambia de estrategia comunicacional y se acerca a la Tolerancia Cero de Rudolph Giuliani.

Por Eduardo Blaustein
Email This Page
mapa_massa

  Lo que pintan (o se presentan) como grandes conmociones a menudo parece que no lo son, in­cluso aunque haya que soportar noticias tan desagradables como las del nue­vo accidente del ferrocarril Sarmiento, sobre cuyas causas la prudencia aconseja lo que debería ser habitual: esperar las investigacio­nes judiciales. Otras dos conmociones pre­vias se anulan por la vía del puro transcurso de la normalidad. Si es por el “fin de ciclo” kirchnerista presuntamente abierto tras el resultado de las PASO, estamos a pocos días de las legislativas y la duda relevante sigue siendo la misma: saber si el oficialismo sos­tendrá su mayoría propia en el Senado.

Parte de la apuesta se juega en Capital: si se registrara mucho corte de boleta de la lista de Unen hacia la del PRO (cosa muy du­dosa), Daniel Filmus sería el tercer senador porteño en lugar de Pino Solanas. En el que es, por lejos, el mayor distrito electoral del país, la provincia de Buenos Aires, todo in­dica que la diferencia entre Sergio Massa y Martín Insaurralde no será tan ancha como la profetizada, posiblemente menos de diez puntos. Aun cuando el kirchnerismo debe ponerse las pilas para atender la elección an­terior y las demandas que se expresaron en ellas, el hecho de que con diez años de ges­tión sobre las espaldas, y en una sociedad tan arisca como la argentina, conserve casi un tercio de las preferencias habla más de sus virtudes que de sus defectos.

Segunda conmoción importante o vir­tual: toda la incertidumbre que en princi­pio se abría en relación con la gobernabili­dad, tras la intervención a la Presidenta y su reposo obligado. Estamos con la Presiden­ta en reposo, se supone que sin el menor diálogo con sus funcionarios y no cayó nin­guna de las plagas bíblicas anunciadas. Y eso que hubo que contabilizar problemas: la repetición del accidente en Once ya men­cionada, el caso Cabandié, el conflicto con Uruguay por la pastera respecto de la cual, felizmente, cesó la escalada de reproches.

Lo de Cabandié no fue nada grato ni si­quiera para el kirchnerismo, pero menos gra­ta aún resultó la explotación brutal del asun­to, la circulación hasta el hartazgo de un video difundido y editado días antes de los comicios y la llegada tardía de la versión completa que sirvió para saber que el comportamiento del legislador fue bastante menos chocante de lo que pareció inicialmente.

Lo que viene

Conserve o no la mayoría parlamenta­ria (y los cálculos oficiales son optimistas) el gobierno va asegurando otras zonas de la gobernabilidad, particularmente la eco­nómica. El problema del déficit energético y su impacto en pérdida de divisas comien­za a remontarse muy lentamente con ma­yor productividad de YPF y con la búsqueda y la llegada de nuevos inversores para ex­traer shale. Los acuerdos con el CIADIy el Banco Mundial muestran que el conocido pragmatismo kirchnerista, cuando las co­sas no tienen salida fácil, aparece para des­trabar conflictos aun cuando pueda decir­se que esos acuerdos desdibujan en parte el discurso nacional y popular. El último es­tudio de CIFRA, el instituto que depende de la CTAoficialista, muestra que la eco­nomía anda bastante menos maltrecha de lo que se dice, aun con la señal inquietante de la baja de las reservas del Banco Central: 8,3% de crecimiento en el segundo trimes­tre, expansión de la inversión en un 16,2%, un descenso moderado en la tasa de des­empleo, de por sí baja.

Que las cosas se siguen moviendo “key­nesianamente”, aunque con menos vitalidad que en años anteriores, lo muestran los nú­meros del último sorteo de Procrear (que ya es el octavo): otras 158 mil familias, sobre un total de más de 360 mil, fueron benefi­ciadas con créditos para construir, ampliar o refaccionar la casa propia. 158 mil créditos de ese tipo y de un saque no es en absoluto un dato menor. Se anunció también que en poco tiempo la tarjeta SUBE podrá emplear­se en otros consumos que no sean los del transporte público. Acaso la movida supere el fallido anuncio de la Súpercard.

El gobierno está implementando tam­bién una extensa encuesta en las empresas para analizar el modo de mejorar la produc­tividad aplicando sintonía fina. Hasta en el erizado frente externo se habla de negocia­ciones posibles entre bonistas y el Gobier­no que permitirían superar el pleito con los fondos buitres. Este repaso sucinto mues­tra, de nuevo, que ni política ni económi­camente Argentina atraviesa una etapa de conmociones o incertidumbres extremas.

Violencias, sorpresas

La campaña cierra con el dato grave de las agresiones a tiros y pedradas recibidas en una marcha por militantes y dirigentes de la Tupac Amaru en Jujuy. Más una sor­presa: el fallo de la Corte Suprema suspen­diendo los comicios en Santiago del Estero por considerar que la Constitución de esa provincia claramente impide la re-reelec­ción de Gerardo Zamora, un gobernador alineado con el oficialismo a quien le fue extraordinariamente bien en las PASO.

La gran novedad política de estas elec­ciones seguirá siendo Sergio Massa. El dis­curso amable del intendente de Tigre tro­có llamativamente en otra dirección cuando apeló a un gesto y a una respuesta. El gesto fue sacarse la foto con el ex alcalde de Nue­va York, Rudolph Giuliani, superficialmente célebre por el concepto de “tolerancia cero”. Las razones de tal celebridad son dudosas: muchos estudios criminológicos adjudican la baja del delito registrada en Nueva York y otras ciudades estadounidenses años atrás no a la tolerancia cero sino a una remontada económica con generación de empleo.

Como sea, a “tolerancia cero” sonó la respuesta que dio Massa cuando le pre­guntaron cómo se manejaría con su hijo si lo viera fumando un porro: “Lo cago a trompadas, directamente”. Allí emergió de pronto el conservadurismo del candidato que dice aspirar a preservar los logros del ciclo kirchnerista, al mismo tiempo que se presentó ante la Corte Suprema para im­pedir que los más acomodados de su dis­trito, habitantes de countries y barrios pri­vados, paguen impuestos en proporción a su riqueza.

Massa tiene entre sus asesores econó­micos a heterodoxos y a neoliberales. El verdadero Massa, a juicio de quien escribe, se parece más al que salió a defender en su distrito a los más privilegiados.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Periodista, escritor, autor de Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el Proceso.