Tiempo en Capital Federal

22° Max 17° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 86%
Viento: Este 23km/h
  • Domingo 25 de Octubre
    Cubierto con lluvias18°   21°
  • Lunes 26 de Octubre
    Parcialmente nuboso14°   20°
  • Martes 27 de Octubre
    Despejado15°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Que alguien avise

Hombres, mujeres y familias: 16 mil personas viven a la intemperie.

Por Valentina Herraz Viglieca
Email This Page
sintecho

Voy bajando la escalera de casa, abro la puerta y an­tes de abrir la reja lo veo, es un enorme cucurucho de cartón corrugado en la vereda de enfrente. Cuando encuentro perspectiva veo el jean azul que sobresale al envoltorio, me ani­mo, saco una foto con el celular. Temo que no me crean y pienso: “que alguien avise”.

Domingo de ofer­tas en el supermer­cado, llovió toda la noche y parte de la mañana –mi hijo Joa­quín en casa duerme su siesta con el papá–, camino por Pasco, me miro con un vecino. En el piso está acostado un alguien, no sé el sexo, ni la edad, duerme cubierto con un paraguas de esos que una tiraría porque sólo abre la mitad. Que alguien avise que hay indigentes de paraguas en mi barrio.

Caminamos con Joaquín rumbo a la plaza y nos cruzamos con una mujer. Debe ser más chica que yo pero no parece, estira prolija una frazada de polar rosa al costado de la iglesia que queda en Pasco y Belgrano. Enseguida una nena se acuesta y saca el cuaderno rosa de su mochila ídem. Tiene tarea. Que alguien avise que hay indigentes rosas en mi barrio.

Son las 7 de la mañana, nos abrigamos mucho –vamos a la guardia. En Pasco y Venezuela, una fra­zada enrollada en el piso, sucia, gris. Sólo sobresalen unos pies desnudos, sucios, grises. Que alguien avise que hay indigentes grises en mi barrio.

Cuatro son los amigos de Joaquín, están sentados a la entrada en la plaza 1° de Mayo en Alsina y Pasco. Tienen un sillón, beben vino blanco de cartón y fuman colillas de cigarrillos. Joaco pasa y saluda, ellos le con­testan. Uno me dice: “No se enoje, él saludó y lo sa­ludo para no ser maleducado”. Que alguien avise que hay indigentes beodos y educados en mi barrio.

Media cuadra más, una mujer. El brazo lleno de pulseras, no tiene casi pelo y eso explica que tenga dos trenzas prolijas hechas con una media can can. Tiene un carrito lleno de chucherías y todas las ma­ñanas lava en el bebedero su largo pelo negro de multifilamento. Que alguien avise que hay indigentes coquetas en mi barrio.

Es la esquina de Sarandí y Belgrano. Sillón de tres cuerpos de ecocuero blanco, frazada con borde rojo, zapatillas de lona. Son las 9.15. Todavía duerme. Que alguien avise de ese indigente dormido.

Es bastante gorda, debió serlo siempre. Se sienta en una bolsa negra de consorcio llena de no sé qué, siento curiosidad pero no me parece correcto pregun­tar, indagar, qué lleva un mujer que vive sentada en la vereda, sobre la calle Moreno a cuadras de la Central de Policía. Que alguien avi­se de esa mujer sentada al lado de sus tesoros en una bolsa negra.

Ufff, hay que to­mar aire. El taxi dobla por Corrientes y en la puerta de un teatro hay una montaña humana que duerme. Al menos identifico a tres perso­nas y veo a un bebé. Están entrelazados de frío. Que alguien avise que hay cuerpos vivos abrazados en el barrio de al lado del mío.

Es muy temprano, hora de entrar en la escue­la, cruzo la 9 de Julio con la dificultad de las obras. Duermen sentados, joggins azules pero no escolares, son los malabaristas del bulevar. ¿Dónde dormirán los niños malabaristas cuando el metrobús se haya llevado todo? Que alguien avise: cerca del metrobús hay indigentes niños.

Plaza de la esquina del Palacio Pizzurno. Joaquín los ve, no tiene filtro. Los ve y saluda: siempre. Tiene un pañuelo en el pelo y una bombacha beige en las manos. Esta mujer, que podría ser mi abuela, está zurciendo su bombacha beige. Tiene hilo, aguja y bombacha que zurcir. Que alguien avise que las in­digentes cosen.

Volviendo a casa, ya está cayendo el sol, llega el frío de otoño. Rincón y Chile, a media cuadra todos los días de 8.30 a 10 reparten pan y mate cocido. Un hombre está sentado en una silleta de playa, a su espalda hay un colchón parado contra la pared, caja, cajón de verduras, termo, bolso, bolsas, heladerita de camping, frazadas: lee. Está leyendo las ofertas del supermercado. Que alguien avise que los indigentes leen ofertas de supermercado.

Saca del carro una estructura, espío y que no se note, no entiendo qué es. La saca, la estira. Mi mamá le diría cama elástica, es una cama de metal que se dobla en tres partes. Saca una colchoneta. Dos fraza­das, se tapa, se acuesta. Hasta mañana.

DZ/km

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario