Tiempo en Capital Federal

31° Max 23° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 72%
Viento: Noroeste 31km/h
  • Lunes 17 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   25°
  • Martes 18 de Enero
    Cubierto con lluvias21°   22°
  • Miércoles 19 de Enero
    Cubierto con lluvias22°   24°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 16/01/2022 19:13:22
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Problemas de visión: Cuanto antes se detecten, mejor

Acercar mucho los juguetes o no fijar la vista son algunas conductas para comentar al pediatra.

Email This Page
nena con anteojos nena con anteojos

No siempre es fácil detectar los problemas de visión infantiles. Pero hay señales: acercarse mucho a los juguetes, no sostener la mirada, el cansancio o dolor de cabeza cuando se fija la vista. “Estamos siempre atentos y si notamos alguna dificultad hacemos la derivación”, explica Arnaldo Rossi, pediatra del hospital Garrahan. Un avance clave es que a partir de la reciente Ley de detección temprana de patologías, “entre los tres y seis meses todos los bebés tienen que tener un fondo de ojo”, dice Rossi.
“Un bebé que no mira a la mamá es un motivo bastante frecuente de consulta”, dice Marta Zelter, oftalmóloga especializada en pediatría del Hospital de Niños “Ricardo Gutiérrez”. “Eso puede deberse a varios motivos, por eso lo primero es hacerle un fondo de ojo y un examen para ver cómo el chico enfoca. A veces hay una hipermetropía alta, que es uno de los trastornos de refracción de enfoque más común y se puede sospechar que el chico tiene una enfermedad degenerativa. La edad no es parámetro para diagnosticar, lo importante es examinar lo antes posible”, remarca Zelter.
Durante los primeros años se da el período llamado “de plasticidad de la retina”, durante el cual se pueden revertir los problemas de visión. Los chicos pueden empezar a utilizar anteojos recién a partir de los dos años. “En la edad escolar la refracción más común es la hipermetropía, que implica tener un ojo chico. Cuando la hipermetropía es considerable hay que recetar anteojos. Por ejemplo si el chico tiene dolor de cabeza. A veces las hipermetropías provocan estrabismo, una desviación del ojo. También hay chicos miopes, lo más común es darse cuenta porque no pueden copiar en la escuela”, explica Zelter.
Los anteojos deben ayuda a que los chicos con problemas de astigmatismo, que ven borroso, enfoquen correctamente. “En el astigmatismo no importa que el chico se saque los anteojos y no vea, el problema lo tiene aquel paciente que, a pesar de usar anteojos, sigue forzando el ojo bueno. Y eso impide el desarrollo la visión y fomenta el llamado ‘ojo vago’. Tener astigmatismo es como ser petiso o de contextura pequeña, no es reversible, los anteojos ayudan a que la visión se desarrolle”, detalla Zelter.
Es muy importante la correcta postura de los anteojos y la calidad de la lente. Las lentes recomendables para los más chicos son las orgánicas, porque no se rompen. Y hay diseños que se ajustan perfectamente a la forma de la nariz del chico.
“El centro del ojo tiene que coincidir con el centro del anteojo. Y el armazón tiene que montar en la raíz de la nariz. Si el chico no mira por el centro del anteojo, no sirve, está de adorno”, enfatiza Zelter.

dz/lr

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario