Tiempo en Capital Federal

19° Max 14° Min
Nubes dispersas
Nubes dispersas

Humedad: 87%
Viento: Sureste 21km/h
  • Martes 4 de Agosto
    Muy nuboso16°   21°
  • Miércoles 5 de Agosto
    Cubierto16°   22°
  • Jueves 6 de Agosto
    Cubierto con lluvias  19°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Psicología: Erotismo y autoestima

El estado anímico es un factor clave en la intimidad de la pareja. La alegoría de la copa medio llena o medio vacía.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
hombres_musculos_autoestima

Desde el punto de vista de la vida sexual, es uno de los factores más importantes. Influye sobre la frecuencia de las relaciones, influye sobre las iniciativas para hacer el amor, influye sobre el desempeño en la intimidad y, además, está relacionada con la existencia o no de los orgasmos, tanto masculinos como femeninos.

La depresión es el efecto o el punto final de la baja de la autoestima. De allí la importancia que se le adjudica en la vida sexual de la pareja.
Se comprende fácilmente que las personas no puedan definirla con exactitud.

Y por eso casi siempre se acude a un fragmento de cuento como alegoría para tratar el tema.

Es un relato muy conocido, que nos otorga una vivencia fuerte de lo que queremos decir con el concepto de autoestima.

En el cuento que expondré se verá que t​odo depende del ojo de quien mira, y el relato ilustra acerca de aquel dicho que alude a una copa a medio tomar, y que puede verse mitad vacía o mitad llena, depende de nuestra actitud.

En el siguiente relato sobre dos vendedores de zapatos con dos actitudes opuestas, juzguen quién es el que ve la botella medio vacía y quién el que la ve medio llena. Y juzguen también cuál es su propia actitud ante esa situación.

Se trata de la historia de dos vendedores de zapatos a quienes sus respectivas empresas enviaron a África para vender sus productos y explorar las posibilidades comerciales de ese mercado.

Tan pronto como desembarcaron, el primer vendedor vio que todo el mundo iba descalzo e inmediatamente mandó un telegrama a su jefe: “​Vuelvo en el primer barco. Aquí nadie utiliza zapatos​”.

Una semana más tarde llegó un segundo vendedor, quien se encontró con la misma situación: sólo veía gente descalza caminando por las calles africanas.

Sin embargo, este vendedor envió el siguiente telegrama a su empresa: “Me quedo aquí. Perspectivas fabulosas. No tenemos competencia”, reflexionó el hombre desde África.

Se solicita meditar sobre esta simple anécdota. Y, si fuera posible, releerla por lo menos una vez al día.​

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
Comentarios (1)

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.