Tiempo en Capital Federal

27° Max 23° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 86%
Viento: Sureste 33km/h
  • Domingo 23 de Enero
    Cubierto21°   26°
  • Lunes 24 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   29°
  • Martes 25 de Enero
    Cubierto con lluvias23°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 22/01/2022 21:13:04
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Psicología: El cerebro, ese gran motor de la vida sexual

Todo se genera allí: el placer, los temores y las inhibiciones.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
cerebro_estimulacion_sexo

No está de más repetirlo. Y hay que hacerlo porque la gente no se convence. No lo quiere creer. O no lo cree del todo.

El cerebro es el lugar de nuestras más completas fantasías sexuales. Es el asiento donde se origina y, a la vez, se sostiene la excitación sexual, el erotismo cotidiano o los impulsos que se dirigen hacia las otras personas, sean del sexo que fueren.

También convengamos que el cerebro es el lugar donde impactan los conflictos, los temores y las inhibiciones.

Todos esos sentimientos obstaculizan –justamente– la excitación sexual, impidiendo los orgasmos en el caso de las mujeres, las erecciones en los hombres y un sinnúmero de problemas que están íntimamente vinculados entre sí.

Entre muchos otros problemas ligados a la sexualidad humana, se encuentra la depresión. Tengamos en cuenta que la tristeza es exactamente lo contrario al placer proporcionado por la sexualidad.

Se comprende entonces, fácilmente, que alguien que se encuentra deprimido, no pueda disfrutar de la vida sexual. Es más. Muchas veces, el primer síntoma de alguien que se queja de tener una disfunción sexual, es una depresión que ha pasado inadvertida o que quien la padece se ha resistido a realizar una consulta a un especialista.

Esa depresión se mejora con medicación antidepresiva, lo cual es una paradoja, ya que muchas veces –no siempre– los antidepresivos que se administran al paciente disminuyen la líbido. Es decir la persona empieza a notar que no tiene “ganas” de mantener relaciones sexuales, que no se siente animado para ello.

Pero esto es, simplemente, parte de algunos de los contrasentidos a los que la ciencia nos tiene acostumbrados.

Por supuesto que a la medicación antidepresiva hay que acompañarla con psicoterapia, lo cual potencia significativamente la función medicamentosa en estos casos de depresión y su posterior pérdida de ganas de mantener relaciones sexuales.

Todo esto refuerza el dictado original. Lo que dijimos en las primeras líneas. El cerebro es el órgano principal de la sexualidad humana.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario

Columnistas
Diario Z
Médico sexólogo clínico. Director del Programa de Sexología Clínica del Hospital de Clínicas. Jefe de Cátedra Libre Sexología Clínica.