Tiempo en Capital Federal

23° Max 15° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 71%
Viento: Sureste 35km/h
  • Sábado 23 de Octubre
    Cubierto con lluvias15°   19°
  • Domingo 24 de Octubre
    Despejado11°   23°
  • Lunes 25 de Octubre
    Despejado16°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Punto G, el mapa del tesoro

Muchos aseguran que existe en los hombres y en la mujeres, aunque no es fácil encontrarlo.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

En los 50, el médico alemán Ernest Gräfenberg describió una pequeña zona ubicada en la cara anterior de la vagina, cerca de la uretra femenina. Se la llama Punto G o Punto de Gräfenberg. Sería un área que al tacto se nota algo elevada, con mayor sensibilidad erógena. Gräfenberg la relacionaba con la eyaculación femenina. Al excitarse, algunas mujeres, en el momento del orgasmo, expulsarían a través de la uretra un líquido claro y transparente que no es orina ni contiene espermatozoides.

Aunque muchos investigadores le restan importancia, promovidas por lecturas que relacionaban el Punto G con una mayor facilitación orgásmica, muchas mujeres se propusieron buscarlo obsesivamente, olvidándose que todo el cuerpo puede ser una extendida zona erógena. Otras mujeres dicen que se excitan más y logran fácilmente el orgasmo cuando ellas o su pareja las estimulan en el interior de la vagina, quizás en el famoso punto. Si quisieras buscarlo lo más fácil es que te acuestes con algunas almohadas bajo la pelvis de modo que la entrada de la vagina quede elevada; luego que tu compañero lubrique sus dedos y tu vagina, y busque una zona más rugosa ubicada en la pared anterior, presionando suavemente con el dedo de derecha a izquierda y hacia atrás o en círculos. O sea, pasar por el Punto G sin apretar ni concentrarse en él directamente.

¿EXISTE EL PUNTO G EN eL hombre?
Se dice que los varones tendrían un Punto G situado cerca de la uretra. En realidad, se está hablando de la región prostática a la que no es fácil acceder: hay que realizar la introducción anal digital y tocar la próstata a través de las paredes del recto. A muchos varones les molesta o lo rechazan. Hay quien describe mayor excitación con la estimulación y masaje de este punto, más rápida erección y mayor intensidad en la respuesta orgásmica y un eyaculado de chorro continuo y vigoroso. Es una práctica que utilizan algunas parejas heterosexuales (incluso empleando falos artificiales o «vibradores») y, por supuesto, las homosexuales, que lo hacen, obviamente, con el pene. Otros relacionan este punto sólo con la zona erógena anal y aducen que es una de las tantas fantasías con las cuales se intenta aumentar la pasión.

EL PUNTO A
Otros científicos agregaron, en 1996, una nueva zona vaginal -el Punto A (A-Spot)- que desencadenaría rápidamente el orgasmo femenino. Estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, entre el Punto G y el cuello de la vagina. Su estimulación produciría mayor, más rápida y prolongada lubricación, mayor excitación, múltiples orgasmos. Las posiciones que favorecerían, durante la penetración, la estimulación de ambos puntos serían la mujer boca abajo y el varón detrás. O la mujer sentada en el borde de la cama y el hombre de rodillas adelante. Otra opción es la mujer en la posición que adoptan los animales, llamada more ferarum (como las fieras) o, más popularmente, «del perrito» o «pecorina», que proviene del italiano, oveja.
Si detectan, en la vagina, una zona con mayor sensibilidad erógena bienvenida sea, si ven salir una emisión profusa durante el clímax no se inquieten y disfrútenla, pero no se deberían sentir menos o en falta «por no encontrar el bendito Punto G».

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario